aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desprecio a la tuitósfera

Proyecto Internet

Notas Relacionadas:

Lunes 02 de enero de 2012 Octavio Islas | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

Uno de los resultados más interesantes que arrojó el estudio "El lenguaje del amor en las redes sociales", realizado por la reconocida firma Millward Brown, fue descubrir que en Twitter, la relación entre la marca y un usuario de redes sociales funciona cuando la interacción es de ambos lados: "Sí, la marca me habla, pero también debe escucharme".

El miércoles 21 de diciembre comparamos la participación en Twitter de los candidatos y precandidatos presidenciales, con el propósito de establecer su voluntad de diálogo con la ciudadanía que les sigue a través de Twitter. Los resultados son decepcionantes.

Con excepción de Santiago Creel Miranda, precandidato del Partido Acción Nacional a la presidencia, ninguno de los candidatos y precandidatos presidenciales sigue siquiera al uno por ciento de sus seguidores en Twitter.

La cuenta oficial de Enrique Peña Nieto [@EPN], candidato presidencial de la coalición Compromiso por México que integran el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México (PV) y el Partido Nueva Alianza (PANAL), reportaba 236,529 seguidores. Sin embargo, Peña Nieto se limitada a seguir a 74 personas (0.031%), con sólo 126 tuits.

Los tuits de Enrique Peña Nieto, quien en su perfil pregona "ser parte de la generación que quiere contribuir a la grandeza de México", incluyen frases de campaña sumamente plásticas, como: "Sí, vamos por el triunfo en las urnas, pero también vamos a levantarle el ánimo a todo el país".

En la tuitósfera, la cuenta oficial de Andrés Manuel López Obrador [@lopezobrador], candidato de la coalición Movimiento Progresista que integran el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, no precisamente se distingue por amorosa e incluyente, pues reportaba 176,731 seguidores, y se limitaba al seguimiento de 863 amorosos ciudadanos (0.48%), con 1,460 tuits.

En la cuenta en Twitter de Josefina Vázquez Mota [@PAN], primera precandidata en la historia del PAN, estaban registrados 145,260 seguidores, pero sólo seguía a 469 (0.32%), y había producido un total de 1,407 tuits.

Por cierto, en alguna ocasión me enredé en un debate con ua jauría de trolls que estaban al servicio de Josefina, quienes ni siquiera sabían de la existencia de los principios de doctrina del PAN.

En la cuenta en Twitter de Ernesto Cordero [@ernestocordero] estaban registrados 49,064 seguidores. Sin embargo, Ernesto Cordero -o los administradores de su cuenta en Twitter- solo siguen a 553 (0.71%), y habían sido generados 909 tuits.

Vale la pena destacar que el perfil de Ernesto Cordero en Twitter incluye la siguiente información: "la cuenta es administrada por el equipo digital. Los tweers de Ernesto Cordero están firmados EC..."

Solo Santiago Creel parece expresar un mínimo interés por los seguidores de su cuenta en Twitter [(@SantiagoCreelM]. El total de seguidores ascendía a 49,064, pero Creel seguía a 23,643 personas (48.18%). También Santiago se distingue por haber producido el mayor número de tuis: 2,631.

Los asesores en mercadotecnia política digital de candidatos y precandidatos se han empeñado en convertir a los candidatos y precandidatos presidenciales en marcas, deberían reparar en la pertinencia del estudio realizado por Millward Brown. Hoy los candidatos y precandidatos marca no despiertan emociones y sistemáticamente desprecian la comunicación con la ciudadanía.

Si los candidatos y precandidatos se apartaran de la mercadotecnia electorera para efectivamente apostar por la comunicación política, podrían obtener mejor provecho de Internet.

Director del proyecto Internet Cátedra de Comunicaciones Digitales Estratégicas, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Estado de México.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD