aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Inadmisible, deterioro de México: Peña Nieto

Francisco Reséndiz| El Universal
Martes 22 de noviembre de 2011
Inadmisible, deterioro de Mxico: Pea Nieto

PROPUESTA. EL UNIVERSAL obtuvo un adelanto del libro “México, la gran esperanza. Un Estado Eficaz para una democracia de resultados”. (Foto: )

Un Estado disfuncional ha arrastrado a los mexicanos por una pendiente, al ser incapaz de crear las condiciones mínimas de seguridad, crecimiento económico, empleo digno, educación y una seguridad social de calidad, sostiene Enrique Peña Nieto, ex gobernador mexiquense y aspirante presidencial priísta, en su libro México, la gran esperanza

[email protected]

Enrique Peña Nieto califica de “inadmisible” que México se encuentre a la deriva, sumergido en la violencia y el deterioro económico, y advierte: “No acepto que en nuestro país, a pesar de las grandes fortalezas, capaces de sustentar un gran futuro para sus hijos, prive un clima de incertidumbre y de preocupación”.

Afirma que “en estos años”, un Estado disfuncional ha arrastrado a los mexicanos por una pendiente al ser incapaz de crear las condiciones mínimas de seguridad, crecimiento económico, empleo digno, educación y una seguridad social de calidad.

Asegura que “bajo la capa de preocupaciones, temores y tristezas que se le ha impuesto a México” en la última década, prevalece en el país una voluntad y un impulso de transformación. “Nuestra generación tiene como reto acabar con el miedo y renovar la esperanza”.

En su libro México, la gran esperanza. Un Estado Eficaz para una democracia de resultados, cuyo adelanto obtuvo EL UNIVERSAL, el aspirante presidencial priísta fija su visión de país y tres grandes metas nacionales: que los derechos de todos los mexicanos no sean sólo ideales plasmados en la Constitución, sino que en verdad sean disfrutados en la vida cotidiana. Que el país crezca conforme a su verdadero potencial económico y que México recupere su liderazgo como potencia emergente.

Peña Nieto expone en este libro una batería de propuestas en materia de derechos sociales, seguridad pública, reforma de Petróleos Mexicanos (Pemex), salud, seguridad social, educación, empleo, crecimiento económico y participación internacional.

No obstante, acepta: “Es evidente que ninguna de estas reformas y políticas públicas se podrán concretar si no tenemos recursos públicos suficientes. Cualquier propuesta, por pequeña o grande que sea, debe contar con el respaldo de la hacienda pública o, de lo contrario, se convierte en demagogia pura. Todos los derechos, tanto individuales como sociales, cuestan dinero”.

Insiste en una reforma fiscal integral y en la transformación de Pemex para que, manteniendo la propiedad estatal de la empresa, se le permita mayor flexibilidad para buscar asociaciones con inversionistas privados, lograr que la hacienda pública sea menos dependiente de ella, invertir parte de la renta petrolera en energías renovables para que sea el petróleo la fuente de financiamiento de la “inevitable transición energética que vivirán México y el mundo”.

Además, apuesta por pasar de una estrategia centrada exclusivamente en el combate al narcotráfico a un proyecto integral de seguridad y justicia enfocado en disminuir la violencia y a proteger a los ciudadanos, a fin de reducir de manera significativa los homicidios, los secuestros, las extorsiones y la trata de personas.

Subraya que, pese a la situación actual, “el país cuenta con la fuerza” para alcanzar un nuevo pacto social que construya un “Estado eficaz” que permita a los mexicanos gozar de la libertad para realizar su proyecto de vida sin que la violencia, el origen familiar, regional, de género o étnico sean barreras.

El priísta hace notar que en la última década México ha tenido el crecimiento económico más bajo de los últimos 80 años: 1.7% anual, por debajo del promedio de América Latina, que es de 3.4%, y del desempeño de países como China, India y Perú, con 10.5%, 7.8% y 5.7%.

“Este mediocre crecimiento está muy por debajo de nuestro potencial”, critica.

A lo largo de la obra —dividida en ocho capítulos—, Peña Nieto realiza un análisis de la situación actual del país, hace críticas a los gobiernos panistas, destaca los aciertos y errores de los priístas y plantea sus propuestas a fin de construir un “Estado eficaz”.

Sobre la inmovilidad del país, comenta: “En la última década, los gobiernos panistas se han dedicado a mirar al pasado en lugar de construir el futuro, lo que ha tenido como consecuencia que no logren alcanzar acuerdos mayoritarios para transformar a México”.

Considera que el “epicentro de un nuevo pacto social” debe ser un gran acuerdo entre la ciudadanía y sus diversas fuerzas económicas, sociales y políticas con los distintos niveles de gobierno, para hacer efectivos los derechos a través de una reforma hacendaria integral.

Los ocho capítulos del libro, resumidos por el propio Peña Nieto en la introducción de su obra, son: ¿Por qué tenemos un Estado ineficaz?; Lograr una democracia “de resultados”; Acelerar el crecimiento económico sustentable; Construir una sociedad del conocimiento; Un México sin pobreza; Seguridad pública efectiva y sistema de justicia eficiente; México, actor global y Que todos paguemos lo justo: reforma fiscal integral.

Sobre la primera de tres grandes metas, “que los derechos pasen del papel a la práctica”, Peña Nieto subraya que un Estado eficaz en nuestro país debe tener como objetivo claro garantizar todos los derechos reconocidos por la Constitución.

En materia de seguridad propone una nueva Estrategia Nacional para Reducir la Violencia, con cuatro principios: fortalecer la prevención del delito y la participación comunitaria para atender las causas de la delincuencia y no sólo las consecuencias.

Profesionalizar y mejorar la eficacia del sistema de justicia, en especial, lo penal; focalizar las acciones del gobierno para recuperar el control y reconstruir el tejido social de los municipios con mayor criminalidad y construir una verdadera política transexenal con respaldo presupuestal.

En salud, plantea un nuevo Sistema de Seguridad Social Universal, que garantice a toda la población un piso básico de protección social, que incluya atención médica de calidad, seguro de desempleo y de riesgos de trabajo y pensión para la vejez, y que sea financiado por impuestos generales y no por cuotas de los trabajadores.

En educación de calidad sugiere trabajar con maestros para hacer de los sistemas de evaluación un mecanismo transparente y separar los temas relacionados de la enseñanza de los temas sobre las condiciones laborales de los profesores.

Contempla una cruzada para que todas las escuelas ofrezcan jornadas escolares completas de ocho horas. Subraya que educación de calidad es un derecho que contempla que todos los niños, sin importar origen o residencia, asistan a una escuela, donde además de aprender matemáticas, español e historia puedan acceder a una computadora, aprendan inglés y hagan ejercicio.

En materia fiscal, el ex gobernador del Estado de México apuesta por una reforma hacendaria integral guiada por cinco principios.

Ampliar la base tributaria, reducir al máximo las exenciones y privilegios fiscales, simplificar el sistema fiscal, ejercer un gasto público eficaz y transparente, y redefinir las facultades tributarias entre los tres órdenes de gobierno.

En la segunda meta, “que el país crezca conforme a su verdadero potencial económico”, Peña Nieto afirma que la nación requiere de una alianza para el crecimiento que se concrete en ocho acciones: mantener la estabilidad macro económica como precondición para el crecimiento acelerado, profundizar la competencia económica para aumentar la oferta de productos y servicios de mejor calidad a menos costo e impulsar procesos de innovación, impulsar una reforma energética para dinamizar y aumentar la productividad y transparencia de Petróleos Mexicanos (Pemex), además de aumentar el nivel de crédito para financiar áreas estratégicas de desarrollo, crear más y mejor infraestructura para reducir los costos de transporte, reducir la economía informal para aumentar la calidad de los empleos, aumentar la productividad y la innovación, y diseñar una estrategia de comercio exterior para superar el reto que representa competir con naciones como China e India.

En la tercera meta nacional, “recuperar nuestro liderazgo como potencia emergente”, el aspirante presidencial del PRI afirma: “Necesitamos definir si queremos seguir siendo un observador de los cambios del mundo o si, por el contrario, con realismo y pragmatismo queremos incidir en ellos... Si continuamos por la ruta de un Estado disfuncional, difícilmente seremos tomados con seriedad en el mundo”.

Propone concretar siete acciones prioritarias: impulsar una mejor integración de América del Norte, fortalecer la cooperación con Centroamérica y el Caribe, recuperar la interlocución efectiva con América del Sur, consolidar al país como potencia cultural iberoamericana, consolidar una alianza con la región Asia-Pacífico, impulsar un multilateralismo efectivo y dinamizar la relación con la Unión Europea.



comentarios
0