aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La manzana flechada | Martha Chapa

...





COLUMNAS ANTERIORES

La tamaulipeca Esther Chapa Tijerina tuvo sin duda un gran mérito en el hecho de que la mujer mexicana obtuviera el derecho al voto. En el decenio de 1930, encabezó el Frente Único Pro Derechos de la Mujer, con la consigna central de que la ciudad...

Domingo 18 de enero de 2004


Esther Chapa Tijerina, la mujer del voto

La tamaulipeca Esther Chapa Tijerina tuvo sin duda un gran mérito en el hecho de que la mujer mexicana obtuviera el derecho al voto. En el decenio de 1930, encabezó el Frente Único Pro Derechos de la Mujer, con la consigna central de que la ciudadanía plena tenía necesariamente que incluir el voto femenino.

Nació en Tampico, casi con el siglo, en 1904, en el seno de una familia que la impulsó a estudiar, no obstante que en esa época la tendencia era que la mujer se dedicara a actividades propiamente domésticas. Su vida fue fecunda y versátil, ya que destacó en el campo de la medicina, el sindicalismo, el magisterio y el servicio público.

Una vez que completó sus estudios básicos, se trasladó a la capital de la República, para inscribirse en la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional de México, donde obtuvo el título profesional en esa disciplina. Cuando dicha escuela se había convertido ya en Facultad de Medicina. También ganó por oposición la titularidad de la materia de Microbiología, convirtiéndose así en la primera mujer que ganó tal concurso.

Como sindicalista, defendió a los trabajadores y de hecho formó parte del primer Sindicato de Médicos Cirujanos del Distrito Federal, así como de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. En el ámbito del servicio público, la doctora Chapa ocupó diversos e importantes cargos: directora de la Escuela Nacional de Medicina Escolar y jefa de Prevención Social de la Penitenciaría Federal, durante la gestión de Adolfo Ruiz Cortines. De igual manera, fue integrante de la Junta de Gobierno del Instituto de Relaciones Rusia-México, y de la Sociedad de Amistad Chino-Mexicana.

Tan distinguida mujer murió a los 66 años. A pesar de su desaparición, tanto ella como millones de mexicanas habían obtenido ya la facultad cívica de ejercer el sufragio, un verdadero avance histórico.

[email protected]



PUBLICIDAD.