aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fábrica de agua, vida para los valles centrales

EMILIO FERNÁNDEZ / CORRESPONSAL| El Universal
Domingo 27 de mayo de 2007
El proyecto nació en 2003 y ha favorecido la recuperación de manantiales y tierras arrasadas y el regreso de fauna desplazada, gracias a la aplicación de técnicas actuales y prehispánicas, señala el responsable del plan

AMECAMECA, Méx.- El rey Netzahualcóyotl estaría orgulloso. En pleno siglo XXI uno de sus proyectos hidrológicos para la captación de agua en el valle de México sigue más vigente que nunca.

Este sistema desarrollado hace seis siglos fue retomado por Alejandro López López, director del Parque Nacional Izta-Popo y a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se aplicó con algunas innovaciones tecnológicas y pretende mejorar el balance hidráulico de los valles centrales del país localizados en el estado de México, Puebla, Hidalgo y Morelos.

El programa federal denominado Fábrica de agua fue puesto en marcha de manera oficial en 2003 en el Parque Nacional Izta-Popo donde en los últimos 20 años la actividad ganadera, la tala clandestina y los incendios han devastado más de 10 mil de las 45 mil hectáreas que conforman el área boscosa.

La labor ya dio sus primeros frutos: López López indicó que en los últimos cuatro años se sembraron en las zonas dañadas 65 millones de ejemplares de cuatro especies de árboles y se han recuperado 6 mil de las 10 mil hectáreas devastadas.

En tres años más, es decir, en 2010, el funcionario prevé, se habrán recobrado las 10 mil hectáreas dañadas.

Otro aspecto positivo de la Fábrica de agua en esta zona es que se han recobrado manantiales que habían desaparecido por la erosión registrada en el área boscosa.

No sólo llegó el agua: fauna que había desaparecido regresó a su hábitat natural. "Dos especies de águilas, zorros, coyotes, conejo teporingo y ranas aparecieron de nueva cuenta", afirmó Alejandro López.

Un estudio de los biólogos del equipo multidisciplinario del proyecto revela que en la región viven entre 8 mil y 12 mil teporingos, el emblema de los volcanes.

En suma, dijo López, hay un registro de 29 especies de mamíferos y tres de conejos; además habitan linces, águilas cola roja, búhos cornudos, tecolotitos, coyotes, cacomixtles, gallinitas de monte, charas copetonas, cuervos reales e infinidad de aves migratorias.

El gobierno federal y la iniciativa privada han invertido en la Fábrica de agua 60 millones de pesos en el periodo 2003-2006.

Fábrica de agua

Alejandro López López describió la Fábrica de agua: "Es una tecnología de punta de obsidiana que consiste en crear pozos de absorción en las curvas de nivel para evitar que el agua vaya rodada y erosione la tierra y permanezca en esos fosos y se vaya infiltrando suavemente. Sobre las trincheras que se hacen los fosos se plantan árboles para que en el futuro tengan la función de retención de suelos".

El concepto fábrica de agua fue utilizado por primera ocasión en 2000 por el responsable del Parque Nacional Izta-Popo que con su equipo de trabajo ha realizado trabajos de conservación en las montañas con cubierta forestal para cuidar suelo y agua con lo que se infiltra el líquido al subsuelo y se evita el hundimiento de ciudades como el Distrito Federal; además, hay más disposición del líquido.

En los últimos cuatro años se han construido 97 mil tinajas en la zona boscosa de los volcanes para captar agua de lluvia y de los deshielos de las montañas.

Un análisis de los especialistas estableció que en ese lapso se han captado 20 mil millones de litros de agua -5 mil millones de litros por año- que se han filtrado a los mantos freáticos de la región

Cada tinaja habilitada a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar absorbe 5 mil litros de líquido por temporada y de 2003 a 2006 se han obtenido 300 mil toneladas de carbono.

Esto contribuye a que exista mayor captación de agua, manifestó López López. Así, la presencia de humedad favorece la mayor absorción de líquido, expresó.

Antes de que hacer las tinajas para retener el líquido, el agua iba a parar a las presas y al Gran Canal o al río de La Compañía. "En una palabra, no tenía un aprovechamiento real y efectivo; ahora que se capta puede llegar a los mantos freáticos del valle de México", sostuvo.

Al existir agua en pozos, agregó, se destina Al uso humano, agrícola e ndustrial. "Pero para que pueda considerarse una verdadera fábrica de agua se requiere de una total protección, esté con cubierta forestal y haya trabajos de mantenimiento permanente".

Los volcanes, puntualizó, son los símbolos de la identidad nacional poseedoras de una gran belleza y una fuente indispensable de vida para la región más poblada del país.

El Iztlaccíhuatl y el Popocatépetl surten agua, limpian el aire y regulan el clima de los valles de México, Puebla y Morelos y ese es su gran valor, apuntó.

En la sierra de Nanintla, Jalisco, en el Pico de Orizaba y en el Nevado de Toluca, hay también fábricas de agua.



comentarios
0