aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Exploran Los viajes de Maximiliano en México

Notimex| El Universal
11:02México | Miércoles 13 de febrero de 2013
Esta obra es una investigacin minuciosa para intentar llenar este vaco histrico y suministrar evi

Personaje. Esta obra es una investigación minuciosa para intentar llenar este vacío histórico y suministrar evidencias del "golpe de Estado" liberal que el emperador realizó durante los casi tres meses que duró su primera gira de gobierno. (Foto: Archivo. )

La historiadora Amparo Gómez explica en esta nuevo ángulo cuáles fueron las causas de la caída del Segundo Imperio

La ratificación de las Leyes de Reforma, el que sus allegados fungieran como representantes del país en Europa, la entrega de armas y dinero por parte de Estados Unidos a Benito Juárez y no contar con el apoyo de Napoleón III, fueron las causas que llevaron a la debacle del llamado Segundo Imperio de Maximiliano de Habsburgo en México.

Así lo dio a conocer la historiadora Amparo Gómez Tepexicuapan, durante la presentación del libro Los viajes de Maximiliano en México (1864-1867), anoche en el Alcázar del Castillo de Chapultepec en esta ciudad.

En su intervención, una de las autoras de esta obra editada por la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta, en el que junto con el también historiador Konrad Ratz estudian además las actividades de sus demás viajes mediante un análisis pormenorizado, calificó a Maximiliano como un personaje polémico que buscó conocer los problemas del país y darles solución.

Dijo que esta obra es una investigación minuciosa para intentar llenar este vacío histórico y suministrar evidencias del "golpe de Estado" liberal que el emperador realizó durante los casi tres meses que duró su primera gira de gobierno.

De acuerdo con Gómez Tepexicuapan, el gobierno de Maximiliano duró tres años y en ese lapso emprendió una serie de viajes apenas dos meses después de haber llegado a México.

El primero, dijo, tuvo una duración de tres meses, y al año, realizó otro a Orizaba, Veracruz.

"En el primer viaje dio golpes de Estado en Querétaro y Guanajuato, en esta última entidad dio el grito de Dolores, acción que no gustó nada a los conservadores, porque ellos esperaban que se celebrara el 17 de septiembre", dijo.

Reveló que el segundo viaje lo realizó a Real del Monte, en Hidalgo, para ver las condiciones en que trabajaban los mineros y resolver su situación laboral y económica.

"Estos tres viajes tuvieron en común que fueron políticos y de trabajo donde él estaba buscando un acercamiento al pueblo, que lo conozcan, que lo vean y sobre todo, conocer de cerca la situación que ellos estaban padeciendo sobre los alimentos y demás aspectos sociales", indicó.

A decir de la historiadora, durante sus recorridos, decretó implantar la clase de geografía en los libros de texto y declarar que la educación primaria debe ser gratuita para todos, por si fuera poco, el que los niños deberían aprender francés y música, entre otras cosas.

A decir de Gómez Tepexicuapan, en el libro se presentan no tres, sino cinco viajes que Maximiliano hizo por México, siendo Cuernavaca y Orizaba los dos restantes.

En el primero, Maximiliano se alejó de la capital debido a la crisis que existía en Europa, por lo que Cuernavaca se convirtió en un refugio donde se olvidó de las "malas noticias".

"Cuando se entera en Cuernavaca que Carlota ha enfermado y entrado en una especie de desvarío mental, él se va a Orizaba con el pretexto recibir más pronto las noticias que llegaban de Veracruz, pero en realidad lo que buscó es preparar el terreno para salir del país", dijo la historiadora.

Por su parte, los también historiadores Patricia Galeana, C.M. Mayo y Vicente Quirarte elogiaron la publicación de Amparo Gómez Tepexicuapan y Konrad Ratz, al tiempo que describieron brevemente la vida de quien fuera el segundo Emperador de México y único monarca del denominado Segundo Imperio Mexicano.

Comentaron que a través de esta obra, ambos historiadores se proponen analizar cómo los largos periplos de Maximiliano se inscribieron en su proyecto político de la "regeneración" de México; es decir, la creación de "instituciones sabiamente liberales" tal y como el archiduque lo había anunciado en su discurso de aceptación del trono el 10 de abril de 1864.

En su breve reinado, poco más de tres años, Maximiliano estuvo de viaje más de 200 días. Esta investigación responde con amplitud a la pregunta de qué sucedió durante esos viajes y con qué fines los emprendió.

Para ello, los coautores han examinado la prensa del segundo Imperio, así como la correspondencia inédita entre Maximiliano y Carlota, publicada en México en 2003.

Así, en el primero de tres capítulos que comprende la primera parte del libro, se abordan las tendencias monarquizantes que perduraron desde el virreinato y el Primer Imperio de Agustín de Iturbide, así como la lucha por el poder de los liberales mexicanos contra la Iglesia, conflicto en el cual Maximiliano tomó clara posición en favor de las reformas decretadas por Benito Juárez en 1859.

En el segundo capítulo se constata que el nuevo Imperio, en vista de sus anomalías de origen, necesitaba ser "legitimado" por el nuevo soberano, por lo que los investigadores adoptaron la acertada idea de Robert H. Duncan (1996), en el sentido de que cuando menos los tres primeros viajes realizados por el emperador tuvieron un carácter legitimizante.

Es decir, formaron parte de una política sistemática y activa, cuyo éxito o fracaso puede ser evaluado al compararla con los fines políticos de justificación del régimen que se querían alcanzar.

En el tercer apartado se demuestra que sus dos más importantes modelos humanos, su tío bisabuelo, el emperador austriaco José II, y su tío, el archiduque Juan de Austria, tan populares en su patria, habían hecho antes intensos viajes.

Teniendo esos ejemplos, a Maximiliano le pareció conveniente y acertado suplir su falta de experiencia sobre el país y sus habitantes con extensos periplos informativos, presentándose al mismo tiempo a sus nuevos súbditos como soberano, lo que desde la antigüedad era una forma usual de buscar la legitimidad de un nuevo régimen.

Por último, en la segunda parte de la investigación se describen los trasfondos políticos presentes en cada viaje, así como las rutas, estancias y agendas diarias.

De esta manera se destaca que "a diferencia de los tres primeros viajes que tuvieron claros objetivos políticos, las estancias en Cuernavaca y sobre todo el viaje a Orizaba hacia fines de 1866, durante la crisis de abdicación, fueron motivados principalmente por la idea de escapar".

En cambio, su último viaje, rumbo a Querétaro, cuando el soberano intentó provocar un desenlace, ya fuera bélico o pacífico del destino del Imperio, tuvo un carácter políticamente activo, aunque podría interpretarse como una "huida hacia adelante".

sc



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0