aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Baila con las mojigangas

San Miguel de Allende gritará y quemará monitos todo septiembre

Estos personajes -hechos en cartón- son la representación humorística de la gente del pueblo. (Foto: Cortesía de la Secretaría de Desarrollo Turístico del Estado de Guanajuato )

Domingo 09 de septiembre de 2012 Jimena González Bernal | El Universal00:30

[email protected]

Al entrar septiembre, San Miguel de Allende es sinónimo de fiesta. Para comenzar a calentar la garganta y dar el grito, desde el 14 de este mes la feria y el teatro del pueblo arrancan actividades. Pero es el 15 cuando el jardín central se viste de colores patrios y los antojitos hacen romper la dieta al ver los puestos de enchiladas, pambazos y elotes, mientras la música se contagia al igual que la alegría de las familias mexicanas y estadounidenses.

A la vista resaltan entre la gente las gringas con sus trenzas rubias y ataviadas con faldas de chinas poblanas y rebozos. Orgullosas se entregan a la fiesta de su nueva patria, porque ahora forman parte de San Miguel y con gusto corean el tradicional: ¡viva México!

Después de que los juegos pirotécnicos hacen retumbar el cielo, la noche mexicana pasa de las calles a los bares, restaurantes y hoteles de esta ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Entre ellos se destaca la fiesta del antro Mama mía, del recinto culinario Harrys, la tradicional celebración del hotel Real de Minas o la que organizará este año Misión del Molino, donde el espectáculo principal es el baile de las mojigangas del artista plástico y profesor Hermes Arroyo.

"Es la representación humorística de la gente del pueblo, desde los conquistadores y hasta de los gringos que ahora forman parte de esta ciudad. Son personajes hechos en cartón, con formas voluminosas y coloridas que llegan a medir de uno a cinco metros. Cuando hay algo que celebrar, mis mojigangas salen a bailar con la banda de viento de los Hermanos Aguascalientes", explica Arroyo.

Al día siguiente se realiza el desfile a caballo, los actores personifican al cura Hidalgo, Ignacio Allende y hasta El Pípila. Una vez que se oculta el sol, se encienden los castillos y de nuevo el cielo se alumbra con los fuegos artificiales. No pueden faltar los antojitos mexicanos y el baile, que en esta ocasión estará amenizado por la Sonora Dinamita, entre otras agrupaciones invitadas.

Pero la celebración no para ahí, ésta se extiende hasta finales de septiembre, en honor al patrono San Miguel Arcángel. Para abrir la alborada del 28, aparecen estrellas y constelaciones de papel de china alumbradas con velas. Además hay un espectáculo de pirotecnia en la madrugada y se interpretan Las Mañanitas.

Comienza un nuevo día y con él la entrada de los xúchiles o ánimas que son representados por danzantes de varios estados, quienes dedican al santo sus bailes típicos. Con ellos llegan carros alegóricos, bandas de música y las mojigangas de Hermes Arroyo.

"Toda mi familia y amigos, quienes también cuentan con otra profesión, me acompañan para no perder esta tradición", señala. Su taller: San Francisco 62, Colonia Centro. Tel. 045 415 1511 71863.



PUBLICIDAD