aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Busca Sedena generar “electricidad verde”

Noé Cruz Serrano| El Universal
00:10Martes 26 de febrero de 2013
La regin del Istmo de Tehuantepec es considerada rica en recursos elicos

VIENTOS. La región del Istmo de Tehuantepec es considerada rica en recursos eólicos. (Foto: ALBERTO LÓPEZ EL UNIVERSAL )

Sitios Relacionados:

Presenta plan de construcción de un parque eólico en Oaxaca para surtir a sus instalaciones

[email protected]

LA FUERZA DEL VIENTO

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) producirá su propia energía eléctrica con la construcción de un parque eólico con cinco aerogeneradores en la Base Aérea Militar 2 ubicada en Ciudad Ixtepec, Oaxaca.

Con el proyecto, cuyo costo asciende a 512.5 millones de pesos, la dependencia castrense busca dejar de comprar paulatinamente energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por considerar caro el servicio por las constantes fluctuaciones de las tarifas y, de paso, sumar todas las operaciones de sus unidades, dependencias e instalaciones a la tendencia ambientalista "verde" que prevalece en el mundo.

La Dirección General de Administración de la Sedena puso a consideración de la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda (SHCP) el detalle de la obra de infraestructura el pasado 25 de noviembre, mediante la cual se podría generar una producción neta media anual de 44 millones 624 mil kilowatts-hora (kwh), "que corresponden aproximadamente al 29.05% del consumo anual de esta Secretaría de Estado".

Entre las instalaciones de la dependencia que paulatinamente recibirán la energía eléctrica generada en el parque eólico se encuentran colegios y escuelas militares, así como las fábricas en donde se producen 2.5 millones de artículos entre vestuario, equipos inmobiliarios y calzado, 181 millones de municiones orgánicas, 347 mil armas orgánicas y 2.4 millones de granadas, entre otras, según el Informe de Rendición de Cuentas de la Administración Pública Federal 2006-2012 de la institución.

Esa energía eléctrica servirá también para operar los 17 mil 129 equipos de cómputo que tiene, para darles mantenimiento a 18 mil 513 vehículos y 443 aeronaves, así como para abastecer campos militares, bases aéreas y, en general, instalaciones que tiene distribuidas a lo largo y ancho del territorio nacional.

La interconexión de la energía eléctrica que se genere en el parque eólico a las líneas de transmisión de CFE, en la subestación Ixtepec, se realizará mediante un convenio de colaboración con la empresa Macquarie Infraestructura para transportar el fluido eléctrico a los puntos de consumo de las unidades, dependencias e instalaciones que Sedena elija (los cuales no son ubicados ni mencionados por razones de seguridad nacional).

Con el proyecto, que será coordinado por el director general de Administración de Sedena, Moisés García Ochoa, la dependencia castrense busca "contar con una fuente de generación y de autoabastecimiento de energía eléctrica que satisfaga las necesidades de este insumo hacia el interior de la Secretaría y reducir el gasto corriente en este rubro".

El documento, que es analizado por las autoridades hacendarias y al cual tuvo acceso EL UNIVERSAL, explica que Sedena dispone de un presupuesto anual autorizado para satisfacer la demanda en el abastecimiento de energía eléctrica, el cual no es fijo y mes a mes se ve modificado de conformidad con los consumos generados.

Durante los ejercicios 2010, 2011 y hasta julio del 2012, las variaciones en la demanda de energía por parte de las instalaciones militares fueron significativas, pues llegaron a oscilar de 595.1 millones de kwh en julio del 2011 (como mínimo) a 24.3 millones en marzo del 2010 (como máximo), aunque su promedio anual de consumo en esos tres años es de 12.9 millones de kwh.

A ello se suma el hecho de que a esta dependencia le son aplicadas 18 tarifas diferentes, las cuales se asignan según los hábitos mostrados y los horarios en los que se tiene una mayor demanda, lo que representa un problema, pues se ve obligada a desarrollar actividades de forma nocturna, cuando por su propia naturaleza debe brindar su apoyo a las operaciones de seguridad nacional en todo momento, sin importar horario.

Aunque la Direción General de Administración de Sedena reservó el monto de recursos empleados para pagar la energía eléctrica, reconoce que por las constantes variaciones en las tarifas ha tenido que "realizar adecuaciones presupuestales a efecto de subsanar estas variaciones", desviando recursos de rubros considerados prioritarios como el soporte a las operaciones tácticas, de adiestramiento y de labor social al pago de energía eléctrica.

Por ello, la Secretaría de la Defensa Nacional decidió construir el "Parque Eólico Sedena" en sus instalaciones de la Base Aérea Militar 2 en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, en donde, de acuerdo con la información documental y estadística proporcionada por la Comisión Federal de Electricidad, y con base en comparaciones referenciales provenientes de las mediciones efectuadas por las Estaciones Meteorológicas Militares ubicadas en diversos campos militares, permiten considerar que las características del terreno y del viento proveen de las mejores condiciones para el desarrollo del proyecto.

Dicho parque contará con una capacidad nominal aproximada de 15 megawatts (MW), además de las obras e instalaciones necesarias para su administración, operación, control y mantenimiento requeridos.

El proyecto comprende la ingeniería básica y de detalle, el suministro e instalación de equipos permanentes y los materiales necesarios para su instalación; incluye costos por mano de obra, refacciones y arrendamiento de las herramientas especiales necesarias para los trabajos a realizar; considera también todas las pruebas de puesta en marcha, los fletes, seguros, aranceles, manejo aduanal y la capacitación técnica y de seguridad industrial para los operadores.

Paralelamente, contempla la tramitación necesaria de los permisos de generación y los contratos de interconexión y distribución, así como los requeridos para asegurar los derechos de vía y pagos de servidumbre con los dueños de los predios afectados y otros trámites, como la elaboración de los estudios ambientales requeridos para el proyecto.

Sedena decidió desarrollar la energía eólica porque representa la energía más barata, con un menor riesgo de inversión. "Puede conocerse con anticipación el potencial y características del viento, además de que conlleva un impacto ambiental bajo y en general su presupuestación se basa en datos estadísticos y comerciales claros", argumenta.

Detalla que si bien dispone de unidades, dependencias e instalaciones dispersas por todo el territorio nacional es evidente que el desarrollo de campos eólicos en el estado de Oaxaca ha ido en incremento durante la última década, ya que tan sólo en el 2012 ha tenido un incremento del 44%, según la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico de esa entidad.

"Los mapas eólicos de Oaxaca muestran muchas áreas que se estima cuentan con recursos eólicos considerados de buenos a excelentes", añade.

Cita que las mejores áreas de recurso eólico en esa entidad federativa se concentran en su región sureste, principalmente en la parte sur del Istmo de Tehuantepec.

La región con viento del Istmo se extiende desde la costa norte aproximadamente 60 kilómetros y aproximadamente de 60 a 80 kilómetros de este a oeste.

En la región del Istmo los recursos eólico son excelentes, particularmente las cordilleras localizadas al noroeste y suroeste de Ixtepec y al oeste de Salina Cruz, de ahí que la Secretaría de la Defensa haya decidido emplear esta tecnología para generar su electricidad.

El costo total del proyecto es por un monto de 512.4 millones de pesos. Dicho monto incluye la adquisición de cinco aerogeneradores de tres MW, e infraestructura para el control y operación de los equipos, una red eléctrica de media tensión interior del parque, subestación eléctrica media y alta tensión y una línea de transmisión en alta tensión a 115 kilovoltios para su interconexión con el Sistema Eléctrico Nacional.

La dependencia sostiene que el proyecto permitirá que las actividades castrenses se vuelvan "verdes", en el sentido de fomentar el aprovechamiento de las energías renovables, diversificando las fuentes primarias de generación, coadyuvando con ello en la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y del deterioro ambiental.



comentarios
0