aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Diseñarán visita didáctica a Quetzalpapálotl

El suntuoso conjunto de Teotihuacan estuvo sometido a trabajos de restauración por parte de especialistas del INAH y podrá ser visitado a partir del 2012

Patio de los Pilares El conjunto arquitectónico estuvo reservado a la elite de Teotihuacan. (Foto: Especial/ Agencia EL UNIVERSAL )

México | Martes 05 de julio de 2011 Agencia EL UNIVERSAL | El Universal16:26
Comenta la Nota

Luego de los trabajos de restauración a edificios prehispánicos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) diseña renovada visita didáctica a partir del 2012 al complejo arquitectónico Quetzalpapálotl, uno de los conjuntos más suntuosos de Teotihuacan, que estuvo reservado a la elite de esa megaurbe prehispánica.

Desde 2009 arqueólogos, arquitectos y restauradores han logrado frenar el deterioro acumulado durante más de 45 años en ese espacio de 4 mil 500 metros cuadrados. Por lo que además de recuperar su estética, se ha logrado comprender la cronología y la función que tuvo hace unos mil 500 años, señala un comunicado de prensa del INAH.

El Quetzalpapálotl o conjunto Quetzal-mariposa se localiza al suroeste de la Plaza de la Pirámide de la Luna, frente a la Calzada de los Muertos, y al ser un punto intermedio entre esta pirámide y la del Sol, los visitantes solían usarlo como un lugar de descanso, lo que ocasionó deterioros en la arquitectura prehispánica, al excederse la capacidad de carga del edificio, explicó Verónica Ortega Cabrera, subdirectora técnica de la Zona Arqueológica de Teotihuacan.

Precisó que luego de tres años de conservación, que implicaron el levantamiento de pisos de cemento colocados durante labores hechas en los años 60, y el desazolve de un sistema de drenaje prehispánico, frenaron los daños causados por humedad contenida en los muros, el Quetzalpapálotl, pero, en particular el Patio de los Pilares, luce de nuevo el refinamiento del arte teotihuacano a través de sus murales y almenas, entre otros elementos.

Tras la reparación de goteras, filtraciones y fracturas de algunos morillos (vigas de madera) en las cubiertas, que ponían en riesgo al visitante, el equipo de especialistas del sitio arqueológico, ubicado en Estado de México, empezó tareas de mantenimiento y conservación arquitectónica, en la actualidad ultiman detalles para la reintegración cromática de los murales y diseñan nueva ruta para los visitantes.

"Ahora es necesario diseñar una estrategia en la que la visita sea controlada y dirigida, mediante grupos de aproximadamente 20 personas, que podrán realizar un recorrido didáctico, con senderos claros, cedulario y un mobiliario que se integre a los antiguos edificios sin obstaculizar su comprensión", señaló Verónica Ortega, de acuerdo con el comunicado del INAH.

"De esta forma el visitante podrá apreciar y valorar el patrimonio arqueológico a través de una experiencia más vívida, además de que se acondicionarán algunos espacios para los visitantes con discapacidad", abundó.

Precisó que habrá una nueva ruta de salida desde la Puerta 3 del sitio hacia la Plaza de la Pirámide de la Luna, a través de los basamentos que rodean el complejo arquitectónico Quetzalpapálotl.

El Patio de los Pilares es el corazón del Quetzalpapálotl, conjunto arquitectónico que además se compone del Complejo Sur, el Patio de los Jaguares y el área de Caracoles Emplumados. En las columnas de este patio, las únicas labradas en todo Teotihuacan, se pueden admirar representaciones de quetzales asociados a la salida del Sol, así como de lechuzas que refieren a la noche.

Ortega adelantó que las habitaciones norte y sur del Patio de los Pilares se convertirán en pequeñas salas de exposición en las que, respectivamente, el público apreciará mediante fotografías las exploraciones hechas en los años 60 en el Quetzalpapálotl, así como las efectuadas entre 2009 y 2011; además de conocer los restos de un sistema de drenaje usado por los sacerdotes de Teotihuacan.

Explicó la arqueóloga que en el aposento sur del Patio de los Pilares, partía un sistema de drenaje que desalojaba aguas con pigmento rojo, usadas por sacerdotes en un baño de carácter ritual. En 2010, los arqueólogos incluso ubicaron la base donde debió estar empotrada una tina.

"Se hicieron estudios fisicoquímicos con el apoyo del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, para establecer con exactitud para qué se utilizaba el drenaje, encontrándose grandes concentraciones de colágeno y un pH (potencial de hidrógeno) alto, lo cual indica que era usado para bañarse", añadió Ortega.

Las excavaciones realizadas a la par de las labores de conservación del Quetzalpapálotl, han permitido reafirmar que en este espacio se hacían ceremonias relacionadas con la dinámica religiosa efectuada en la Plaza de la Pirámide de la Luna, agregó Ortega.

La también directora del Proyecto de Conservación Integral del Complejo Arquitectónico Quetzalpapálotl, dijo que se ha confirmado que este conjunto fue edificado hacia 450-500 d.C., y funcionó hasta la última época de ocupación de la gran ciudad de Teotihuacan, en 650 d.C.

Asimismo, refirió que existen construcciones -cuatro metros debajo de la superficie del Palacio de Quetzalpapálotl- que son previas, y cuyo ejemplo más claro es el área de Caracoles Emplumados, cuyos edificios datan de 250-300 d.C.

"Para ese periodo, los edificios estaban orientados hacia el poniente, y la Plaza de la Pirámide de la Luna era de una dimensión mucho menor a la que se ve hoy. Todos estos datos nos permiten comprender mejor las dinámicas que hubo en Teotihuacan y el trabajo que se aplicó a estas transformaciones de la ciudad", anotó Verónica Ortega.

arh



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD