aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Regalé el Jeep rojo a los Fox, a petición de Marta"

Alberto Aguirre| El Universal
Martes 02 de octubre de 2007
“La señora Marta me solicitó la compra de un vehículo tipo Jeep que quería ‘regalar’ al presidente Fox, con motivo de su Informe”, reveló a EL UNIVERSAL Luis Miguel Moreno Vélez, dueño de MM Consultores

[email protected]

En vísperas del segundo Informe de Gobierno, Marta Sahagún quería darle el “regalo perfecto” al presidente Vicente Fox Quesada: un Jeep Wrangler X, igualito al que usaba George W. Bush para recorrer su rancho —Crawford— en Texas.

La oportunidad era inmejorable y la entonces primera dama contó con un aliado generoso: un empresario mexiquense que buscaba convertirse en proveedor de la fundación Vamos México. Y así, el potente todoterreno en el que se ha dejado retratar Fox desde hace tres años llegó a Los Pinos, primero, y después al rancho San Cristóbal.

“La señora Marta me solicitó la compra de un vehículo tipo Jeep que quería ‘regalar’ al presidente Fox, con motivo de su Informe”, reveló a EL UNIVERSAL Luis Miguel Moreno Vélez.

Dueño de MM, un despacho que ofrece servicios de consultoría a entidades públicas y privadas, el empresario está cien por ciento seguro de que el vehículo aparecido en periódicos y revistas es el mismo que compró en 250 mil pesos.

Pero de esa unidad, dotada de una transmisión manual 4 x 4, faros de niebla en el roll bar y un bidón de 5 galones en el costado del pasajero, no hay registro en las declaraciones patrimoniales presentadas por el ex presidente ante la Secretaría de la Función Pública o en las listas de regalos que recibió en el sexenio.

Fox la utiliza con frecuencia para transportarse a la comunidad de Nuevo Jesús María, a seis kilómetros de su casa, en San Cristóbal, donde está el rancho La Estancia.

La Granja, como los lugareños conocen al conjunto habitacional donde Fox y Sahagún despachan diariamente, cuenta con un estacionamiento techado en el que caben 15 vehículos, consignó la revista Quién!

Además del Jeep X, allí puede verse una SUV color arena, Hummer H3, en la que se transporta Rodrigo Fox de la Concha, de acuerdo con vecinos de la zona; un Jaguar blanco S-Type, utilizado por la señora Sahagún Jiménez, y una Nissan X-Trail color gris, placas GKM-6307, en la que se transporta el teniente coronel, jefe de la seguridad personal de la ex pareja presidencial.

Ninguna de esas unidades fue registrada como propia en la última declaración patrimonial entregada por el ex mandatario a la Función Pública.

De acuerdo con vecinos de San Cristóbal, son utilizadas dos camionetas Chrysler Blazer para mensajería y vigilancia, mientras que los vehículos utilitarios de las empresas familiares son los únicos empleados para cubrir el trayecto del antiguo casco de la hacienda a la vivienda del matrimonio Fox-Sahagún.

Un cuadro totalmente distinto al que presentaba la familia del Presidente de la República en el año 2000.

Cuando inició su sexenio, sólo tenía una camioneta Dodge RAM, que tripulaba su hijo Vicente, y una motocicleta Honda, tipo cross. De acuerdo con sus declaraciones patrimoniales, en el año 2000 el Presidente compró un automóvil Volskwagen Jetta para que lo usara su hija mayor, Ana Cristina, entonces de 22 años.

En la declaración del 2003, el Jetta fue reportado como robado y la moto Honda, vendida en 10 mil pesos.

Luis Miguel Moreno Vélez relató que la madrugada del 1 de septiembre del 2002, junto con un ayudante, llevó el Jeep rojo a Los Pinos. La esposa del presidente y Rodrigo, el menor de los cuatro hijos del matrimonio Fox-De la Concha, fueron los encargados de darle la sorpresa.

El empresario se había acercado a la señora Sahagún a través del empresario Gustavo Bustamante para proponerle la realización de sorteos, con los que podría obtener recursos para la fundación Vamos México.

A finales del 2001 logró un contrato para que su empresa, Pialpa, comercializara 5 millones de boletos tipo “raspadito” y mientras el negocio avanzaba, dijo, las demandas de la señora Sahagún crecían, pero aceptó cumplirlas, con la esperanza de acceder a grandes negocios con el gobierno foxista.

Antes de hacer el pago de la unidad, Moreno Vélez consultó en Los Pinos si deseaban que se facturara a nombre de Vicente Fox; le dijeron que no y lo instruyeron para que quedara a nombre de Gonzalo Bustamante.



comentarios
0