aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Políticos no siguen a twiteros

Proyecto Internet
Lunes 12 de septiembre de 2011 Octavio Islas | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

Las redes sociales efectivamente son un poderoso instrumento para promover la participación ciudadana. Sin embargo, es posible afirmar que en México los partidos políticos y la mayoría de los candidatos a puestos de elección popular, comprenden a estos sitios y, en general, a los nuevos medios emergentes, desde una perspectiva eminentemente instrumentalista. El menosprecio por la participación ciudadana en la Twittósfera resulta muy evidente.El interés en la capacitación y servicios de asesoría que buscan los partidos políticos y los candidatos a puestos de elección popular, se limita al empleo propagandístico de las redes sociales. El interés por estos sitios responde a un propósito muy específico: obtener el mayor número posible de votos. Nuestra clase política desdeña la participación ciudadana.

Las asimetrías que fácilmente podemos constatar en el número de ciudadanos que siguen a través de Twitter a los principales precandidatos presidenciales, y el selecto y reducido número de personalidades que ellos siguen, resultan sumamente reveladora.

Por ejemplo, el senador Manlio Fabio Beltrones (@MFBeltrones), quien sin duda alguna aún aspira poder ser designado candidato del PRI en las próximas elecciones presidenciales de 201, sólo sigue en Twitter a 89 personalidades pero es seguido por más de 41 mil ciudadanos.

Fidel Herrera (@FidelHerrera), exgobernador de Veracruz y quien también aspira ser el candidato del PRI a la presidencia de la República, es seguido por casi 26 mil personas, pero sólo sigue en Twitter a poco más de 100.

Definitivamente sorprende que Enrique Peña Nieto, quien es señalado en la mayoría de las encuestas como el político priista que actualmente encabeza la intención del posible voto ciudadano en el imaginario de las próximas elecciones presidenciales, no disponga de una cuenta oficial en Twitter. Ignoramos las razones por las cuales el todavía gobernador del Estado de México desecha un formidable canal de comunicación con la ciudadanía.

Josefina Vázquez Mota (@JosefinaVM), la única mujer que hoy figura entre los posibles "presidenciables", cuenta con más de 57 mil 700 folowers, pero sigue solamente a 442 cuentas.

Por su parte, Ernesto Cordero (@ernestocordero), quien ha sido señalado como el precandidato presidencial favorito del presidente Felipe Calderón, es seguido por más de 53 mil 700 tuiteros, pero él únicamente sigue a 74.

El regente capitalino Marcelo Ebrard (@m_ebrard) es uno de los políticos más seguidos, con casi 198 mil folowers. A pesar de ser considerado el precandidato presidencial que observa la mayor actividad en Twitter (más de 2 mil 500 tweets), sólo sigue a 587 personas.

Considerando el ideario político y humanista que pregona Andrés Manuel López Obrador, resultaría factible suponer que el político tabasqueño observaría en Twitter la mayor simetría entre seguidores y personas a seguir, entre los precandidatos presidenciales, pero no es así. López Obrador (@lopezobrador_) es seguido en Twitter por más de 95 mil 500 ciudadanos, aunque nada más sigue mil 869.

Si el principal objetivo de los precandidatos presidenciales era poder emplear Twitter para estimular la participación ciudadana, los asesores y consultores a quienes han recurrido les han engañado. Si el propósito es ganar el mayor número posible de votos, también les han engañado. El ciudadano de la twittósfera es muy crítico, e infiere que detrás de tales asimetrías subyace un profundo desprecio por la efectiva participación ciudadana.

*Director del Proyecto Internet Cátedra de Comunicaciones Digitales Estratégicas, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Estado de México.





Comenta la Nota.
PUBLICIDAD