aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Territorio de desencanto político

Proyecto Internet

Notas Relacionadas:

Lunes 30 de enero de 2012 Octavio Islas | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

En las elecciones presidenciales de este año, el total de usuarios de Internet que por primera ocasión podrán emitir su voto -comprendidos en el rango de 18 a 24 años de edad-, asciende a poco más de 8 millones y medio de ciudadanos, según los resultados que arrojó el Estudio 2011 de Hábitos y Percepciones de los Mexicanos sobre Internet y Diversas Tecnologías Asociadas, investigación a cargo del World Internet Project México, Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

De acuerdo con lo asentado en el estudio Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2011, de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), 23 por ciento del total de internautas en el país (unos 34 millones 900 mil usuarios), comprendidos en el rango de 18 a 24 años de edad (8 millones 27 mil ciudadanos), por primera ocasión podrán votar.

Por supuesto no todos los usuarios de la web en México, comprendidos en el referido rango, realizaron las gestiones necesarias ante el Instituto Federal Electoral (IFE) para obtener la credencial que les permitirá emitir su sufragio en los próximos comicios.

A los equipos de campaña de los candidatos y precandidatos, efectivamente les convendría establecer qué porcentaje de usuarios de Internet, de 18 a 24 años, ciudadanos que por primera vez podrán emitir su voto en elecciones presidenciales, cuenta con credencial para votar. Además resulta indispensable determinar qué porcentaje tiene la intención de hacerlo, qué porcentaje ha definido el sentido de su voto, cuántos permanecen indecisos y a cuánto ascienden los ciudadanos desencantados, quienes a pesar de contar con credencial de elector, sencillamente no desean acudir a las urnas.

De acuerdo con los resultados del estudio de la IAB México, 87 por ciento de los internautas en el país están registrados en alguna red social, de ellos, el 95 por ciento afirmaron estar registrados en Facebook y 45 por ciento en Twitter, siendo las redes sociales más populares a nivel nacional.

Según los resultados que arrojó el reciente tracking poll, de Roy Campos y Consulta Mitofsky, El perfil de usuario de redes sociales en Internet, Facebook y Twitter -diciembre de 2011-, "los participantes de las redes sociales" admiten ser considerados como una población atípica, tanto por variables como localidad, escolaridad y nivel socioeconómico: "Sólo 7 por ciento de usuarios de Facebook tienen escolaridad máxima de primaria, 6 por ciento son de niveles económicos bajos y 8 por ciento viven en áreas rurales; estos porcentajes llegan a 42, 35 y 27 por ciento respectivamente entre la población que no usa Facebook (...) El perfil de usuario en Twitter: 60 por ciento tiene entre 18 y 30 años, y 95 habitan en zonas urbanas, porcentajes muy distintos a los del resto de la población, y lo mismo pasa en variables como escolaridad y nivel socioeconómico".

Además, se afirma que estos usuarios "son un grupo con mayor desconfianza hacia todas las instituciones. Las universidades y el ejército son las que presentan mayor porcentaje de respuestas de mucha confianza, a diferencia de los ciudadanos que no poseen esas redes, donde la iglesia es claramente la que predomina. Menos del 1 por ciento de los twitteros dicen tener confianza en sindicatos, legisladores, policía y partidos políticos".

Además de confirmar la singularidad de "los participantes de las redes sociales", el tracking pool permite reconocer la twittósfera y las redes sociales como un territorio de amplio desencanto político.

Ni los partidos ni candidatos y precandidatos presidenciales han desplegado una estrategia de comunicación digital verdaderamente efectiva para ganar la confianza de los "participantes de las redes sociales". El interés en ellos sencillamente parece coyuntural y "electorero". En general, nuestra clase política parece no comprender la posibilidad de construir confianza con la ciudadanía a través de la Web 2.0.

eca



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD