aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cumplen 500 años frescos de la Capilla Sixtina

Los directivos de los Museos Vaticanos tienen el desafío de proteger las obras del calor corporal y el polvo provocado por millones de visitantes
Construido a finales del siglo XV en el corazón del Palacio Apostólico de Roma, el templo se convirt

Arte. Construido a finales del siglo XV en el corazón del Palacio Apostólico de Roma, el templo se convirtió en una joya del Renacimiento.. (Foto: Archivo )

Ciudad del Vaticano | Martes 30 de octubre de 2012 Notimex | El Universal14:55
Comenta la Nota

Los famosos frescos de la Capilla Sixtina cumplen esta semana 500 años de haber sido inaugurados, mientras los directivos de los Museos Vaticanos afrontan el desafío de protegerlos del calor corporal y el polvo provocado por millones de visitantes.

Construido a finales del siglo XV en el corazón del Palacio Apostólico de Roma, el templo se convirtió en una joya del Renacimiento gracias a Julio II, que encargó a Miguel Angel Buonarroti la decoración de la bóveda en 1508, un trabajo que duró cuatro años.

El 31 de octubre de 1512, el Papa pudo presentar por primera vez públicamente aquella obra maestra, lo hizo junto a 17 cardenales tras un banquete brindado en honor del entonces embajador de Parma.

Para recordar aquella histórica efeméride, Benedicto XVI presidirá, en la misma capilla y cinco siglos después, el rito de las vísperas, la tarde de este miércoles 31.

"¡No foto!", "¡No foto!", "¡no foto!", gritan constantemente una serie de jóvenes guardias de museo entre una multitud de turistas japoneses, alemanes, franceses, estadounidenses y brasileños que miran extasiados el techo de la capilla y les surge, naturalmente, captar una imagen.

Cada día más de 20 mil personas transitan por esa obra maestra, la "atracción fatal" de los Museos Vaticanos según la definió su director, Antonio Paolucci, al referirse a la incapacidad de los visitantes de admirar todas las otras piezas del complejo por centrarse demasiado en ella.

Pero prácticamente sólo gracias a ella, turistas de todo el mundo deciden utilizar varias horas de sus -por lo general- rápidas estancias en Roma para ingresar al complejo cultural pontificio.

Tras recorrer largas galerías, todas decoradas con obras impresionantes, los visitantes atraviesan un pasillo estrecho con decenas de escalones, a través de los cuales acceden a la Capilla Sixtina, justo detrás de su fresco más célebre: El Juicio Final.

Allí, la multitud casi parece estática, aunque el flujo de personas es permanente. En el lugar está prohibido tomar fotografías, a diferencia del resto de los Museos Vaticanos donde las cámaras son de libre uso.

Aún así la mayoría no respeta la restricción. Entre las personas, en medio de una gran aglomeración, muchos de los turistas aprovechan para "robar" alguna imagen y, si no tienen suerte, son detenidos por los guardias de seguridad que sin parar gritan su "¡no foto!".

Cada tanto y como gesto demostrativo, alguno de los cuidadores decide expulsar a uno de los turistas, sorprendido en abierta violación a la norma de no captar imágenes o video.

Lo cierto es que, cada año, la Sixtina recibe poco más de cinco millones de visitantes. Una multitud que crece mes con mes y presenta diversos retos a los responsables de su conservación.

Así lo reconoció Paolucci este día en un artículo publicado por L'Osservatore Romano, el diario de la Santa Sede, en el cual anticipó que, de ser necesario, está dispuesto a establecer un número fijo de visitas al templo para evitar su deterioro.

"Cinco millones de visitantes al año constituyen un arduo problema. La presión del polvo, con la humedad que los cuerpos traen consigo, con el anhídrido carbónico producido por la transpiración, genera incomodidad a los visitantes y, a largo plazo, posibles daños para las pinturas", dijo.

"Podríamos reducir el acceso, introducir el número cerrado. Lo haremos si la presión turística aumentase más allá de los límites de una razonable tolerancia y si no lográsemos combatir con una adecuada eficacia el problema", agregó.

Pero sostuvo que, en el breve periodo, la adopción del sistema con número de visitas fijas no será necesaria.

"Mientras tanto es necesario poner en práctica todas las avanzadas providencias tecnológicas en grande de garantizar el abatimiento del polvo y de los contaminantes, el veloz y eficaz recambio del aire, el control de la temperatura y de la humedad", estableció.

sc



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD