aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Localizan ruinas mayas con imágenes de radar

Guillermo Cárdenas Guzmán| El Universal
Lunes 28 de septiembre de 2009
Localizan ruinas mayas con imgenes de radar

PROSPECCIÓN. La herramienta aplicada por expertos del Instituto de Geofísica no pretende sustituir el trabajo de los arqueólogos, sino brindarles información para que realicen una búsqueda más refinada. (Foto: Archivo El Universal )

Expertos de la UNAM utilizan sistemas de percepción remota para hallar vestigios ocultos bajo la vegetación

[email protected]

Localizar ruinas mayas enmedio de las extensas selvas del suereste mexicano puede ser una labor ardua, aun para arqueólogos experimentados. Por ello, científicos de la UNAM desarrollaron una alternativa de prospección única en el mundo basada en herramientas de percepción remota, como el radar, que permiten el reconocimiento de patrones e irregularidades a distancia.

Jorge Lira Chávez, del Departamento de Ciencias Espaciales del Instituto de Geofísca, es el autor principal del novedoso procedimiento para detectar vestigios arqueológicos. Éste se basa en el tratamiento digital de imágenes de radar, un instrumento muy sensible a los cambios de textura o pendiente en el terreno, capaz de revelar la presencia de estructuras que no forman parte del entorno natural.

Con esta herramienta es posible ubicar construcciones con una gran eficacia y con un grado de resolución de hasta un metro (en vista espacial), sin importar la presencia de altas concentraciones de nubes, que en la península de Yucatán es constante durante todo el año.

“La mayoría de las herramientas básicas para la prospección arqueológica se apoyan en la observación de fotografías aéreas y reconocimiento en el terreno. Por otra parte, el análisis de imágenes digitales ha estado restringido a la inspección visual y a técnicas como filtrado y mejoramiento”, se lee en el reporte del trabajo, publicado en International Journal for Remote Sensing.

Imágenes sin “ruido”

Así que el innovador experimento propone ir más alla; por un lado, con el empleo de imágenes satelitales de alta resolución y por otro, mediante el uso de un software especial para depurarlas y con ello visualizar los sitios antiguos ocultos a la vista entre la vegetación.

Jorge Lira y sus colaboradores, Pedro López y Alejandro Rodríguez, también de la UNAM, ensayaron este nuevo método con el rastreo de sitios arqueológicos mayas ya bien conocidos, que incluso forman parte de las rutas turísticas en el sureste del país.

Entre ellos destacan Dzibanché, Kohunlich, Kinich-na, Tutil y Pol Box, muy cercanos a la zona limítrofe entre los estados de Yucatán y Quintana Roo.

El primer paso fue eliminar el “ruido” (speckle), es decir, los puntitos difusos que por lo regular se aprecian en las imágenes de radar, que compraron a la empresa canadiense Radarsat. Para lograr esa depuración, los científicos diseñaron en el Laboratorio de Percepción Remota un software especial de filtración.

Este programa está fundamentado en diversas herramientas matemáticas e informáticas que permiten reducir el “ruido” en las imágenes de radar y con ello hacerlas más claras. Como complemento los expertos también aplicaron diversas transformaciones en la escala del gris para mejorar la resolución.

Luego probaron su hipótesis de trabajo: si las imágenes de radar son altamente sensibles a los cambios de relieve e inclinación en el terreno (la península de Yucatán es relativamente plana) éstas podrían aportar pistas clave para diferenciar vestigios de construcciones mayas del entorno vegetal que las rodea.

Búsqueda restringida

En consecuencia, el registro de los puntos identificados por el radar como marcas de cambios de textura o inclinación debería coincidir con las coordenadas de esos sitios arqueológicos, de los que se tienen registros históricos y geográficos.

Posteriormente, apoyados en información complementaria como mapas de los sitios y en la señal de un dispositivo de localización global GPS, los científicos acudieron directamente al terreno y se dieron a la tarea de ubicar con precisión las coordenadas correspondientes a todos y cada uno de esos lugares.

“Los puntos coincidieron en un 86% de las veces, lo cual es muy razonable”, comentó en entrevista el doctor Lira Chávez. Por ello, consideró a este método como una opción viable para la prospección arqueológica: “si logramos localizar sitios bien conocidos, entonces podemos pensar que también podrá detectar aquellos que no son conocidos.

“La idea de esta investigación no es quitarle el trabajo a los arqueólogos, sino proporcionarles una novedosa herramienta que les facilite la vida. Ahora en vez de caminar (sin rumbo predeterminado) por la selva podrán usar este método y restringir sus áreas de búsqueda”, aclaró el académico.

Con ello, dijo, la prospección arqueológica de vestigios de viejas ciudades no sólo en Yucatán, sino también en otras regiones del país se tornará más eficiente, tomará mucho menos tiempo y podrá hacerse a menor costo económico.

Por ejemplo, según estimaciones del grupo de expertos, el costo por kilómetro cuadrado analizado mediante el nuevo método es de aproximadamente 1.18 dólares si se utilizan imágenes del sistema Radarsat, al que povee un grupo de satélites. Además, se obtienen tomas satelitales que pueden ser procesadas digitalmente con gran rapidez.

Pese a ello, Lira Chávez reiteró que el nuevo procedimiento no debe considerarse una herramienta infalible ni usarse en forma aislada, pues no es perfecto, sino como un medio auxiliar en la labor de exploración y reconocimiento arqueológico:

“Algunas veces no habrá éxito. Podrá llegarse a un sitio y encontrar una choza con techo de lámina, pero lo importante es que la tasa de eficacia es muy alta. Esto nunca se había hecho en México ni en ninguna otra parte del mundo y además es muy sencillo”, concluyó el científico.

 



comentarios
0