aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Mándanos lluvia, piden al Nazareno

Edith Martínez| El Universal
Viernes 10 de abril de 2009

[email protected]

“Que llueva para que se acabe la sequía” pidió Enriqueta Estrella Victorio, nativa del barrio Santa Bárbara, uno de los ocho que integran el pueblo de Iztapalapa, en donde durante la Semana Santa se representa la vida de Jesús de Nazaret.

Como hace 176 años, cuando los habitantes de este pueblo unieron su fe en el santuario de La Cuevita para pedir a Cristo que terminara la epidemia de cólera que azotó al DF, pero en esta ocasión urgieron a que concluya la escasez de agua.

Aunque reconocen que la falta del líquido es una constante desde hace años, el anuncio de las autoridades sobre cortes en el servicio y la difusión de los medios aumenta la preocupación de los habitantes. Por ello, María Teresa Maguey, del barrio de San Lucas, dijo que la zona céntrica de Iztapalapa es “dichosa por tener aunque sea un chorrito”.

En punto de las tres de la tarde dio inicio la edición 166 de la Pasión de Cristo en esta demarcación, que comenzó a representarse una década después de la última muerte por cólera registrada en 1833.

Con la simulación de la Visita a las Siete Casas que realizó Jesús hace más de 2 mil años, Diego Villagrán, quien interpreta al Nazareno, encabezó la procesión por los ocho barrios tradicionales de Iztapalapa.

Detrás de él caminaron los apóstoles, el ángel, las vírgenes y María, su madre, representada por Violeta Calderón Valle.

A las orillas, los encargados de resguardar el orden eran los nazarenos vestidos de morado, que soportaron el calor con naranjas y agua que les regalaron o les llevaron sus familiares.

Aunque el sol dio tregua a los visitantes al ocultarse detrás de las nubes, el calor se sintió con la misma intensidad que los años anteriores. Sin embargo, los creyentes continuaron el recorrido hasta el Santuario del Señor de La Cuevita en donde fueron bendecidos los personajes de esta representación. Por la noche, Jesús lavó los pies de sus apóstoles con quienes compartió el pan y el vino, después fue apresado en el Cerro de la Estrella.



comentarios
0