aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Todo sigue igual

Proyecto Internet

Notas Relacionadas:

Lunes 06 de febrero de 2012 Octavio Islas | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

El pasado lunes 30 de enero, José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentó los resultados del En la presentación del referido estudio, el ex canciller Gurría, atinadamente destacó: "ninguna economía puede llegar a ser competitiva sin redes y servicios de telecomunicaciones eficientes, asequibles y de amplia cobertura. Los responsables de las políticas públicas no pueden lograr sus objetivos de desarrollo económico sin contar con un acceso generalizado y de costo razonable a estas redes".

El objetivo del informe es: "examinar las políticas y regulaciones en el sector de servicios de telecomunicaciones en México y presentar recomendaciones destinadas a promover la reforma regulatoria, la competencia en el mercado y estimular la inversión en el sector como un elemento fundamental para el desarrollo futuro de la economía mexicana".

El diagnóstico realizado por la OCDE sobre la situación actual en las telecomunicaciones mexicanas, no resultó favorable en aspectos, como cobertura, calidad, competitividad de precios y grado de competencia.

En días pasados, el ingeniero Carlos Slim cuestionó la validez del estudio, destacando que se trataba de un documento elaborado por encargo del gobierno mexicano y que tuvo un costo, de un millón 200 mil pesos. El estudio efectivamente fue solicitado por la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Algunos de los resultados que arrojó la citada investigación fueron considerados por Slim como "jalada de pelos".

Según el estudio de la OCDE, México mantiene los niveles más bajos de penetración entre los países analizados en todos los servicios. Dicho análisis, afirmó Ernesto Piedras, "muestra que la pérdida en el excedente del consumidor atribuible a las deficiencias de la industria; en parte por los cobros excesivos y en parte por las suscripciones que no se realizaron, representa un total de 129 mil millones de dólares entre 2005 y 2009, equivalente a 1.8 por ciento del PIB nacional al año". La atención mediática por supuesto destacó la referida cifra sobre el costo social de la "gran dominancia", la cual derivó del concepto Purchase Power Parity (PPP).

En México, el operador dominante de telefonía fija mantiene 80 por ciento de las líneas, el de telecomunicaciones móviles mantiene 70 por ciento, y el principal operador de banda ancha mantiene 66 por ciento de las conexiones. Todos son propiedad de Carlos Slim. Además de la elevada concentración, es importante destacar que el consumidor recibe servicios de mala calidad y a precios elevados.

Las tesis centrales que sustenta el citado estudio, son: toda concentración en alguna industria genera costos sociales; en México el sector telecomunicaciones está altamente concentrado; el sector telecomunicaciones padece un alto costo social. La OCDE sencillamente confirma lo que todos sabemos, pero no remediamos.

En este informe se analizan las políticas y la regulación de las telecomunicaciones en México y se formulan algunas recomendaciones, que no son nuevas, sino que reflejan en gran medida las mejores prácticas que ya sea aplican en muchos países de la OCDE y que han contribuido a desarrollar en estos países.

Las recomendaciones no son nuevas: apertura en todos los segmentos de la industria; creación de medidas efectivas que promuevan la sana competencia del mercado por medio de instituciones fuertes que puedan exigir su cumplimiento. Sin embargo, se debó incluir en rigor a la industria de la televisión.

El gobierno de Calderón apostó por la indefinición. Al concluir su mandato, todo seguirá igual.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD