aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Presenta la PGJ a supuestos plagiarios

Claudia Bolaños| El Universal
Sábado 10 de enero de 2009
Organizaba a la banda un preso de Santa Martha

[email protected]

Durante el año pasado, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) tuvo conocimiento de 129 secuestros en la ciudad de México.

Uno de ellos, registrado el pasado diciembre, fue el de un comerciante que pasó la Navidad y Fin de Año en una casa de seguridad de Iztapalapa. La noche del jueves fue liberado por la Policía Judicial, poco antes de que sus captores le mutilaran un dedo, para enviárselo a su familia, y así presionarlos a pagar su rescate.

La banda estaba organizada por un preso de la Penitenciaría Varonil de Santa Martha Acatitla.

La dependencia informó que investigaba a Rita Raquel Jaimez Ramírez, por ser la presunta cobradora de un rescate anterior.

Fue capturada cuando pretendía ingresar a la Penitenciaría, como visita a José Luis Pineda Rodríguez.

En una revisión que le hicieron encontraron que en una toalla sanitaria llevaba dos teléfonos celulares y un cargador, los que debía entregar al mencionado preso.

El sujeto, apodado “El Cara de Sope”, fue el encargado de negociar las liberaciones de por lo menos 5 víctimas de plagios cometidos de 2006 a 2008. “Rita reconoció que ella participó en recibir el pago de un rescate, en el municipio de Chinconcuac, estado de México, y que tenían otro plagiado en una casa de seguridad ubicada en la zona de Iztapalapa”, informó la Procuraduría. Dijo que otros de los participantes eran Gustavo Martín Villegas y Jazmín Nájera Villegas, esta última detenida en la unidad habitacional Vicente Guerrero, en compañía de dos menores, uno de 15 años de edad y otro de 9.

Mientras en la calle Flor Silvestre número 6, colonia Segunda Ampliación de Santiago Acahualtepec, delegación Iztapalapa, se halló a Villegas, quien enfrentó a golpes a los agentes al intentar huir, pero fue asegurado.

Dentro del inmueble, vendado de ojos, y esposado a una varilla de una pared de un baño, estaba un hombre de la tercera edad.



comentarios
0