aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hoy toca, pero... ¿dónde?

Sara Pantoja| El Universal
Viernes 21 de noviembre de 2008
Los dueños de esos establecimientos se ven obligados a dar ‘ofertas’ a sus clientes, como lavar su auto o dar más tiempo de estancia en la habitación

[email protected]

La crisis económica ya le pegó a las noches de pasión en los hoteles de paso de la ciudad de México. En un recorrido por hoteles y moteles de la calzada de Tlalpan, el Eje Central y la colonia Doctores, empleados aseguraron que el número de parejas que regularmente visitaban esos lugares ha disminuido en los últimos meses.

“Las pasiones ya se han visto muy demeritadas” o “les baja la libido por la preocupación de que no tienen dinero”, opinaron empleados que pidieron el anonimato detrás de las ventanillas donde se muestran los precios de las habitaciones, y se venden condones y cigarros.

Una mujer que lleva cuatro años como encargada de limpieza en un hotel de Tlalpan, casi a la altura del metro San Antonio Abad, comentó: “Había una pareja que venía cada semana, hasta el señor me decía ‘Nos vemos el viernes’. Ahora cuando se despide, me dice ‘Nos vemos dentro de 15 días’”.

La situación es tal, dijo, que para ahorrar gastos “ya dejamos de llevar las sábanas, fundas de almohada y colchas a la lavandería. Ahora las lavamos aquí; eso sí, bien remojadas en tina y todo muy limpio. Así sale más barato”.

Incluso, comentó que el dueño del hotel esperará hasta fin de año a ver si la situación mejora; si no, cerrará. “Lo que entra de dinero apenas alcanza para pagar agua y luz, ya ni tenemos muchos empleados como antes”.

Luisa, una “embajadora del sexo” de 30 años de edad, contó que varios de sus clientes ya le dijeron que deben esperar una o dos semanas para juntar dinero e ir a “visitarla”, pues no les alcanza. Y ella lo ha notado: “Llevo cinco horas aquí parada y no he agarrado nada. Está bien flojo, tiene como cinco meses que bajó la chamba”.

Ofertas para el amor

Los precios en los hoteles y moteles varían según las comodidades y las zonas. Los hay desde 400 hasta 100 pesos con vencimiento a distintas horas del día.

Pero la situación económica es tan grave que hay algunos, de hasta tres o cuatro estrellas, que ya tienen ofertas: “Pida una habitación de 300 pesos y tendrá lavado externo de su auto”, indica un letrero en un hotel ubicado en avenida Revolución casi esquina con Viaducto.

Algunos incluso ofrecen más tiempo para ocupar las habitaciones.Así, otro aviso en la ventanilla de un motel de paredes rosa y amarillo en calzada de Tlalpan avisa: “$230 la habitación, ahora vence a las 6 am y no se aceptan billetes de mil pesos”; medida que se tomó, según las empleadas de limpieza, “porque luego ya ni hay cambio para darles”.

Ricardo Trujillo, académico de la UNAM, comentó que en momentos de crisis económica, cuando hay depresión, preocupación o incertidumbre por perder el empleo, el deseo sexual aumenta como una forma de desahogo y de sacar la presión.

En entrevista, el especialista en “sicología del amor” dijo que a falta de dinero, el mexicano busca otros lugares para satisfacer sus instintos. Por ello, no descartó que aumente el número de autos estacionados en calles semioscuras con los vidrios empañados.

“En las crisis, hay dos negocios que no tienen afectación: el consumo de cerveza y el sexo. A lo mejor no gastan, pero sí se buscan una habitación en su propia casa o en el coche. Lo que va a suceder es que si una persona tiene necesidad, lo hará donde sea y donde pueda. La gente siempre encuentra cómo satisfacerlo”, aseguró.

 



comentarios
0