aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Para bucear entre viejas estalactitas

Intenta una emocionante travesía por las aguas tranquilas y claras del subsuelo yucateco
Domingo 08 de noviembre de 2009 El Universal
Comenta la Nota

La península de Yucatán es una plataforma de piedra caliza, su suelo  es muy poroso, lo cual facilitó que se formaran cavernas, hace siglos. Hoy es posible visitar varias de ellas.

El clima  lluvioso, con el paso de los siglos inundó esas cavernas y el flujo de agua acabó por conectarlas y crear ríos subterráneos con salidas a la superficie llamadas cenotes. Ese es uno de los grandes atractivos.

Nada superficial

La palabra cenote es una castellanización del maya “Dzonot”, en Yucatán encontrarás varios pueblos con ese subfijo, Como Yodzonot o Chandzonot, lo cual indica que en el pueblo hay uno o varios cenotes.

Cientos de visitantes acuden cada semana a nadar en sus frescas aguas, pero la experiencia de una inmersión con aletas, visor, tanque y chaleco compensador es algo más serio. Sin duda una experiencia que nunca se borrará de tu memoria.

El buceo de cenotes puede rondar los cinco a quince metros de profundidad, perfecto para principiantes. 

Pero no se trata de llegar a cualquier pueblo y simplemente meterte en tu traje de buzo y saltar al agua.

Es necesario ir con un guía certificado para buceo en cavernas y que conozca el lugar. Esa es la materia del espeleobuceo.
 
Preparación

Tony Ceballos es uno de los buzos más experimentados en esta materia en territorios yucatecos. Nació en esta tierra y ha buceado en cuevas y cavernas.

¿Cuál es la diferencia entre ambas? una cueva es pequeña y  se halla entre 30 y 40 metros de la superficie, la caverna sobrepasa ese límite.

El cenote Calcuch es un sitio espectacular en las cercanías de Sabacché, que significa “Tizne de palo”.  Sus aguas son  verde jade, lo cual le da un aspecto diferente comparado con el color azul de otros cenotes. 

La otra peculiaridad es que en su interior, se concentran grandes cantidades de carbonato de calcio que se acumulan en varios montículos a manera de dunas de arena.

Los anfitriones

Aquí habitan peces endémicos, así como otros organismos que nos dan una mejor comprensión de la tierra yucateca y el planeta.  En especial,  la dama ciega y la anguila ciega, los cuales han evolucionado  y   habitan en total oscuridad.

Es importante que los visitantes no dejen  ningún tipo de basura que pueda contaminar y  afectar las  formas de vida ancestrales, las cuales conforman nuestro patrimonio.

La inmersión

Nos sumergimos. Es necesario mantenerse a la vista del guía y respirar con tranquilidad para administrar el aire del tanque. A mediodía la luz cenital favorece la visibilidad, aunque el buceo en cenote tiene una peculiaridad: se puede practicar aún si en la superficie hubiera mal tiempo o fuera de madrugada.

Tony me señala variedades de peces que nunca había visto. La fauna endémica es impresionante y muy ajena a la vida de allá afuera. Estoy atónito.

Tras 30 minutos de nadar junto a  estalactitas y admirar los juegos de luces que se vuelan y llegan como tenues rayos a los organismos locales, es hora de salir, pero no fue suficiente. La vida de aventura, en especial el buceo son actividades adictivas. Mi próxima meta es la certificación como espeleobuzo. 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD