aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diputados repiten ausencias, pero no hay castigos

Daniela Guazo, Saúl Hérnandez y Lilia Saúl| El Universal
04:20Aunque su obligación es acudir | Lunes 02 de febrero de 2015

BRILLAN POR SU AUSENCIA. Aunque su obligación es acudir a todas las sesiones, los legisladores se distinguen en su mayoría por ausentarse de su trabajo. (Foto: ARCHIVO. EL UNIVERSAL )

De los 500 diputados federales en la actual Legislatura, sólo seis cumplieron con su obligación de acudir a todas las 170 sesiones de trabajo en los últimos dos años y medio

[email protected] 

De los 500 diputados federales que integran la actual 62 Legislatura, sólo seis cumplieron con su obligación de acudir a las 170 sesiones de trabajo que marcó el Congreso en los últimos dos años y medio.

Los demás legisladores tuvieron desde una hasta 74 faltas, ya fueran justificadas, injustificadas o mediante permisos otorgados con antelación por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados sin mediar explicación pública.

Esto pese a tener la responsabilidad de analizar, discutir y votar reformas de suma importancia para el país —y a la vez controvertidas— como lo fueron la educativa, la energética, la hacendaria o la de telecomunicaciones.

En dos años y medio —del 1 de septiembre de 2012 al 13 de noviembre de 2014— los diputados federales sólo tenían que haberse presentado en 170 ocasiones, sumando periodos ordinarios y extraordinarios, lo que equivale aproximadamente a cinco meses. Sin embargo, un análisis hecho por la Unidad de Periodismo de Datos de EL UNIVERSAL revela que apenas el 1% cumplió con este deber.

En promedio se registraron 17 faltas por legislador. Los tres partidos de izquierda (Partido de la Revolución Democrática, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano) cuentan con los integrantes más faltistas. Sus legisladores no se presentaron a trabajar hasta en 25 ocasiones.

Los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Nueva Alianza (Panal) promedian 17 inasistencias, en tanto que los integrantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) se ausentaron entre 13 y 14 ocasiones.

La experta en el análisis del Congreso de la Unión, María del Carmen Nava Polina, explicó que los diputados de oposición han sido “los grandes ausentes, un nulo contrapeso para los partidos que son mayoría (en la Cámara)”.

“Ausentarse sí tiene un costo (para los ciudadanos). No rinden cuentas y nos encantaría que tuvieran sanciones. ¿Qué hicieron en las ausencias? ¡¿Cómo vamos a perseguir a 500 sujetos?! Es algo muy delicado”, señaló la también directora de Visión Legislativa A.C.

Pese a que hay diputados que faltaron a 4 de cada 10 sesiones, la penalización hasta hoy no supera los 600 mil pesos, de acuerdo con información de la misma Cámara. En otras palabras, los legisladores siguen percibiendo sin falta su ingreso mensual de 148 mil 468 pesos (que incluye su dieta neta más apoyos de asistencia legislativa y atención ciudadana).

Permisos ‘fast track’

A diferencia del ciudadano común que debe justificar sus faltas en el trabajo incluso con una constancia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los diputados federales gozan de privilegios, pues les permiten ausentarse tan sólo con el poder de su firma.

Los permisos son otorgados por los integrantes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, instancia que autoriza las ausencias de cualquier diputado que así lo solicite, sin informar o dar a conocer los motivos por los cuales fueron concedidos estos “permisos”.

Estas faltas que están registradas como “PM” (Permiso de la Mesa Directiva) permiten a los legisladores ausentarse de las sesiones sin que se les descuente el día. Sólo basta tener el visto bueno de su coordinador parlamentario para que la Mesa Directiva avale su ausencia de la Cámara. La regla comenzó a funcionar desde la Legislatura pasada.

De cada 10 faltas, en siete los legisladores recurrieron a estos permisos para no llegar a las sesiones de la Cámara.

A 73 diputados, la Mesa Directiva les autorizó más de 20 faltas sin que tuvieran que entregar justificante alguno. Es decir, faltaron más de un mes a San Lázaro sin sufrir penalización alguna. Los nombres completos pueden consultarse en el sitio online de Periodismo de Datos.

El máximo órgano interno de la Cámara que permite las ausencias está integrado por 12 legisladores. Actualmente lo preside el perredista Silvano Aureoles y sus antecesores fueron los panistas Ricardo Anaya, José González Morfín y el priísta Francisco Arroyo Vieyra.

Para conocer el mecanismo de cómo operan estos permisos, la sesión extraordinaria del 8 de julio de 2014 es un ejemplo de ello. Ese día la Cámara de Diputados sesionó para discutir y aprobar las leyes secundarias de la reforma en Telecomunicaciones. Pese a la importancia de la sesión, la Mesa Directiva permitió que 26 legisladores se dieran el lujo de faltar. El mismo día también jugaron las selecciones de Brasil y Alemania en la semifinal de la Copa Mundial.

De los 26 legisladores faltistas, 10 pertenecen a un partido de izquierda, principales detractores de la reforma a la que bautizaron como “Ley Televisa-Peña”. Aunque algunos no estuvieron presentes al momento de votar la ley, dos días después se dieron a la tarea de recabar firmas para impugnarla.

Los faltistas y las excepciones

Hay diputados que en cualquier trabajo ya hubieran sido despedidos, pues estuvieron ausentes en más de la tercera parte de las 170 sesiones que hasta el momento ha tenido la actual Legislatura.

En el top 10 de los parlamentarios con más inasistencias figura un panista, dos del PT, tres priístas y cuatro perredistas. La diputada Karen Quiroga Anguiano, del partido del Sol Azteca, se llevó el primer lugar al faltar en 74 ocasiones, casi la mitad de las sesiones del Congreso.

La Constitución es la norma que obliga a diputados y senadores a no ser faltistas, pues de lo contrario, serán acreedores a quitarles su dieta correspondiente. “Los diputados y senadores que no concurran a una sesión, sin causa justificada o sin permiso de la cámara respectiva, no tendrán derecho a la dieta correspondiente al día en que falten”, detalla el artículo 64. 

En contraste, hay un “cuadro de honor” de los diputados que sí cumplieron con su obligación de asistir a todas las sesiones. Ellos son: Xavier Azuara Zúñiga (PAN), José González Morfín (PAN), Yatziri Mendoza Jiménez (PAN), Felipe Arturo Camarena García (PVEM), Brenda María Izontli Alvarado Sánchez (PRI) y Marco Antonio Calzada Arroyo (PRI).

La base de datos utilizada se construyó con base en información obtenida del portal oficial de la Cámara de Diputados.

Sin titularse ganan 150 mil

Algunos legisladores federales tampoco destacan por tener un alto grado académico. Aunque no es solicitado por obligación para concursar por este cargo de elección popular, del análisis de los datos se encontró que 50% de los legisladores sólo cuenta con una licenciatura.

Datos del Observatorio Laboral Mexicano correspondientes al tercer trimestre de 2014 muestran que un profesionista gana en promedio ocho mil pesos mensuales.

En contraste con esta realidad, hay 28 diputados federales que sin terminar la licenciatura perciben un ingreso de casi 150 mil pesos al mes.

Lo mismo ganan cuatro legisladores federales que sólo cuentan con educación de nivel básica, 15 que tienen educación media superior y cuatro diputados más que estudiaron una carrera comercial.

Además existen 38 diputados federales en esta legislatura que no presentan la información sobre su nivel académico.

Ayer inició el periodo ordinario de sesiones y con ello la Mesa Directiva podría analizar nuevos permisos.


jram



comentarios
0