aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Faltan estadísticas para dimensionar situación de dreamers

Catalina Lara| El Universal
18:23Martes 02 de diciembre de 2014

“Con esta frontera militarizada realmente estamos hablando de una jaula de oro para todos, no solamente para los migrantes, estamos hablando de que la información y el conocimiento entre las dos culturas tampoco puede cruzar, realmente es grave la situación”, comentó Jill Anderson, autora de Los otros dreamers. (Foto: Catalina Lara )

La falta de información sobre la realidad que viven los migrantes y deportados, así como la poca sensibilidad con que los mexicanos reciben a quienes regresan al país también fueron temas destacados en el conversatorio

[email protected] 

La deportación, los casos de migrantes que voluntariamente decidieron regresar a su país, la binacionalidad de jóvenes mexicanos crecidos en Estados Unidos, así como la falta de atención por parte del Estado para asegurarse del bienestar de los ciudadanos que cruzaron la frontera y la poca sensibilidad con que los mismos son tratados al llegar de nuevo a su país de origen, fueron algunas de las ideas puestas a discusión durante la mesa redonda Dreamers aquí, dreamers allá.


A propósito de la publicación de libros como Dreamers, de la periodista Eileen Truax, y Los otros dreamers, de la activista e investigadora Jill Anderson, el Instituto Mora organizó esta mesa de conversación en la que también se hizo mención a la falta de estadísticas y bases de datos que ayuden a dimensionar el fenómeno migratorio y los problemas que afectan a los jóvenes que deciden buscar mejores oportunidades en Estados Unidos.


A pesar de la existencia de algunos datos generados por entes como organizaciones de la sociedad civil, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) o la Secretaría de Gobernación (Segob), “cuando uno intenta buscar documentos, libros, cifras que hablen de la juventud migrante, no hay esos estudios que hablen realmente de la dimensión del fenómeno y eso pone muy difícil el trabajo de quienes hacemos incidencia”, expresó Brisa Ceccon, representante de la organización Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo A.C., quien enfatizó en la importancia de estadística que permita crear políticas públicas en materia de protección a migrantes.


Según la doctora Leticia Calderón Chelius, académica del Instituto Mora y estudiosa de temas migratorios, “se habla que desde hace un par de años estamos enfrentado un retorno de casi dos millones de personas al país, ciudadanos que se fueron o que regresan con hijos y las vicisitudes de entrar en una vorágine burocrática que es increíble que fueran a estar pasando y que, por tanto, impida una integración cabal, un retorno, hace mayor la crisis y el dolor de dejar el lugar donde se estaba”.


Al respecto, los asistentes a esta mesa redonda, que también contó con la presencia de las autoras de los libros mencionados y de Nin Solís, fotógrafa de Los otros dreamers, refirieron que a pesar de la falta de cifras que cuantifiquen el fenómeno, éste sería más fácil de comprender a través de las historias que los jóvenes migrantes, deportados o retornados por voluntad propia, pudieran contar, lo cual constituye las publicaciones citadas.


Por su parte, la periodista Eileen Truax, comentó que las cifras llegan a ser muy abstractas, pero vale con que una de las personas representadas en números cuente su historia para imaginarse cómo viven los jóvenes que luchan por oportunidades para estudiar en el país donde residen aunque no hayan nacido ahí.


Otras ideas puestas sobre la mesa fueron la falta de información sobre la realidad que viven los migrantes y deportados, así como la poca sensibilidad con que los mexicanos reciben a quienes regresan al país, lo cual, además de trámites burocráticos que les impiden vivir de manera digna, provoca discriminación por parte de familiares y otras personas de la comunidad.

“Con esta frontera militarizada realmente estamos hablando de una jaula de oro para todos, no solamente para los migrantes, estamos hablando de que la información y el conocimiento entre las dos culturas tampoco puede cruzar, realmente es grave la situación”, comentó Jill Anderson, quien también agregó que libros como el suyo y el de Truax “tratan de romper la barrera de información, conocimiento y relación” entre ambas naciones. 



comentarios
0


 

PUBLICIDAD