aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Estalla explosivo en Campus del Tec

La PGJEM informó que el artefacto iba dirigido a un catedrático del plantel ubicado en Atizapán de Zaragoza. Un alumno inconforme podría estar implicado, según las investigaciones
Estalla explosivo en Campus del Tec

REVISIÓN. Expertos en explosivos de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Procuraduría mexiquense y de la Agencia de Seguridad Estatal acordonaron la zona donde estalló el artefacto. (Foto: JUAN BOITES EL UNIVERSAL )

Martes 09 de agosto de 2011 Rebeca Jiménez JacintoCorresponsal | El Universal
Comenta la Nota

[email protected]

ATIZAPÁN DE ZARAGOZA, Méx.— La Procuraduría General de Justicia del Estado de México investiga como uno de los móviles de la explosión de un artefacto de fabricación casera registrada ayer en el Tec de Monterrey, la inconformidad de algún alumno con su calificación.

El procurador Alfredo Castillo informó que el paquete explosivo lo encontró un jardinero, quien lo entregó a personal de seguridad y estos lo condujeron a las oficinas de los profesores.

El artefacto explotó en las manos del maestro Alejandro Aceves López, de 41 años, y el impacto alcanzó al académico Armando Herrera Corral, de 49, ambos del área de postgrado de ingeniería, quienes tienen más de 12 años de impartir clases en el Tec de Monterrey, confirmó el director Pedro Grasa.

El profesor Alejandro Aceves resultó con lesiones en pecho y abdomen, en tanto que Armando Herrera tiene heridas en las piernas, sin embargo ambos salieron caminando del plantel y estaban conscientes al momento de subir a la ambulancia y llegar al hospital Satélite en Naucalpan.

Al cierre de esta edición permanecía hospitalizado el profesor Alejandro Aceves.

Extraoficialmente esta línea de investigación apunta hacia la presunta expulsión de alumnos por actos de indisciplina y bajas calificaciones, revelaron fuentes policiales, versión que fue desmentido por voceros del Tec de Monterrey, campus Estado de México.

El paquete explosivo presuntamente fue dejado sobre el Boulevard Cuautitlán, frente a la caseta “F” de acceso peatonal, donde un jardinero del Tec lo encontró, motivo por el cual fue detenido en calidad de testigo.

El director Grasa Solera dijo que el paquete se recibió en la oficina de correspondencia y de ahí se hizo llegar al profesor Aceves.

El explosivo estaba dentro de una caja de cartón, envuelto en papel celofán y fue construido con un tubo de albañal, reportaron policías locales. El procurador del estado indicó que se trata de un artefacto de fabricación casera.

La detonación puso en alerta a las corporaciones de seguridad pública del Estado de México e incluso federales, indicó el gobernador Enrique Peña Nieto, quien al igual que los directivos del Tec de Monterrey calificaron esta explosión como “un hecho aislado”.

El director del campus llamó a la comunidad universitaria a estar tranquila pues las medidas de seguridad se incrementaron en esta universidad.

“Esperaría que fuera un acto aislado”, dijo Grasa Soler en entrevista con EL UNIVERSAL. Y pidió a los padres de familia “confianza en la institución”, puesto que, aun con las medidas que se han realizado con el programa Comunidad Segura, se reforzarán para proteger la integridad de siete mil 500 personas que asisten a diario a este plantel.

Tras la explosión, alrededor de las 10:00 horas, y después de las primeras valoraciones, se suspendieron las actividades “para realizar un peinado por todo el plantel a fin de descartar la presencia de otro artefacto. Será hasta mañana cuando las actividades se reanuden”, señaló el director general.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer que abrió una queja de oficio por el caso, y personal del organismo ofreció atención a las víctimas y sus familiares.

En coordinación con la comisión estatal de derechos humanos dará seguimiento a las acciones emprendidas por las autoridades para el esclarecimiento de los hechos, señaló.

Rafael López Castañares, secretario general de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), lamentó el hecho y aseguró que las instituciones ya cuentan con un manual de seguridad para evitar este tipo de situaciones.

“Es una cuestión que no va, porque en el interior de las clases sólo debe de existir la pluralidad, la apertura, la libertad de expresión y que ocurran ese tipo de situaciones, yo las ligaría con algún desequilibrio totalmente ajeno a lo que son las causas universitarias”, explicó. (Con información de Nurit Martínez y Lilia Saúl Rodríguez)



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD