aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La esencia de Picasso, en blanco y negro

El Museo Guggenheim de Nueva York retrata al artista a partir de la obra donde prescinde del color

Estilo. "Lo maravilloso de esta exhibición es que con ella el público va a ver a Picasso, lo va a entender mejor, porque lo esencial de toda su carrera está en blanco y negro, usó esos colores en todos sus periodos, no en uno concreto", explicó la comisaria de la exposición, Carmen Giménez. . (Foto: Archivo )

Nueva York | Jueves 04 de octubre de 2012 EFE | El Universal14:00
Comenta la Nota

El blanco y el negro fueron una paleta constante en la carrera de Pablo Picasso, con la que el artista exploró todos sus estilos, y desde mañana centran una exposición en el museo Guggenheim de Nueva York que reúne 118 obras que no necesitaron del color para ser maestras.

"Lo maravilloso de esta exhibición es que con ella el público va a ver a Picasso, lo va a entender mejor, porque lo esencial de toda su carrera está en blanco y negro, usó esos colores en todos sus periodos, no en uno concreto", explicó la comisaria de la exposición, Carmen Giménez.

Así, "Picasso en blanco y negro", que permanecerá abierta hasta el 23 de enero de 2013, permite abarcar toda la trayectoria del artista desde una mirada monocromática, que comienza con La planchadora una obra inscrita en el denominado periodo Azul (1901-1904), hasta El beso, realizado cuatro años antes de su muerte.

Picasso (1881-1973) recurre a esta paleta blanquinegra, donde también está presente la gama de los grises, en su periodo Rosa, durante sus pioneras investigaciones en el cubismo, en las pinturas figurativas con reminiscencias neoclásicas con las que rindió tributo a Ingres, así como en sus incursiones surrealistas.

También se valió de ella profusamente para representar las atrocidades de la guerra, bodegones alegóricos, interpretaciones de obras maestras históricas, como Las meninas de Diego Velázquez, o en los cuadros que pintó en el ocaso de su vida, y que están llenos de sensualidad.

"Son periodos marcados, pero fluidos, por los que Picasso va y viene", aseguró Giménez, quien añadió que lo que comparten estas 118 esculturas, pinturas y dibujos es que, en todos ellos, el español prescinde del color para realzar "la línea, el volumen o la estructura formal, que es autónoma en su arte".

Sin embargo, "contra lo que la gente piensa", según Giménez, esta paleta monocroma no está asociada "forzosamente" con un solo estado de ánimo del artista, "ni con la violencia", una creencia que arraiga en el hecho de que el Guernica, de cuya ejecución se cumplen 75 años, esté pintado en estos tonos.

"El Guernica es, sin ninguna duda, la obra cumbre de Picasso, pero lo es de toda su carrera, no sólo de su producción en blanco y negro, y hay muchos otros temas que pintó en estos colores y que no son violentos", subrayó Giménez, quien aludió, por ejemplo, a los retratos de su amante Marie-Thérèse Walter o de mujeres sentadas, a los que calificó de "muy tiernos".

El prolífico artista se valió de múltiples técnicas para lograr estos efectos, como el carboncillo, los pigmentos minerales, con los que emuló las pinturas rupestres del Paleolítico, la tradicional grisalla, que puede verse en Estudio para escultura de una cabeza (1932) o el clásico dibujo europeo, presente en Hombre con pipa (1923).


Además, con estas tonalidades, Picasso perpetúa una tradición española que entronca con El Greco (1541-1614), uno de sus grandes referentes, Velázquez (1599-1660), Francisco de Zurbarán (1598-1664), José de Ribera (1591-1652), y que se hace especialmente evidente en relación con Francisco de Goya (1746-1828) y sus características pinturas negras.

"Con este recorrido, que va desde 1904 a 1971, uno se hace cargo de quién fue Picasso", concluyó Giménez, al hablar de unas obras que, a pesar de estar en blanco y negro, lograron brillar con luz propia.

sc



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD