aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desata consumo violencia del narco: EU

La estrategia antinarcóticos, dada conocer ayer por representantes del gabinete de seguridad de EU reposa, principalmente, en un mayor intercambio de información de inteligencia y de cooperación judicial con México para frenar el tráfico ilegal de drogas, armas, dinero, así como de personas

JANET NAPOLITANO. 'Mediante esta estrategia, la administración Obama continuará trabajando para desmantelar las organizaciones de traficantes' dijo la secretaria de Seguridad Nacional de EU. (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Viernes 08 de julio de 2011 J. Jaime Hernández/ Corresponsal | El Universal04:03
Comenta la Nota

[email protected]

WASHINGTON.— En un nuevo cierre de filas de Estados Unidos en la lucha que libra México contra los cárteles de la droga, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano y el zar antidrogas, Gil Kerlikowske, se trasladaron ayer a la frontera sur para desvelar desde ahí la estrategia antinarcóticos que se pondrá en marcha a lo largo de esa franja fronteriza para desmantelar y romper las posibles alianzas entre los cárteles de la droga mexicanos con organizaciones criminales y terroristas.

“Mediante esta estrategia, la administración Obama continuará reforzando nuestros esfuerzos coordinados para desmantelar las organizaciones de traficantes y romper sus vínculos con el terrorismo y el crimen organizado”, aseguró Napolitano durante el acto celebrado en la ciudad de Nogales, Arizona.

La ambiciosa estrategia antinarcóticos, dada conocer ayer por representantes del gabinete de seguridad y de la lucha antinarcóticos de la administración Obama reposa, principalmente, en un mayor intercambio de información de inteligencia y de cooperación judicial con México para frenar el tráfico ilegal de drogas, armas, dinero, así como de personas.

En el caso del tráfico de cocaína, que según el reporte presentado ayer ha hecho de Centroamérica su principal corredor, con más de 90% del tráfico, la estrategia apuesta por un sistema de monitoreo que impida que estos cargamentos alcancen esa región desde donde han comenzado a operar los cárteles que se han visto desplazados ante la ofensiva del gobierno de México.

Además, se apuesta por un aumento y mejora de los sistemas de vigilancia, monitoreo y rastreo terrestre, aéreo y marítimo para reducir a su mínima expresión este tráfico ilegal que sigue fluyendo mediante métodos tan cambiantes como inusitados, como los vuelos de aparatos ultraligeros o la construcción de túneles.

Precisamente, la construcción de túneles se ha convertido en una de las principales preocupaciones en cuanto a seguridad, y ayer un grupo de legisladores republicanos reiteró su preocupación ante la posibilidad de que organizaciones terroristas como Hezbolá exploren una alianza con los cárteles de la droga y aprovechen la posible vía de trasiego para atentar contra EU.

En la estrategia fronteriza antinarcóticos que anunció ayer Napolitano se reconoce, además, la importancia de combatir la corrupción entre los agentes de las agencias federales de EU, que se han convertido en blanco de los cárteles mexicanos para asegurarse alianzas hacia ambos lados de la frontera.

“La corrupción no sólo facilita las actividades de las organizaciones criminales violentas que trafican con armas y drogas”, se advierte en los considerandos que justifican la nueva estrategia. “La corrupción hace más vulnerable a Estados Unidos a los ataques terroristas mediante la potencial importación de contrabando peligroso o la entrada ilegal de criminales, terroristas y agentes foráneos de inteligencia”, se alerta.

En el documento que sirve de base para justificar los ambiciosos objetivos de la estrategia se identifica a siete cárteles que controlan el flujo de drogas a través de la frontera y que se encuentran asediados por el gobierno de México.

Este número supone un incremento de cuatro a siete cárteles si se toman en cuenta los datos de la primera edición de la estrategia, publicada en 2009.

“Actualmente, siete importantes cárteles operando a través de México controlan el flujo de drogas a través de la frontera suroeste (de EU): el cártel de los Arellano-Félix (cártel de Tijuana), el cártel del Golfo, el cártel de Los Zetas, el cártel de Juárez, el cártel de Sinaloa, el cártel de los Beltrán Leyva y el cártel de La Familia Michoacana”, se asegura en el documento en el que además se consigna su presencia en poco más de 300 ciudades en EU y en distintos puntos de Centroamérica y el Caribe.

Comunidades fuertes

De igual forma, la estrategia apuesta por el “desarrollo y fortalecimiento de las comunidades” fronterizas y promover estilos de vida saludables con el fin de desarrollar los anticuerpos que resistan el embate de las organizaciones criminales.

Durante el evento, el zar Kerlikowske reconoció que “la demanda de drogas ilegales en Estados Unidos está detrás de la violencia, la adicción y el crimen hacia ambos lados de nuestra frontera”, y señaló que EU invertirá 10 mil millones de dólares en iniciativas de educación preventiva y tratamiento.

“Por eso, tenemos que proseguir con nuestros esfuerzos en desmantelar a estas organizaciones criminales transnacionales que han hecho presa de nuestras comunidades (fronterizas), al tiempo que seguimos apoyando programas e iniciativas para reducir el consumo de droga tanto en México como en EU”, dijo.

A su vez, el procurador de Justicia de EU, Eric Holder, aseguró en este mismo acto que “los cárteles de la droga son los principales responsables de la mayoría de los devastadores actos de violencia y por la actividad criminal a lo largo de la frontera”.

Para ser eficaces, “debemos actuar de forma agresiva en el empleo de nuestros recursos a nivel local, federal, estatal e internacional”, añadió Holder.

La estrategia de EU contra el combate fronterizo de las drogas se da a conocer un año después de que la administración Obama hiciera pública su nueva estrategia nacional de lucha antinarcóticos, un esquema que ha roto con los viejos supuestos de la fallida guerra antidrogas que nació durante la presidencia de Richard Nixon y que, bajo la dirección del zar antidrogas, Gil Kerlikowske, ha puesto un mayor énfasis en la prevención y en el tratamiento.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD