aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Minerva Hernández declina a favor de AN

Argumentó que es necesario unir fuerzas para que no regrese el tricolor
Domingo 27 de junio de 2010 Corresponsalía | El Universal08:40
Comenta la Nota

TLAXCALA

La candidata de la coalición Transparencia y Honestidad por Tlaxcala (PRD-PT-Convergencia) al gobierno del estado, Minerva Hernández Ramos, declinó su postulación a favor de la aspirante panista Adriana Dávila Fernández, tras argumentar la necesidad de unir fuerzas y sumar esfuerzos, ante el peligro de que la entidad regrese a viejos tiempos, en referencia a los gobiernos priístas.

Acompañada de los dirigentes nacionales del PRD, Jesús Ortega, y del PAN, César Nava, así como por el Diálogo para la Reconstrucción de México (Dia), Manuel Camacho Solís, Hernández Ramos dio lectura a un documento denominado Acuerdo por el Cambio y Rescate de Tlaxcala en el que expresa que su decisión fue en congruencia a que los partidos del Dia han concretado diversas alianzas con el PAN.

Notablemente nerviosa y a punto de dejar escapar las lágrimas, Hernández Ramos dijo que esas alianzas tienen como objetivo “impulsar cambios mediante la integración de gobiernos compartidos que lleven a cabo la indispensables transición democrática en esas entidades”.

Hernández Ramos, quien se distinguió por ser la más acérrima crítica del gobierno estatal y de la abanderada panista Dávila Fernández, reconoció la necesidad de unir fuerzas y sumar esfuerzos, ante el peligro de que Tlaxcala sea de nuevo gobernada por priístas y regrese a viejos tiempos.

González Zarur, el favorito

Las más recientes encuestas de opinión colocaron a la cabeza de las preferencias electorales al candidato de la alianza Unidos por Tlaxcala (PRI-PVEM), Mariano González Zarur, seguido por la panista Adriana Dávila y en tercer lugar a la perredista Hernández Ramos.

La candidata renunciante convocó a perredistas y a sus aliados a votar el próximo 4 de julio por la panista Adriana Dávila de la Alianza por el Progreso de Tlaxcala (PAN-Panal-PAC), de quien dijo, es su compañera y amiga.

El sorpresivo anuncio se dio en el salón de un céntrico hotel de la ciudad de Tlaxcala, donde militantes perredistas y petistas condenaron la decisión de la candidata de las izquierdas y a quien calificaron de “traidora”.

Encabezados por los fundadores del PRD en Tlaxcala, Narciso Xicohténcatl Rojas y Pedro Palma, los perredistas amagaron con expulsar de su partido a Hernández Ramos por ser una “vergüenza” y “por haber vendido la causa de las izquierdas a la ultraderecha del panismo”.

Narciso Xicohténcatl Rojas calificó la declinación de la perredista como un acuerdo que viene a “sepultar” al sol azteca en Tlaxcala, ya que con ello abandonó a sus candidatos a diputados locales, alcaldes y presidentes de comunidad, “pero sobre todo los principios e ideales de la izquierda democrática”.

Acuerdo programático

La declinación de la aspirante perredista se dio luego de que las dirigencias del PAN y de los partidos agrupados en el Dia decidieron firmar un “cuerdo programático y generacional”, en el que se incluirán las partes sustantivas del programa de gobierno de la coalición Transparencia y Honestidad por Tlaxcala al proyecto de la panista Adriana Dávila Fernández.

Por su parte, Dávila Fernández, abanderada de la coalición PAN-Panal-PAC, se comprometió con Hernández Ramos y el PRD a cumplir con el acuerdo programático de cogobernar.

 

Sin embargo, la vice presidenta de la mesa directiva estatal del PRD, Margarita Cisneros Tzoni, explicó que el Consejo Estatal de su partido se deslinda de la alianza que su líder nacional, Jesús Ortega Martínez, signó con Acción Nacional, debido a que se llevó a cabo a sus espaldas y fuera de lo que marcan sus estatutos.

“Con ello, Ortega Martínez invadió las esferas del órgano máximo del perredismo en Tlaxcala, ya que fue el Consejo Estatal quien en convención designó a Hernández Ramos como su candidata a la gubernatura”, indicó Cisneros Tzoni.

Valorarán la situación

La dirigente adelantó que en las próximas horas será convocado el Consejo Estatal del PRD para valorar la situación y analizar la posible expulsión de Hernández Ramos del sol azteca y definir qué hacer con el voto perredista.

Apenas el pasado 14 de junio, el gobierno panista de Tlaxcala denunció ante la PGJE a Hernández Ramos por incurrir en supuestas falsas declaraciones contra ex funcionarios estatales y a la propia administración del gobernador Héctor Ortiz, a la que la perredista acusó de nepotismo, corrupción y desvío de recursos públicos.

El abanderado del PRI a la gubernatura del estado, Mariano González Zarur, dijo que la declinación de la perredista es benefica para su partido y aseguró que en las próximas 48 horas surgirán “los verdaderos motivos” por los que Dávila Fernández se sumó a la candidata calderonista.

González Zarur comentó que lo que no debe hacer es repartirse al estado como si se tratará de un pastel, porque primero está la dignidad de la gente.

“Los ciudadanos quieren quitarse ese yugo de presión y de coacción; que no nos sigan dividiendo, necesitamos tener la capacidad y la experiencia para gobernar. El cinismo y la desesperación suman a tres secretarios y ahora sacan esta declinación; este es un boomerang que se les va a revertir y no lo midieron bien”.

 

 

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD