aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




"Ineficaz", esquema de apoyo a ciencia

Jorge Ramos Pérez| El Universal
Jueves 02 de enero de 2014

DEFENSA. El director general del Conacyt, Enrique Cabrero, asegura que el análisis del Coneval es correcto. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

En una evaluación realizada por expertos del Centro de Investigación y Docencia Económicas, se menciona que los criterios mediante los cuales se fijan las metas de los científicos "no son explícitos"

[email protected]

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo (Coneval) puso en duda la eficacia del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), uno de los programas estrella para apoyar a los científicos, pues sospecha que define “metas laxas” para alcanzarlas exitosamente. Incluso no es posible medir el impacto positivo del programa para el país.

Enrique Cabrero, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), admite que la evaluación del Coneval es correcta, por ello anuncia que el SNI es sujeto de revisión y será modificado. “No hay indicadores que permitan a la sociedad saber cuál es el impacto de la ciencia y la tecnología”, añade.

El astrónomo José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), plantea que los estímulos recibidos por los investigadores vía el SNI se integren directo al salario.

Cabrero rechaza la propuesta de Franco, pero reconoce que debe establecerse un esquema que facilite la jubilación digna de los investigadores, aunque eso “es costoso”.

Estamos en otro México

El SNI “ha sido una institución importante pero sí creo que ahora la realidad impone volver a visitar el SNI, estamos en otro México y necesitamos revisarlo al cumplir este año tres décadas de existencia. Tenemos que hacer una revisión”, dice el director del Conacyt.

René Drucker, ex presidente de la AMC y actual secretario de Ciencia del Gobierno del Distrito Federal, coincide en la necesidad de someter a cambios al SNI.

Este sistema cumple tres décadas el próximo año. Fue creado en 1984 para detener la “fuga de cerebros” originada por la crisis económica que redujo drásticamente los salarios de los científicos en el país. Hoy cuenta con 19 mil 747 miembros en varios niveles.

En el SNI existen cinco niveles de investigador en los que los estímulos van desde 5 mil 906 pesos mensuales (tres salarios mínimos) hasta 27 mil 561 pesos (14 salarios mínimos vigentes).

El presupuesto anual del SIN se incrementó de 2 mil 349 millones de pesos en 2008 a 2 mil 802 millones de pesos en 2012.

En la revisión del Coneval, los expertos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), instancia responsable de la evaluación, detectó que la población científica que potencialmente recibe los estímulos “está definida de forma errónea”.

Es decir, asienta, “la población potencial está cuantificando a personas que realmente no constituyen la población que pudiera ser beneficiaria de los servicios del programa, pues no todas las personas ocupadas en temas relacionados con la ciencia y la tecnología constituyen la población que potencialmente pudiera beneficiarse”.

Además, el indicador relativo al porcentaje de investigadores evaluados con respecto a la población potencial “es cuestionable. No pueden ser valorados debido a que los criterios mediante los cuales se fijan sus metas no son explícitos. Es decir, no se puede determinar si el resultado de los indicadores es producto de un buen desempeño del programa o de la definición de metas laxas para cada uno”.

Cabrero anticipa, en entrevista con EL UNIVERSAL, que el Conacyt alista un ajuste al Sistema Nacional de Investigadores, no sólo para sus indicadores, sino toda su reglamentación para poder evaluar bien a los científicos.



comentarios
0