aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los hombres se vacunan para que ellas no mueran

Natalia Gómez Quintero| El Universal
Lunes 14 de septiembre de 2009
Un sensato grupo de jóvenes mexicanos se está aplicando una inyección experimental contra el papiloma, lo que podría evitar decesos por cáncer cérvico-uterino y cáncer de ano

natalia.gomez@eluniversal.com.mx

 

Tiene 14 años y ya conoce el Virus del Papiloma Humano (VPH). Ha sido una plática y no una práctica sexual lo que le llevó a recibir esa información. Es Alejandro, a quien su padre le explicó la importancia de aplicarle tres dosis de la vacuna del VPH, causante del cáncer cérvico-uterino, por el que se calcula mueren en México 4 mil 600 mujeres anualmente.

Es así como de manera sigilosa y en el ámbito privado, donde los costos por cada dosis de la vacuna representa un gasto de mil 500 pesos, se avanza para cortar la cadena de contagio del VPH hacia la mujer, no obstante que los efectos específicos del medicamento (Gardasil) apenas están a punto de darse a conocer por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

 

“Desde hoy ya se aplica porque desafortunadamente antes de que se evaluara su efecto se aprobó en México la aplicación en los hombres. En otros países se espera la evidencia científica, hay que reconocer que aún no se tiene por seguro qué es lo que va a proteger. Se prevé que hipotéticamente evite el desarrollo del VPH 16 y 18, que son oncogénicos”, revela Eduardo Lazcano, del INSP y responsable de la investigación que determinará los efectos del Gardasil.

 

Estos resultados por conocerse, se desprenderán del trabajo del INSP, que reunió a lo que se llama una corte de jóvenes de entre 18 y 26 años de Morelos, 200 heterosexuales y 150 hombres que tienen sexo con hombres, a quienes se les aplicaron las tres dosis de la vacuna tetravalente y a los que han dado seguimiento los últimos cuatro años.

 

A la par, y en otro grupo de estudio llamado “Him Study”, el INSP caracteriza la historia natural de la infección por VPH en hombres heterosexuales y en hombres que tienen sexo con hombres, en lo que representa un estudio único en su tipo a nivel internacional.

 

Esta investigación advierte que los que sí se verán ampliamente beneficiados por esta vacuna serán los hombres homosexuales, pues se ha identificado que los inmunosuprimidos, particularmente los que tienen VIH, presentan cáncer anogenital, provocado por el VPH, en la misma magnitud que el cáncer cervical se identifica en poblaciones femeninas de alta frecuencia.

 

“Ya las muertes empiezan a emerger, desafortunadamente no existen muchas alternativas de complementación diagnóstica que se tendrían que hacer periódicamente y en presencia de lesiones precursoras de cáncer anal” señala Eduardo Lazcano.

 

 

 

 

 

 

Sobre el sexo oral

El “Him Study” analiza a 4 mil 500 hombres de México, Estados Unidos y Brasil para caracterizar también tipos de virus de VPH en la mucosa oral porque las prácticas de sexo con la boca también condicionan la transmisión de algunos tipos de VPH.

Al sexo oral se le atribuyen cerca de 10% de cánceres orofaríngeos que pueden estar interactuando con diversos tipos de VPH oncogénicos acompañados de factores de riesgo como el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Además, la ciencia mexicana abarca sus esfuerzos para caracterizar los tipos de VPH existentes en piel que se asocian a cánceres epiteliales.

 

Para la población homosexual, Lazcano anuncia que el INSP con financiamiento del Conacyt y en colaboración con la Clínica Condesa del DF, donde se atiende a sujetos con VIH, reunirán una corte nueva de entre mil 500 y 2 mil sujetos con VIH para caracterizar la historia natural del VPH.

 

“Con ello vamos a tratar de caracterizar las mejores alternativas de diagnostico de lesiones precursoras de cáncer anal y cómo interviene la presencia del VPH para desencadenar este tipo de enfermedades y posibles factores que eventualmente pudieran proteger o considerarse de riesgo”, explica el especialista.

 

 

 

 

 

Del cáncer

Según los estudios, el cáncer anal puede afectar a cualquier persona, pero es más común entre los hombres donde figura el coito anal.

La tasa anual es de alrededor de 35 casos por cada 100 mil y quizá el doble de esa cifra para los infectados de VIH.

 

Este fenómeno se presenta porque el cuello del útero es biológicamente similar al ano, de modo que existen grandes esperanzas de que la vacuna funcione también en esa parte del cuerpo, según la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Francisco.

 

En México se ha identificado que en la región anogenital de los hombres algún tipo de VPH tiene una prevalencia cercana de 60%, presencia dos o tres veces mayor en comparación con lo encontrado en el cérvix uterino de las mujeres.

 

De acuerdo con datos el INSP, se han logrado caracterizar cerca de 40 tipos de VPH que infectan el tracto genital femenino y masculino, 28 se han asociado que tienen poder oncogénico y dos de estos (16 y 18) se estima que son responsables de 70%, al menos en México, del cáncer cérvico-uterino.

 

 

 

La transmisión

El conocimiento común indicaría que, así como el contagio del VIH-Sida puede evitarse con el uso del condón, el VPH podría contenerse de la misma manera, pero no. Un preservativo necesariamente no impide su contagio, pues no cubre por completo el área genital, (pubis, base del pene, escroto, periné, ano) donde el simple contacto físico con lesiones puede generar la transmisión.

Los especialistas señalan que la mayoría de las personas eliminan este virus a través de su sistema inmune en periodos menores a un año, pero eventualmente en muchos casos puede estar latente por largo del tiempo.

 

En los hombres el VPH no genera mayores daños a la salud. Se han llegado a identificar casos mínimos de cáncer de pene, pero una de sus manifestaciones claras son las verrugas que pueden llegar a ser tan grandes como una coliflor.

 

 

Posible remedio

La vacuna Gardasil elaborada por la farmacéutica Merck Sharp & Dohme entró a México en 2006, anunciando su efectividad contra el cáncer cérvico-uterino para prevenir los tipos 16 y 18 del VPH, causantes de 70% de los casos de cáncer cérvico-uterino y los tipos 6 y 11 que causan un 90% de las verrugas genitales. No obstante, también se manejó su utilidad para los hombres.

Hace unos días el laboratorio aseguró que Gardasil, recomendado para jóvenes que no ha iniciado su vida sexual, previno 90% de lesiones genitales externas causadas por el virus del papiloma humano tipos 6, 11, 16 y 18 en hombres de entre 16 y 26 años.

 

Mientras, la Secretaría de Salud aplica desde noviembre de 2008 y a nivel masivo la vacuna del VPH (Cervarix) a 82 mil 598 niñas de entre 12 y 16 años en los 125 municipios con menor índice de desarrollo humano, con mayor riesgo y menor acceso a servicios de salud, lo que no podría aplicarse a los hombres por su costo.

 

“Aunque hipotéticamente tuviera un efecto en la prevención de estos tipos oncogénicos de VPH, que seguro lo va a tener, con una política pública de vacunar a los hombres con los escasos recursos que potencialmente se cuenta, estaríamos disminuyendo la cobertura en las mujeres, que son las que tienen el riesgo de desarrollar neoplasia cervical”, dice Lazcano.

 

Susana Cerón, directora general adjunta de Salud Reproductiva del Centro Nacional de Equidad Género, comenta que la vacuna para hombres sí podría servir como un factor para evitar que se convierta en vector transmisor, sin embargo, indica que la Secretaría de Salud debe priorizar su uso dado el costo.

 

Solo tres pesos cuesta al gobierno una dosis de la vacuna contra la poliomelitis, la que previene el VPH en mujeres alrededor de 450 pesos, un costo similar o aún mayor podría tener la que se aplicaría a los hombres.

 

“Tal vez en los próximos años pueda aplicarse esta vacuna a las mujeres dentro del Sistema Nacional de Vacunación, porque hoy es una de las más caras y se aplica a un grupo de niñas. Y por obvias razones la aplicación a los niños en este esquema se retrasará”, indica Cerón.

 

Mientras esa política llega, padres de familia con recursos disponibles, como el de Alejandro, intentan prevenir la cadena de contagio del VPH, virus muy frecuente que se estima se presenta en más de 70% de hombres y mujeres que han tenido vida sexual.

 

 



comentarios
0