aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Enamorado del paseo a bordo de la bicicleta

Belem Glower| El Universal
Lunes 27 de julio de 2009

[email protected]

Todo tipo de experiencias se viven en el ciclotón: desde las caravanas de jóvenes pidiendo el derecho a decidir sobre su cuerpo, grupos de artes marciales expresando su danza de capoeira, familias a pie contando los últimos chismes de la semana y grupos de ciclistas dando su mayor esfuerzo en cada pedaleada, hasta hombres solitarios con su fiel amigo, el perro.

“Para mí andar en bici es una satisfacción muy grande, aparte de mi bienestar físico y espiritual, siento que estoy más cerca del Creador, me levanta mucho y me hace ser una mejor persona”, comenta Alfonso Ramírez, conocido entre sus amigos del grupo Biciraptors como Ponchito.

Tiene 73 años años de edad y sigue trabajando como ingeniero en el gobierno federal, y con una sonrisa fue al ciclotón, ya que desde los 14 años no se ha bajado de la biclicleta.

Cada domingo se presenta puntual con “una bola de amigos” —unas 40 personas— para andar en bicicleta por las calles del ciudad de México o por diferentes ciudades como Puebla, Oaxtepec y Pachuca.

“La bici es mi vida”

Desde la inauguración del ciclotón hace dos años, Ponchito ha asistido con sus compañeros a rodar por diferentes lugares, porque son apasionados del ciclismo. “He sido siempre muy deportista, en alguna ocasión me lesioné, pero nunca dejé la bici, porque es mi vida”.

Así como Alfonso, Ignacio Ramírez Navarro, de 50 años, pertenece al grupo Biciraptors, y considera al ciclismo y al ciclotón como una alternativa de transporte. El también comunicador recomendó que en estas vacaciones y en la vida diaria los ciudadanos saquen sus bicicletas arrumbadas y “se pongan a rodar”.

 



comentarios
0