aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México empuja a 5 millones de jóvenes a la delincuencia

Redacción| El Universal
Domingo 10 de junio de 2007
Ven en crimen una oferta más redituable que en el empleo formal

Casi una cuarta parte de los 27 millones de jóvenes del país no estudian ni trabajan. Cinco millones tienen pocas oportunidades de entrar a la Población Económicamente Activa, por lo que ser delincuente es más redituable que obtener un empleo y, si los atrapan, el sistema penal los induce más al crimen sin readaptarlos.

Es el caso de Edwin, que a sus 21 años ha entrado dos veces al tutelar de menores y una a la cárcel, acusado de robo. Fue tratado como esclavo por los reos y sólo encontró en la calle, en la pandilla, la familia que nunca tuvo.

No es el único. Están también El Memo, que roba autos por 3 mil pesos cada uno, o Manuel y Ricardo quienes, siendo pareja, se prostituyen porque de esa forman cuadruplican los ingresos que tenían cuando trabajaban para una empresa telefónica que les ofrecía un sueldo de hambre.

La mayor parte de los reclusos del país son menores de 30 años, jóvenes encerrados en cárceles o consejos tutelares donde se "gradúan" en criminalidad en lugar de readaptarse a la sociedad.

Cerca de 70% de adolescentes y muchachos mayores de edad están en prisión por robo; la mitad de ellos hurtó objetos con un valor menor a los 6 mil pesos y una cuarta parte arrebató cosas que no valían ni mil.

De los consignados, 70% son "novatos" en las cárceles, los más maltratados por los reincidentes.

Su readaptación es impensable en prisiones saturadas hasta en 300%. Son simples "cajas de humanos", detalla el investigador y maestro en Políticas Públicas, Guillermo Zepeda Lecuona.

La delincuencia tiene en la juventud sin ocupación un enorme campo fértil. Los coopta por todo el país, desde la colonia San Simón, en el DF, hasta en los barrios más recios de Mexicali, donde existen 122 pandillas de delincuentes juveniles, que cometen 70% de los ilícitos de la ciudad.

¿Apelar al rescate gubernamental? Impensable. Las política hacia la juventud, desde la mitad del siglo pasado, sólo ha usado como "carne de cañón" a los jóvenes; porros al servicio de los partidos políticos.

Por su parte, las empresas privadas no ofrecen incentivos atractivos para incorporar a los jóvenes al campo de trabajo. Sueldos magros, sin prestaciones, es lo más que les ofrecen.

En todos los países de la región existen salidas. Esfuerzos individuales o de pequeñas organizaciones que por medio de oficios, deporte y arte sacan a los jóvenes del círculo de violencia o previenen que ingresen a él. Pero el gobierno mexicano, al igual que otros en la región, se concentran sólo en estrategias policiacas, las cuales siguen fracasando no sólo en este país, sino en todo el mundo.



comentarios
0