aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Héroe ciudadano era un enemigo de la injusticia

Claudia Bolaños| El Universal
Domingo 20 de septiembre de 2009
Autoridades lo reconocen tras enfrentar al homicida

[email protected]

Al ser enemigo de las injusticias, don Esteban Cervantes Barrera, de 58 años, no dudó en salir del vagón en que viajaba con rumbo a su domicilio en Valle de Chalco, para intentar detener a un hombre armado que disparaba entre una multitud que esperaba abordar el Metro.

Las autoridades han reconocido su valor y entrega, y lo han llamado un verdadero héroe porque en su deseo por proteger a otros, se entregó como pocos son capaces de hacerlo.

Venía del centro Comercial Gran Sur, ubicado en Periférico y avenida Aztecas, en donde realizaba labores de soldador, laminero, y con él viajaba un compañero de trabajo.

Don Esteban no le dijo nada a su conocido, y sólo saltó hacia afuera del vagón para enfrentar a Luis Felipe Hernández Castillo, de 38 años, alto, fuerte y quien llevaba un revólver.

Aún así, luchó contra él, para tratar de desarmarlo, y en ello le llevó la vida. Nadie le ayudó, es uno de los reproches que hace su familia.

“Había más policías y no intervinieron”, lamenta su hijo Gerardo.

“¿Cómo es posible que no hayan hecho nada? Otros, si había muchos pasajeros más?”, dice su hermano Víctor.

Sin embargo, también hubo alguien que intentó ayudarlo: Delfino Aguilar Martínez, de 36 años, empleado desde hace poco más de un año del área administrativa de la Subsecretaría de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Dos balazos en la mano y en el tórax, mantienen hospitalizado al padre de familia, quien al acercarse al homicida para detenerlo, también fue herido, pero al observarse la sangre se aleja por su propio pie, no sin que las rodillas se le doblen un poco al perder fuerza, según el video captado en la estación Balderas, por el Sistema de Transporte Colectivo-Metro. Dicho empleado será reconocido por la dependencia, indicó la subsecretaria Nora Frías.

Última morada

Oriundo de Tacámbaro, Michoacán, don Esteban ayer fue velado entre sollozos, rezos y cánticos religiosos, en el hogar que formó con su esposa y cinco hijos, ya todos adultos.

Una fotografía en la que se le observa sonriendo, fue colocada sobre su féretro que esta mañana, a las 10 horas, se esperaba llevar al Panteón San Lorenzo, en Tláhuac.

Padre de cinco hijos, siempre se inconformó con las injusticias, y desde niño defendía a alguno de sus nueve hermanos siempre que lo necesitaban.

Como un hombre apegado a sus ideas, recto y justo, es recordado por vecinos y familiares, quienes saben que para muchos, don Esteban fue todo un héroe. Y todo el mundo lo vio.



comentarios
0