aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Oro y plata para Cynthia Valdez

La gimnasta mexicana ganó dos medallas, la dorada en la especialidad de aro, y plata en pelota

GIMNASTA DE ORO Valdez logró el quinto oro de México en los Juegos Panamericanos. (Foto: Xinhua )

Ciudad de México | Lunes 17 de octubre de 2011 EFE | El Universal16:35
Comenta la Nota

Mira el medallero:

http://www.eluniversal.com.mx/graficos/online-2011/deportes/medallerocentral2.html

Ella no necesita un trono para ser reina. Le bastan las medallas de oro y plata que lleva en el cuello para ostentarse como tal. Tampoco le hace falta una corte que le rinda pleitesía. Es suficiente el calor de la afición entregada al esplendor de sus ejecuciones para sentirse amada y respetada.

Cynthia Yasmin Valdez tiene el Complejo Panamericano de Gimnasia a sus pies. Son 18 años de trabajo, que se ven coronados con una presea dorada y otra plateada. En su casa. Con su gente. En su día. Aquí, la reina tiene nombre.

La ovación es digna del momento. La tapatía de 23 años levanta la mano y saluda, a un lado de la pista. Explota el grito de “¡México, México!”. Valdez sonríe, pero no hay nervio. Su rutina de aro está por comenzar. Todavía no sabe que será la consagración de su carrera.

El sonido local la anuncia: “De la tierra más mexicana, Guadalajara, viene Cynthia Valdez”. Es la sexta gimnasta que participa en la final. La brasileña Angélica Kavieczynski es hasta el momento líder, con 25.000 puntos.

Aplausos. Gritos. Ella es profeta en su tierra. Silencio para iniciar su participación. Cuando la música suena, el aro responde a las órdenes que le dan los pies de Cynthia. Luego, lo lanza sobre el aire y lo recibe con la alegría de dos amigos que se reencuentran.

Tiene un pequeño titubeo al principio. Nada importante. Porque con su carisma compone todo. Cynthia no para de sonreír durante minuto y medio. Gira y gira. Las palmas suenan a su ritmo. Conquista con su mirada. Cautiva con su alegría contagiosa.

El aro responde con servil obediencia. Se conocen de toda la vida. La familiaridad entre ellos se nota sobre la pista. Una vuelta. Un giro. Lo hace volar. Los captura con cariño. Aunque viven separados, son uno mismo.

Cuando el aro se eleva por última vez, todas las miradas lo siguen. Da vueltas sin descanso, pero baja justo donde Cynthia le ordena, exactamente en sus piernas, que lo aprisionan con suavidad, mientras estira la mano para concluir su rutina con un saludo que huele a oro.

Una ovación despide a Valdez, que se va rápido. Debe cambiarse, pues la final de pelota inicia poco después y le toca el primer turno. Ya no está en la pista cuando aparece su calificación: 25.800 puntos. Toma el liderato y el grito es ensordecedor.

Dos competidoras más salen a escena. Sólo la estadounidense Julie Zetlin amenaza el reinado de la mexicana, pero su impecable rutina apenas le alcanza para la plata, con 25.500. El bronce se queda en manos de la brasileña Angélica Kavieczynski.

Cuando la última calificación aparece en la pantalla, el gimnasio tapatío explota. Sabe que la medalla de oro tiene dueña. Aquí no hay trono. Ni falta que hace. Desde lo más alto del podio, Cynthia Valdez no necesita cetro, ni capa. Es la reina. La medalla de oro lo dice.

 

Se le escapó la segunda

No tuvo mucho tiempo de descanso. Ni siquiera tiempo para disfrutar su presea dorada. La ceremonia de premiación fue horas después. Al terminar su rutina de aro, Cynthia Valdez se cambió de ropa y salió nuevamente a la pista.

La campeona de aro individual fue recibida con una nueva ovación. Fue la primera en salir a la final de pelota individual. Fue una rutina más seria. Sin tantas sonrisas. Pero con la misma emotividad. La gente aplaudió mientras la esférica recorría sutilmente el cuerpo de la tapatía.

Un titubeo le impidió aspirar a más. La pelota, caprichosa, escapó del dominio de sus manos. La recuperó de inmediato, pero el detalle le restó posibilidades. Se despidió tirando besos a la grada, rendida a sus pies.

Los jueces la calificaron con 24.825 puntos. Entonces, a esperar la participación de las otras siete gimnastas. Sólo una logró superar a la mexicana: Julie Zetlin, de Estados Unidos, con 24.950 que le dieron el oro. La brasileña Angélica Kavieczynski (24.700).

Fue la segunda plata de los Juegos Panamericanos para Cynthia Valdez, sumando la del sábado pasado en el all-around individual. Tres medallas en total. Un primer lugar y dos segundos. Por eso, la tapatía es la reina de la gimnasia.


La mexicana, pese a que alcanzó una presentación igualmente bien valorada por el jurado, sufrió una penalización por dejar caer la pelota, lo que le impidió alcanzar su segundo oro este lunes.

La mexicana obtuvo 24.825 puntos, con lo que se quedó muy cerca de la estadounidense y le sacó la misma distancia a la brasileña (24.700 puntos) .

El cuarto lugar fue para la canadiense Mariam Chamilova (24.650 puntos) , el quinto para la estadounidense Shelby Kisiel (24.300) , el sexto para la también canadiense María Kitkarska (23.650 puntos) y el séptimo para la argentina Darya Shara (22.700) .

Zetlin es la principal aspirante a ser coronada como reina de la gimnasia rítmica en los Panamericanos de Guadalajara tras haber obtenido una plata en la prueba individual en cinta en los Panamericanos de Río de Janeiro 2007 y haberse ubicarse en el lugar 35 en los Mundiales de septiembre pasado, la mejor posición entre las competidoras de América y por encima de la mexicana Valdez (40) .

hgm



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD