aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Partido Verde, política en familia y entre amigos

Los lazos familiares y de amistad, junto con las decisiones poco democráticas, han fortalecido el “espíritu elitista” que caracteriza a este partido desde el momento de su fundación

PLURINOMINALES. Los allegados de Jorge Emilio González Martínez, como la ex legisladora Gloria Lavara, sólo cambian de cargos dentro del partido o brincan de cámara en cámara sin hacer campaña . (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Lunes 05 de septiembre de 2011 Elena Michel | El Universal04:57
Comenta la Nota

elena.michel@eluniversal.com.mx

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) hizo de la política un espacio de familia, amigos, diversión y intercambio de favores que más que arruinarlo, lo han fortalecido con espacios de mando y poder de la mano del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con apenas 30 años, Jorge Emilio González Martínez se convirtió en presidente nacional del PVEM. Antes, su papá le dejó armado el equipo. Y gracias a la alianza electoral con Vicente Fox en 2000, Jorge fue también senador.

Sus mejores amigos se convirtieron en diputados plurinominales y saltaron de cámara en cámara sin hacer campaña.

En 2000, la bancada verde en San Lázaro se estiró tanto, que hasta la señora que hacía la limpieza en la casa de los González, una indígena de Querétaro, alcanzó una curul y a quien sólo se le ordenó vestir siempre su traje étnico para retratar la “supuesta pluralidad” del partido.

Jorge Emilio, dirigente nacional del PVEM hasta septiembre de este año, cuando inicie la renovación de los órganos directivos del partido, considera que “trabajar con enemigos está muy feo”. Y acepta que su partido es de amigos: “Yo creo que en la vida, lo ideal es que con la gente que compartes el trabajo sean tus amigos. Pero no necesariamente por ser tus amigos van a entrar, sino que una vez que estén en el trabajo por ser los más capacitados, puedan volverse tus amigos.

“Enemigos, pues está muy feo, caray. Está muy feo trabajar con enemigos, sino que le pregunten al PRD, caray; jalan la cobija para un lado y otros para otro y no llegan a nada. Trabajar con gente que tengas buena relación es muy importante para que haya un rumbo y las cosas puedan salir muy bien”, dice en entrevista con EL UNIVERSAL.

La “camarilla” en San Lázaro

Entre 2000-2003, la bancada del verde estuvo conformada por tres de los mejores amigos de Jorge EmilioArturo Escobar, Francisco Agundis y Bernardo de la Garza, quien renunció al verde en 2007—; también la mamá de “una chica que trabajaba en las oficinas de los González”, Esveida Martínez Bravo, y un primo, José Antonio Arévalo González.

Gracias a la alianza con el entonces candidato del PAN, Vicente Fox, los verdes lograron 16 curules, únicamente cuatro de los integrantes de esta fracción llegaron por campaña, el resto, eran plurinominales.

El entramado de las relaciones de los niños verdes puede descifrarse en los anuarios del Instituto Cumbres —de los Legionarios de Cristo—; de los colegios Irlandés, del Bosque, Vista Hermosa y de las universidades Panamericana, Anáhuac e Iberoamericana, trampolines hacia una candidatura de elección popular por el PVEM.

Jorge Emilio estudió la preparatoria en el Cumbres con Bernardo de la Garza, quien entre 2003 y 2006 fue el coordinador de la bancada verde en San Lázaro y operador de las votaciones uniformes a favor de iniciativas que beneficiaran a la industria farmacéutica.

El Niño Verde conoció a Escobar y Vega —enlace del partido en la alianza con el PAN en 2000 y quien desde esa fecha siempre ha sido legislador— en 1988, a través de Alejandro, ex presidente del PVEM en el Estado de México, quien es hermano de Francisco Agundis.

Paco (Agundis), como le dice Jorge Emilio, maneja las finanzas del partido desde hace 10 años y siempre ha estado a lado del Niño Verde. Incluso, desde la Asamblea Legislativa del DF.

Paco y Jorge se conocen desde hace 25 años. Coincidieron en el Instituto Cumbres y sus papás son amigos desde la juventud de los políticos.

Escobar y Vega es coordinador de la bancada del PVEM en el Senado, negociador de las coaliciones con otros partidos y secretario técnico del Consejo Político Nacional del verde, segundo órgano deliberativo.

Otros amigos son la ex senadora Gloria Lavara, hoy asesora externa del partido y en espera de ocupar una de las candidaturas para el proceso electoral de 2012, y Jesús Sesma, secretario de Comunicación y representante del partido ante el IFE.

En entrevista, la ex senadora Lavara asegura que conoció a Jorge Emilio hace 15 años, en 1996, cuando ella estudiaba en la Anáhuac y se involucró en campañas de reforestación de terrenos baldíos y en la limpieza de las barrancas.

Prácticas antidemocráticas

El fenómeno de las llamadas Juanitas —cuando las propietarias de curules son mujeres y luego sustituidas por sus suplentes hombres— es eje fundamental de la práctica del PVEM y 2009 es la fotografía más representativa.

Sara Isabel Castellanos Cortés, quien era propietaria de una curul, fue sustituida, en su momento por Jesús Sesma Suárez, quien es representante del verde ante el IFE .

Al Senado también llegó Javier Orozco Gómez, otro suplente ligado con Televisa, quien sustituyó a la propietaria Irma Ortega Fajardo. Gabriela Aguilar García, propietaria, fue desbancada por su suplente Jorge Legorreta Ordorica.

En la Cámara de Diputados, el suplente Manuel Salgado Amador sustituyó a Érika Laguerri Nagel, quien a su vez fue senadora suplente de Jorge Emilio.

Una ex presidente estatal de PVEM a finales de los 90 y que prefiere mantener bajo reserva su nombre porque negocia su afiliación a otro partido, explica que en este organismo político nunca ha habido u proceso de elección democrático.

Para describir el “espíritu elitista” de la cúpula del PVEM recuerda cómo Jorge González Torres despachó en tan sólo una hora a una maestra y a un campesino propuestos para una fórmula de mayoría relativa en la campaña de 2000.

“Mandó a dos, una era una maestra, Lupita, y otro era un campesino que tenía mucha garra para empezar en el asunto de la política. A la primera, nada más se presentan en Tecoyotitla y a la siguiente hora me hablan por teléfono, que ellos no pasaron el examen. Luego les pregunté y ni les hicieron ningún examen. Era el perfil. Y me dice González Torres, vas tú y consíguete a alguien y me pidió que mandará mis documentos”, afirma la ex militante.

El Movimiento Verde Reformista (Movere) cimbró al club de amigos en 2004. Los disidentes Carlos Macías y José Luis Amador revelaron los métodos de elección de candidatos en el partido y llevaron su impugnación hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), autoridad que les concedió la razón.

Los amigos, al Senado

En el mundo, la característica fundamental de los partidos ecologistas es su génesis de izquierda. El ejemplo más cercano es la postulación de Antanas Mockus como candidato presidencial del Partido Verde en Colombia.

El PVEM, desde su fundación en 1991, tiene la característica de ser un partido vinculado al poder, cuyos miembros en posiciones estratégicas son amigos de la familia que lo fundó: los González del Pedregal.

Una de las primeras decisiones de Jorge Emilio como dirigente nacional fue romper relación con el ex presidente Fox, quien se negó a poner a González Torres como secretario de Medio Ambiente a pesar de que era un compromiso —según los verdes— de la alianza electoral. A partir de 2003, el PVEM no ha dejado de estar junto al PRI.

El PVEM cedió el primer lugar plurinominal a Ninfa Salinas, hija del dueño de TV Azteca, Raúl Salinas Pliego, y una diputación a Pablo Escudero, yerno de Manlio Fabio Beltrones.

Rafael Pacchiano Alamán pretendió dejar su lugar a su esposa y suplente, Alejandra Lagunes, directora comercial de Televisa Interactive Media

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD