aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Museo Nacional de Arte un palacio centenario

La señorial sede del antiguo edificio de Comunicaciones celebra cien años con un diálogo entre el arte mexicano de cinco siglos y las expresiones contemporáneas

Antes de convertirse en museo, el recinto era la sede del antiguo edificio de Comunicaciones. Miguel Espinosa

El recinto es un diálogo entre el arte mexicano de cinco siglos y las expresiones contemporáneas. Miguel Espinosa

Este 2012 se cumplen los 100 años del edificio y los 30 del Museo que en 82 nació con el nombre de Museo Nacional de Cultura. Miguel Espinosa

Además de grandes exposiciones temporales, en el MUNAL se ha puesto en marcha un programa de creación de obras, comisionadas a artistas contemporáneos. Miguel Espinosa

La sala del Munal, además de resguardar arte barroco, es usada con frecuencia para escuchar recitales de música de esa y otras épocas. Miguel Espinosa

Además de las esculturas, Demián Flores presenta un video que se proyecta sobre el globo terráqueo de la escultura de Colón. Miguel Espinosa

Miguel Espinosa

Construido por el arquitecto italiano Silvio Contri, el edificio ha sido objeto de obras entre septiembre y diciembre; las obras quedarán listas en julio. Miguel Espinosa

El recinto tiene una colecci?n de 3 mil 769 obras de arte, entre pinturas, gr?fica, dibujos y escult

ACERVO. El recinto tiene una colección de 3 mil 769 obras de arte, entre pinturas, gráfica, dibujos y esculturas de cinco siglos. (Foto: MIGUEL ESPINOSA EL UNIVERSAL )

Lunes 04 de junio de 2012 Sonia Sierra | El Universal00:10
Comenta la Nota

[email protected] 

En el Museo Nacional de Arte están los paisajes mexicanos que José María Velasco "descubrió" con sus pinturas y, también, los indígenas que otros pintores del siglo XIX representaron con rasgos muy europeos o en medio de pirámides más occidentales que prehispánicas.

En la historia de ese lugar está la huella de todo lo grandioso que quería legar Porfirio Díaz y, al mismo tiempo, se oye la anécdota de mediados de 1912, cuando el entonces presidente Francisco I. Madero celebró con un acto modesto la inauguración del edificio levantado como sede de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas; al fin y al cabo era un proyecto de su antecesor, para entonces exiliado en París.

En el centenario edificio que alberga al Museo Nacional de Arte no quedan huellas de que alguna vez fue sede de la Secretaría de Gobernación ni del Archivo General de la Nación; consta que ahí estuvo Telecom porque a un costado del edificio se encuentra el Museo de Telégrafos.

Este 2012 se cumplen los 100 años del edificio y los 30 del Museo que en 82 nació con el nombre de Museo Nacional de Cultura. El Munal -llamado así desde el 2000, cuando tuvo lugar la mayor restauración en su historia- tiene una colección de tres mil 769 obras de arte entre pinturas, gráfica, dibujos y esculturas, de cinco siglos. Entre 2007 y 2011 fue visitado por un millón 121,339 personas; el área de Difusión reporta que en el primer lugar de visitantes figuran jóvenes de 15 a 30 años, aunque no establece cuántos son.

El aniversario se festeja con la ejecución de un programa de "diálogos" entre las obras de su colección y artistas contemporáneos, y con un conjunto de obras de conservación arquitectónica y de infraestructura que han representado una inversión mayor a los 30 millones de pesos.

Además de grandes exposiciones temporales, como la que llegará en julio, Surrealismo, en el Munal se ha puesto en marcha un programa de creación de obras, comisionadas a artistas contemporáneos. Inició con los perfomances de Tony Orricco, continúa con la muestra de Demián Flores, y luego seguirá a lo largo del año con Marcelo Balsareti, que en la sala de arte virreinal instalará una serie de paneles cinéticos, en referencia a los conceptos de luz y movimiento, vinculados al barroco; Carlos Prieto, que trabaja con cine y arte sonoro, generará pequeños vínculos entre música y obras del siglo XX, una suerte de juegos de voz y elementos callejeros; Luciano Matus hará una intervención arquitectónica, un diálogo con el espacio que llegará hasta vestíbulos, escaleras, pasillos, salas, patios; y en octubre Luis Felipe Ortega hará una intervención.

 

La construcción de una nación

Lluvia Sepúlveda, subdirectora de Curaduría del Munal, explica el sentido de este proyecto llamado "100 y 30 Palacio y Museo Diálogos contemporáneos": "Tratamos de que la colección gire porque al final las obras del pasado siempre tendrán una distancia; traer artistas contemporáneos persigue que desde un lenguaje del presente se dialogue con estas piezas, y generar una confrontación con el público".

La curadora argumenta que el edificio fue parte de todo un proyecto urbano y de nación.

"Díaz lo hizo porque se necesitaba administración pública para esa nación que estaba proyectando hacia el mundo occidental. El palacio de Comunicaciones era uno de los proyectos, ya se habían construido el de Correos y antes el de Minería; se construían el Teatro Nacional, que sería el Palacio Nacional de Bellas Artes, y el Palacio Legislativo que sería el Monumento a la Revolución, también estaba La Castañeda. En Comunicaciones confluía todo lo de los trenes, el telégrafo, los puentes; representaba el progreso".

Con el arte del siglo XIX en el Munal, cuya sala tiene por nombre Construcción de una nación, trabaja el artista Demián Flores. Él ha planteado un diálogo llamado De/construcción de una nación y creado 10 esculturas que se vinculan con las grandes pinturas que guarda esa sala, muchas de ellas producto de una suma de ideas, imaginarios, fantasías en torno a una identidad que se precisaba con urgencia.

A más de un siglo de la ejecución de esas pinturas, Flores retoma la idea del artificio que da luz a muchas de esas obras y construye esculturas que "conversan" con las pinturas a partir de temas como la religión, la acumulación de culturas, el macho, la prostitución, el narcotráfico.

"Mucho de nuestra historia es una historia compuesta de artificios, en la que nos han inventando héroes, y lo que debemos creer -explica Flores-. Mi trabajo tiene que ver con esos cruces de memoria, la idea del desplazamiento, el arraigo; en el siglo XIX confluyó mucho de eso. Lo que hice fue reconstruir objetos que de principio ya estaban hechos, cada uno con su carga simbólica, objetos que tienen que ver con lo popular, lo histórico, representan conceptos que construyen una identidad".

Además de las esculturas, Demián Flores presenta un video que se proyecta sobre el globo terráqueo de la escultura de Colón (obra de Manuel Vilar), es un video que recoge en tres minutos hechos de los últimos años en Latinoamérica.

Construido por el arquitecto italiano Silvio Contri, el edificio ha sido objeto de obras entre septiembre y diciembre, y desde el pasado marzo; las obras quedarán listas en julio. La arquitecta Elvia Pérez Samaniego explica que los trabajos se dividen en conservación arquitectónica y conservación de las instalaciones.

Se cambió el sistema de impermeabilización de la azotea, se restaura la balaustrada en el tercer piso "tenía más daño del que aparentaba"; se trabaja para eliminar todas las goteras del inmueble; se restauraron y colgaron tras más de 10 años de estar guardados los cuatro lampararios de la fachada; y se restauraron también las 20 farolas del patio. También se lleva a cabo la limpieza de la fachada, corrección de los muros, restauración de medallones y se retiró toda la materia orgánica de plantas y nidos.

Las tres puertas de la fachada principal y la de Donceles se nivelaron porque ya mostraban inclinación pues el Munal como otros edificios del Centro tiene problemas de hundimiento. Sin embargo, el presupuesto sólo permitirá la restauración de la puerta principal, también faltarán las rejas, hojas de canto, argollas y cambio de ventanas después de que un petardo causó daños en muchas en 2011, reconoce Pérez Samaniego.

La arquitecta dice que aunque se han invertido más de 30 millones, serían precisos 60 millones para corregir problemas que presenta: "El uso y la contaminación demandan mantenimiento constante, pero desgraciadamente en las instituciones no hay ese recurso constante, se batalla mucho, siempre falta qué hacer".



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD