aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




SOPA y WikiLeaks

Proyecto Internet

Notas Relacionadas:

Lunes 23 de enero de 2012 Octavio Islas | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

La Con anterioridad han sido presentadas iniciativas similares al Congreso de EU, las cuales no prosperaron. SOPA, como las iniciativas que le precedieron, responde a los intereses de algunos de los principales sectores y empresas afectadas por el formidable desarrollo de la Economía del Conocimiento. La obsesión de Hollywood es poder contener a Sillicon Valley.

De acuerdo con el Comité Judicial de la Cámara de Estados Unidos, 142 empresas y asociaciones respaldan la iniciativa SOPA, entre las cuales destacan: CBS, Comcast/NBCUniversal, Country Music Television, Disney Publishing World Wide Inc., EMI Music Publishing, ESPN, HarperCollins Publishers Worldwide, Inc., L'Oreal, Major League Baseball, Marvel Entertainment, MasterCard Worldwide, McGraw-Hill Education, News Corporation, Random House, Revlon, Sony/ATV Mucis Publishing, Sony Music Entertainment, Tiffany & Co., Time Warner, Universal Music, Visa Inc., Warner Music Group.

No pocas de las empresas antes referidas comenten recurrentes violaciones a los contenidos protegidos por derechos de autor y propiedad intelectual. La disputa no se ubica en el orden de los principios, los valores y la ética. Se trata de un asunto de mercados y audiencias.

Los promotores de SOPA justifican la iniciativa de ley, argumentando que ésta responde a la necesidad de proteger la propiedad intelectual en Internet contra el tráfico de contenidos.

La iniciativa faculta al Departamento de Justicia de Estados Unidos y a los dueños de derechos de propiedad intelectual, a obtener órdenes judiciales contra los sitios en Internet que faciliten o cometan violaciones a los derechos de autor y propiedad intelectual.

Entre las posibles acciones persecutorias a los infractores, destacan la posibilidad de bloquear portales en Internet que hospeden sitios que incurran en posibles violaciones contra contenidos protegidos por derechos de autor y propiedad intelectual; congelar fondos y restringir servicios a empresas de cobro a través de Internet como PayPal -igual que en la furiosa embestida contra WikiLeaks-.

Además los servicios de publicidad a través de Internet -como AdSense- deberán bloquear aquellos sitios que incurran en posibles violaciones a los derechos de propiedad intelectual; y los motores de búsquedas deberán eliminar enlaces o referencias a tales sitios. Además, por supuesto, también se han contemplado condenas de prisión para estos "delincuentes".

En la embestida contra WikiLeaks y Julian Assange fueron ensayadas algunas de las sanciones que han sido contempladas en la iniciativa SOPA: censura gubernamental -en la República Popular China-; rescisión de los contratos convenidos con empresas prestadoras de servicios de hospedaje del sitio (Amazon y EveryDNS); bloqueos en Twitter y Facebook.

Sin embargo, la acción más efectiva contra WikiLeaks fue cerrarle las vías de financiamiento. El 4 de diciembre de 2010, PayPal canceló la cuenta que tenía con WikiLeaks, a través de la cual la organización obtenía financiamiento a través de donaciones. El 7 de diciembre de ese año, Visa retiró la capacidad de hacer donaciones o pagos a WikiLeaks. El gobierno de Estados Unidos se propuso eliminar a WikiLeaks de Internet y prácticamente lo ha conseguido. El asfixio financiero ha resultado implacable.

El peligro de iniciativas como SOPA o PIPA (Protect Intellectual Property Act), radica en la posibilidad de asfixiar a Internet en su totalidad. Ello solo conviene a los intereses particulares de algunas de las empresas emblemáticas de los mercados que precedieron a la Economía del Conocimiento, y que definitivamente no consiguieron transitar a ésta, Kodak, por ejemplo.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD