aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




"El presidente no mintió a México"

Alonso Lujambio, titular de la SEP, aseguró que se debe continuar con el combate al crimen y la reconstrucción de las instituciones de seguridad

CONMEMORACIÓN. El presidente Felipe Calderón Hinojosa, acompañado de su gabinete y decenas de alumnos y maestros, encabezó la ceremonia del 201 aniversario del inicio de la Independencia de México en la glorieta del Ángel. (Foto: ALMA RODRÍGUEZ EL UNIVERSAL )

Sábado 17 de septiembre de 2011 Jorge Ramos y Francisco Reséndiz | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública, dijo que el gobierno federal tenía que combatir al crimen organizado y reconstruir las instituciones de seguridad en el país.

“Hacer las dos cosas, hay que seguirlas haciendo, pues la patria reclama definición y compromiso de todos”, dijo.

Explicó que el país requiere dos grandes virajes: “Uno, es perfeccionar sin dilación las instituciones para que prevalezca el orden jurídico y que la democracia sea más sensible y representativa de los ciudadanos, quienes deben tener más poder”.

Aseguró que el presidente Felipe Calderón no le mintió a los mexicanos cuando argumentó la necesidad de iniciar una lucha contra el crimen, como tampoco actuó con la mira fija en los ciclos electorales.

“El Presidente no le mintió al país cuando advirtió la necesidad de dar esta lucha; por el contrario, ha hablado con la verdad, ha abierto las puertas de su gobierno a la exposición de lecturas diferentes de la realidad, ha escuchado y debatido de buena fe y de cara a la nación”, afirmó al referirse a quienes “atacan violenta y cruelmente” la convivencia entre los mexicanos.

Lujambio fue el orador principal en la ceremonia del 201 aniversario de la Independencia de México, que encabezó Calderón acompañado de su gabinete y de los presidentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva; de la Cámara de Diputados, Emilio Chuayffet, y del Senado, José González Morfín.

Pronunció sus palabras con cargado énfasis y dando azotes casi todo el tiempo en el atril. Chuayffet se mostró con la mandíbula apretada cuando Lujambio desgranó las bondades de la reforma política propuesta por Calderón y para lo cual reconoció al Senado y al mandatario.

Aseguró que el presidente Calderón “ha actuado respondiendo a las necesidades de fondo y no a las de los ciclos electorales. No veamos sólo la coyuntura, veamos hoy en perspectiva nuestro papel en la historia, no detengamos nunca este esfuerzo por la convivencia en la ley entre los mexicanos, porque es el más civilizador de todos los esfuerzos, el más necesario”.

El presidente, como jefe del Estado mexicano “tenía que hacer dos cosas y las hizo: implementar desde el inicio de su gobierno, sin dilación, una estrategia contundente para proteger la seguridad de los mexicanos y por otro lado, apuntalar con los otros poderes y otros órdenes de gobierno los instrumentos y las instituciones del Estado para dar esa lucha”.

Lujambio dijo que “había que hacer las dos cosas. Hay que seguirlas haciendo. Y este es un proceso en el que estamos todos, los tres niveles de gobierno, los tres poderes, la nación entera, todos los mexicanos demos en este momento histórico, todo por México”.

El secretario demandó que nadie aproveche la coyuntura para socavar la fuerza del Estado: “Nadie debe aprovechar la coyuntura para intentar socavar el ánimo social y la fuerza del Estado. Por el contrario, es nuestra obligación, hoy como mexicanos, generar la fuerza, la confianza y determinación para enfrentar los retos del presente como hicieron los padres de la patria.

“Hoy la patria nos demanda darlo todo por México (...) Darlo todo por México significa dejar atrás la mezquindad de quien cree que tiene toda la razón y es dueño de la verdad; darlo todo por México significa dejar atrás la intolerancia hacia lo diferente sin renunciar a nuestros principios; darlo todo por México significa reconocer que cada creencia, cada grupo social, cada partido político, tiene algo que aportar a la construcción colectiva del futuro. Significa estar dispuesto a alcanzar acuerdos en los que no se gana todo ni se pierde todo; darlo todo por México significa que cada uno, cada hombre, cada mujer, cada joven, cada adulto, ponga su parte en la construcción de México que anhelamos”.

El niño Érick Iván Chávez Enríquez, premiado por su trabajo de expresión literaria sobre los símbolos patrios, dijo en su alocución que “a pesar de todo por lo que ha pasado, mi México sigue en pie y no pierde la esperanza en que todavía hay muchas manos luchando por su libertad”.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD