aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿De qué se ríe Cordero?

Sin tomas de tribuna, la oposición urge cambios a la Política Económica; el titular de la SHyCP, resiste

SONRISA DELATORA Parece que está de moda ese gesto simpático. (Foto: Lucía Godínez / ELUNIVERSAL )

CIUDAD DE MÉXICO | Miércoles 15 de septiembre de 2010 Juan Arvizu | El Universal07:58
Comenta la Nota

Ernesto Cordero, secretario de Hacienda, lleva casi seis horas en la tribuna de la Cámara de Diputados, y en su espacio asignado se ha llenado de papeles que le entregan sus colaboradores, que como naipes pasan frente a sus ojos.


Casi concluye su comparecencia, la única de la temporada ante el pleno de los diputados, y en vez de reflejar cansancio, tedio, quizá tensión por los aguijones que le han clavado los priistas Luis Videgaray, David Penchyna y Jesús Alberto Cano Vélez, el actuario entra en una fase de risas.


¿Qué de qué se ríe Ernesto Cordero? Parece que está de moda ese gesto simpático, y se puede dar el lujo de reírse, frente al pleno de los diputados, quizá porque nadie tomó la tribuna. Pero si nadie lo convenció, a nadie persuadió, y la suerte que depara al paquete económico 2011 es de pronóstico reservado.


Los fotógrafos se han ido en blanco. En sus cámaras no atraparon esta vez cartulinas, mantas gigantes, oradores histriónicos. Aquello fue consumo de tiempo, seis horas, entre los dichos del secretario y los de diputados de oposición en contra, y del PAN a favor del funcionario.
Dice su verdad sobre las finanzas, distinta a la de las bancadas opositoras:


--A lo largo de más de 15 años, hemos hecho un esfuerzo enorme, todos juntos por fortalecer las finanzas públicas del país y consolidar nuestra posición--, había dicho en su mensaje inicial y de ninguna manera modifico su dicho.


En el cierre de la comparecencia, el priista Luis Alberto Cano Vélez, comenta:


--Secretario, tenemos una visión distinta de ver el país. Usted es un buen actuario, hasta donde yo sé, pero la economía y la política son ciencias sociales. Es cierto lo que ha dicho: Los números macroeconómicos tal vez estén bien, hablan; pero la pobreza y el desempleo gritan a lo largo y ancho de todo el país.


Le entrega un folleto de elaboración priista, que es como la autopsia de la actual gestión presidencial, lo que a principios del mes se llamó el "antiinforme" del PRI a las cuentas oficiales, que lleva el título de "¿Para vivir mejor?"


Allí empieza la risa de Cordero, a quien nada ni nadie lo obliga a modificar la política Económica que lleva a cabo, y que tiene su expresión en la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos que ha propuesto.


Cano Vélez, en el otro modo de ver las cosas, y que representa la mayoría priista en San Lázaro, la que quiere quitar 1% al IVA, marca más diferencias, respecto del secretario de Hacienda:


--Existe un deterioro en los últimos nueve años en los indicadores de bienestar social. ¿Se puede afirmar que la población está en condiciones de vivir mejor? ¿La pérdida de gobernabilidad, el deterioro del estado de derecho y el crecimiento explosivo de la corrupción son garantías para vivir mejor? ¿El aumento de la inseguridad, los temores de inestabilidad y la desconfianza en las instituciones, son formas de vivir mejor?


De ese carácter ha sido la comparecencia; cada cual por su lado.


Esta vez, no hay diputado que exija verificar el quórum para levantar la sesión. Las bancadas son nichos del aburrimiento. Los que podían salir, iban por aire fresco, y en muchos casos ni regresaron.


Hasta los beligerantes de la izquierda --Gerardo Fernández Noroña, Jaime Cárdenas--, escapan de las profundidades del fastidio en que ha caído la sesión-comparecencia, del único funcionario público que sube a esa tribuna a defender la política que su jefe, el Presidente, no puede ir a apuntalar a la Cámara de Diputados.


Mario Di Costanzo (PT) advierte temprano que no tenía caso hablar ante el secretario de Hacienda, que en los hechos es empleado del Presidente de la República. Y recordaba que, sin embargo, una ley es la que obliga a que allí esté Cordero y una reforma Constitucional veda la presencia de Felipe Calderón.


El diputado reclama que el jefe de Cordero esté allí para entablar el ejercicio de tesis y antítesis, al que están obligados los poderes.


Di Costanzo hacia el final de la reunión dirá el chistorete del día, cuando llama a priistas y panistas que alegaban de modo altisonante sobre la política económica, a tratar temas del paquete económico, cuando entre aquellos "va a empezar la violencia intrafamiliar".


Pero en las curules había otras tareas. En la bancada del PAN tenían cabida diputados del PRD. Andaban en concilio para ver qué hacían para rebatir la "Ley Enrique Peña Miedo", que eliminó la figura de candidatura común.


Ahí estaban, los aliados de julio, ahora en septiembre: Los panistas Josefina Vázquez Mota, coordinadora de los panistas, y el presidente nacional del PAN, César Nava, así como el vice coordinador del grupo, Carlos Alberto Pérez Cuevas.


La media naranja de ellos estaba integrada por Alejandro Encinas, coordinador del PRD, el vice coordinador, Guadalupe Acosta Naranjo, y Armando Ríos Píter.


Derecha e izquierda en acuerdo político, mientras que en tribuna el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, sostenía que el paquete económico 2011 tiene propiedades curativas de los males nacionales.


David Penchyna se refiere a los diputados panistas y perredistas que charlaban en el salón:
--Entiendo la preocupación que existe por su miedo electoral mediático a tratar de traer temas que son competencia de otra soberanía. Ése es su debate de ustedes y de sus aliados que hoy ya se sientan en la misma bancada.


Ante las aguas quietas de la tarde, en la mesa directiva hay una sucesión de relevos de presidentes en turno de la sesión, entre Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI), Francisco Javier Salazar (PAN), Jesús Zambrano (PRD) y Armando Monroy Estrada (PRI).


Las rondas acaban sin aquellos mensajes de cierre elocuente de otros tiempos. Simplemente toca Ramírez Marín dar por concluida la comparecencia y la sesión.


Unos aplausos de los panistas, algunos abrazos para Cordero y un pasillo de indiferentes encuentra el secretario de Hacienda, quien alcanza una salida lateral, por la que hace mutis.
Ha dejado un paquete económico que la mayoría promete modificarlo en la sustancia. Luego , entonces, ¿de qué ríe Cordero?


cg



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD