aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Mamás admiten culpa en obesidad infantil

Rafael Montes| El Universal
Martes 23 de febrero de 2010

[email protected]

En la secundaria de Joshua Ledesma, las gorditas de chicharrón parecen moda. “Es lo que más compran mis compañeros”, cuenta el muchacho.

Además, venden papitas, pambazos, sincronizadas, molletes, tostadas y muchos dulces. Y los niños y adolescentes los consumen en el recreo porque “a veces mis papás no están para que me preparen un sandwich”, confiesa Joshua.

Madres y padres de familia coinciden que en la actualidad “ya no hay tiempo para preparar el lunch de los niños”. “Con la crisis económica, ahora trabajan los dos papás” y descuidan lo que comen sus hijos y por consiguiente, su salud, dice María Luisa Valadés, mientras espera la hora de salida.

México es el país donde más se padece la obesidad infantil en el mundo.

Ante ello, el secretario de Salud del DF, Armando Ahued, consideró que la obesidad en niños es un tema alarmante de salud pública e incluso, puede colapsar los servicios de salud.

Ahued anunció que las autoridades capitalinas, junto con la SEP, impulsan la creación de la asignatura de Salud para incluirla en la educación básica y contrarrestar este padecimiento.

En días recientes, el secretario de Salud federal, José Ángel Córdova, afirmó que la esperanza de vida de menores con obesidad podría retroceder hasta siete años.

Ahued explicó que la asignatura se impartiría desde preescolar hasta secundaria y busca que los alumnos aprendan sobre nutrición y educación física, de temas sexuales y reproductivos y adicciones; confía en que se imparta el próximo ciclo.

La comida chatarra, además, es una fuerte tentación para los niños a la hora del descanso, pues aunque algunos de ellos llevan un lunch preparado por su mamá, “las maestras han encontrado sandwiches en la basura, porque si a los niños les dan dinero sus papás, prefieren lo que se vende en la escuela”, dice Virginia Soriano, mamá de dos niños.

El problema, consideran, viene desde la casa. “No les fomentamos que coman alimentos nutritivos y los padres tenemos que cambiar también los hábitos de alimentación”, reconoce la mamá de Ana Belén Moreno. Su hija no suele hacer ejercicio.

“Yo siempre estoy trabajando y no hay quien salga con ella”.

El papá de Joshua, Alberto Ledesma, lo reconoce: “La solución está en la casa y en la escuela, pero no dedicamos el tiempo suficiente para cuidar la alimentación de nuestros hijos”.



comentarios
0