aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




UNAM enciende nuevo ‘faro' en el DF

Como parte de las actividades para conmemorar el Centenario de la Máxima Casa de Estudios, se realizó el encendido de la obra Xipe Tótec en la Torre de Tlatelolco

BRILLANTE. La figura atómica de cristales de cuarzo y en colores neón rojo y azul iluminó la fachada del emblemático edificio . (Foto: Jorge Serratos / EL UNIVERSAL )

Ciudad de México | Martes 23 de noviembre de 2010 Nurit Martínez Carballo | El Universal21:01
Comenta la Nota

nurit.martinez@eluniversal.com.mx

Hoy que México parece requerir de faros que le señalen la ruta, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encendió un nuevo "faro" en el Distrito Federal, "a favor de la cultura y las humanidades".

Como parte de las actividades para conmemorar el Centenario de la UNAM, la obra del artista Thomas Glassford, que dio vida a Xipe Tótec (Nuestro Señor el Desollado), puso luz al edificio y a la zona que ha sido testigo de la historia de México desde la época prehispánica.

Después de encabezar la ceremonia del "Encendido de la Obra Xipe Tótec- un faro de México", en la Torre de Tlatelolco, el rector José Narro Robles dijo que "lo que nos hace diferentes no es nuestro supuesto poderío sobre la tecnología y muchos de los desarrollos científicos y tecnológicos", sino las aportaciones que impulsan el desarrollo humanístico.

Frente a estudiantes, académicos y habitantes de la zona norte de la ciudad, el rector pulsó el botón con el cual la figura atómica de cristales de cuarzo y en colores neón rojo y azul iluminó la fachada del edificio que albergó durante más de 40 años a la Secretaría de Relaciones Exteriores, y que desde el 2007 fue donado en comodato a la universidad.

Hoy como Centro Cultural Universitario, el "Faro de México" se convierte en la imagen distintiva de la Unidad de Vinculación Artística (UVA).

Al concluir la ceremonia, el rector aseguró que cuando los navegantes, en la antigüedad, no tenían referentes en el cielo, por la condiciones ambientales, requerían de luces que les señalaran dónde estaban. Yo quisiera que se tomara a éste como un faro que señala la ruta el camino a favor de la cultura y de las humanidades".

Explicó que sin el arte, la literatura, el teatro, la danza, la música y sin cultura el ser humano no es sino una especie más de los animales.

Calificó que la imagen atómica hace referencia al cruce de las ciencias y las artes que se pretende en toda casa de estudios de tipo universal.

En la presentación, el director del Centro Cultural, Sergio Raúl Arroyo, expresó que los edificios que conviven en ésta zona de Tlatelolco evocan de la misma forma las imágenes de los tlacuilos que se dejaron vencer ante los franciscanos, luego el cuartel militar abrió paso a la vida de barrio, la cual fue "atravesada por el horror", la noche del 2 de octubre de 1968. Así hasta abrir paso a nuevas expresiones que hoy no pretenden "darle la espalda a la realidad".

Al citar Pepe Alvarado, uno de los cronistas de la ciudad, el director, aseguró que al igual que aquellos jóvenes de 1968 que murieron por hacer de México una morada de justicia y verdad, lo que hoy ocurre con la violencia hacia los jóvenes "nos hiere y deja una horrible cicatriz en la vida. Alguien hará mañana una crónica de estos días nefastos. Algún día habrá una lámpara votiva encendida en memoria de todos ellos".

spb



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD