aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fallece a los 70 años elefanta en Aragón

Edith Martínez| El Universal
Domingo 18 de enero de 2009
Ciba superó la esperanza de vida de su especie, llegó a los 70 años cuando los paquidermos asiáticos viven entre 40 y 45

[email protected]

Ciba superó la esperanza de vida de su especie, llegó a los 70 años cuando los paquidermos asiáticos viven entre 40 y 45.

La elefanta del zoológico de San Juan de Aragón falleció este viernes a causa del envejecimiento natural de su cuerpo, informó Juan González, director de esta dependencia.

Desde hace cuatro meses, Ciba, que se caracterizaba por ser “la altiva y dominante” en la pareja que hacía con su compañera Chacha, dejó de serlo y cedió su lugar en la jerarquía.

En entrevista, Juan González, recordó que la elefanta fue de las fundadoras del zoológico y se exhibió desde el primer día.

Dentro de las anécdotas de Ciba está su llegada al zoológico en la década de los 60, cuando Ernesto Uruchurtu era regente del Distrito Federal. “Cuentan que la persona que la recogió en el aeropuerto se la llevó caminando hasta Aragón” dijo el director del zoológico.

La elefanta de 4.5 toneladas se exhibió desde 1964 y en 10 años de entrenamiento a base de premios aprendió cosas como levantar las patas para que le hicieran el pedicure, permitía que sus cuidadores le revisaran los ojos, dientes y orejas e incluso se dejaba inyectar sin poner resistencia.

“Era muy inteligente y sabía que por dejarse inyectar iba a recibir un premio”, el cual generalmente, era su comida. Le gustaban las manzanas, los plátanos, la sandía, el melón y las calabacitas.

Juan González explicó que en la autopsia que le realizaron a la elefanta se pudo constatar el deterioro de sus tejidos, y es que era normal, pues en vida libre esta especie vive hasta 45 años, “aunque en cautiverio elevan su esperanza de vida”; Ciba la superó por 25 años.

Ese tiempo fue el mismo que compartió exhibidor con Chacha que cuando ocurrió el deceso de su compañera “se puso muy nerviosa, andaba de un lado para otro, ella fue la que nos avisó”.

Ambas hembras, a pesar de competir entre sí por el alimento como lo dicta su naturaleza, “se buscaban mucho, no podía estar una sin la otra”. Chacha resintió la muerte de su compañera “y cómo no si pasaron 25 años juntas, las elefantas tienen muy buena memoria”.

La especie de Ciba se encuentra en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat natural, para dejar paso a la agricultura.

Su distribución está restringida a Sri Lanka, algunas provincias de India, Bangladesh, Indochina, Malasia, Sumatra y Borneo. La elefanta fue enterrada en las instalaciones del zoológico donde ya le preparan su homenaje el próximo 25 de enero a las 13 horas.

 

 



comentarios
0