aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Zumpulcheé, baño maya para el alma

Activa y purifica tus cinco sentidos frente a la playa de Xpicob en el Golfo de México

Un baño para el alma.. (Foto: Especial )

Domingo 13 de mayo de 2012 Viridiana Ramírez | El Universal00:20
Comenta la Nota

[email protected]

Miguel se arrodilla y pone su frente en el suelo para obtener el permiso de la Madre Naturaleza. Su cuerpo y mente están por ingresar al zumpulcheé, un baño de sudor donde los mayas tenían una conexión directa con la naturaleza.

El zumpulcheé está a la orilla de la playa Xpicob, en Campeche. Con el mar y las olas de testigos da inicio a la purificación de su alma.

 

No se necesita vapor como en los temazcales. Quienes participan en este ritual, simplemente empiezan a escurrir sudor al permanecer un rato bajo un techo de palma, cubierto por un petate que protege de sol, a una temperatura ambiental de 36° C, muy común en esta región del golfo de México. El sudor empieza a correr poco a poquito en el cuerpo. Mientras, de un muro de piedra cae agua, gota por gota. Cierran los ojos y sólo los oídos deben estar atentos. Con cuidado, se sientan en posición de flor de loto sobre la arena.

El agua que brota de ese "muro llorón" a Miguel lo relaja. Cae a una fuente decorada con la cara de una mujer labrada en piedra. No es una pieza de origen prehispánico, pero tiene rasgos africanos y fue encontrada dentro del Campamento Xpicob, donde se realiza este zumpelcheé. El sonido del agua se complementa con el canto petirrojos y dominicos.

Miguel escucha un resonar suave de tambores, también algo de metal, maracas, jícaras, todo se conjunta para crear una melodía en total armonía. Los participantes deben identificar qué tipo de instrumentos son.

 

Y ahora se activa el sentido del tacto. Entre sus manos Miguel sujeta un globo. Siente cómo las ondas sonoras se dispersan por todo su cuerpo. La sensación aumenta cuando lleva el globo sobre sus muslos. Este" tip" se lo dio una chica que practica yoga, dice que así se activa el chacra principal.

En Xpicob el mar es tranquilo, tanto que por las noches permite que se aprecie el fenómeno de bioluminiscencia: destellos de luz que surgen de la superficie, generados por noctilucas, microorganismos que forman parte del plancton. Miguel sabe que después de su baño de sudor esperará a que caiga la noche. Esta experiencia el paseo en lancha para observar el fenómeno nocturno.

Es momento de despertar sensaciones en las papilas gustativas. Los sabores son contrastantes, de una cucharada de miel se pasa a un sorbo de limón con sal. Entre sus cejas untan una esencia de ylang-ylang (una hierba asiática) para que entre en un estado de relajación profunda. También queman inciensos. Miguel se recuesta sobre la arena y después de 10 minutos abre los ojos. Ahora se enfrenta a una gama de colores y texturas que están en la vegetación de la zona. De los cafés más intensos pasa a los verdes y amarillos provenientes de las palmeras, helechos y una gran variedad de orquídeas que tienen dentro del campamento. Las puede tocar, incluso le aconsejan abrazar algunos troncos.

Para finalizar, recibe un masaje relajante a la orilla de la playa. Después se refrescará en sus aguas turquesas. Miguel promete regresar a Xpicob en agosto, hará el mismo ritual, pero esta vez se unirá al patrullaje de nidos de tortugas y las liberará.

En este lugar se puede acampar. Cuenta con servicio de comida y regaderas.

GUÍA

UBICACIÓN

Xpicob se localiza a 15 minutos de la ciudad de Campeche, en el kilómetro 185 del tramo Seybaplaya - Lerma. Los taxis cobran 150 pesos por viaje sencillo

COSTO

Percepciones sensoriales: 200 pesos. Campamento con casa, regaderas y alimentos incluidos: 150 pesos por noche, por persona

RESERVACIONES
Tel. 045 (981) 1316 958. www.xpicob.com

 

sc



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD