aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Le llueven críticas a Lula por defender a Cuba

El presidente de Brasil fue criticado hoy en su país por defender al régimen cubano de los hermanos Castro y criticar las huelgas de hambre de los presos políticos en la Isla
Muestra el video

Video Lula da Silva se despide de Fidel Castro.
El presidente brasileño realizó una visita a la isla para reunirse con el ex líder cubano; en octubre próximo se elegirá nuevo mandatario en Brasil

Brasilia | Miércoles 10 de marzo de 2010 EFE | El Universal19:50
Comenta la Nota

La comparación hecha por el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, entre presos políticos de Cuba y delincuentes fue criticada hasta en su partido, que aún así hoy se negó a votar una censura contra la falta de libertades en la isla.

Raúl Jungmann, del opositor Partido Popular Socialista, presentó hoy ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara baja una moción de censura contra "las violaciones de los derechos humanos en Cuba", pero el mayoritario grupo oficialista, encabezado por el Partido de los Trabajadores (PT), vetó la propuesta.

"Es lamentable que la base (parlamentaria) del gobierno se niegue a ver las flagrantes violaciones de los derechos humanos en Cuba, como si no bastase con las tan desastrosas declaraciones del presidente Lula", declaró el diputado.

Jungmann aludía a una entrevista concedida por Lula a un medio de Estados Unidos, en la que descalificó las huelgas de hambre de los presos políticos cubanos y comparó a éstos con los delincuentes comunes detenidos en las cárceles brasileñas.

"Tenemos que respetar la determinación de la Justicia y del Gobierno cubanos. La huelga de hambre no puede ser un pretexto de los derechos humanos para liberar a las personas. Imaginen si todos los delincuentes presos en Sao Paulo hicieran un ayuno para pedir su liberación", manifestó.

La divulgación de las declaraciones coincidió con un nuevo pedido de la disidencia cubana para que Lula interceda ante el gobierno de Raúl Castro en favor de los presos políticos y, en especial, de Guillermo Fariñas, quien está en huelga de hambre desde hace 15 días.

La embajada de Brasil en La Habana explicó que la carta, dirigida a Lula por el "Comité pro Libertad de los Prisioneros Políticos Cubanos Orlando Zapata Tamayo", no fue recibida por una alegada "falta de firmas".

Algo parecido ocurrió durante la visita que Lula hizo a Cuba hace dos semanas, que coincidió con la muerte de Orlando Zapata Tamayo tras una prolongada huelga de hambre y por quien también se le había pedido que abogase.

Aunque después lamentó la muerte del disidente, Lula dijo no haber recibido ningún pedido de la oposición y mantuvo silencio ante el presidente cubano, Raúl Castro, cuando éste dijo que Zapata Tamayo no era más que un "delincuente común" y culpó de su fallecimiento a Estados Unidos.

Según Jungmann, "toda persona comprometida con los derechos humanos critica la situación de los presos en Brasil y denuncia la situación de los presos en Cuba".

No obstante, sostuvo que "quien no se interesa con los derechos humanos usa la situación de los presos brasileños para defender a la tiranía y a los tiranos de Cuba", lo cual "no es más que cinismo".

Aunque tímida y veladamente, las declaraciones de Lula fueron criticadas por el diputado Mauricio Rands, del PT y también de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara baja, quien consideró que el jefe de Estado "se expresó mal o no fue comprendido, pues él sabe la diferencia entre un preso político y un preso común".

Rands aclaró además que, en el partido fundado por Lula en 1980, "no se acepta que una persona sea presa porque se opone a un gobierno y sin haber cometido un crimen".

Según el presidente del Colegio de Abogados de Brasil, Ophir Cavalcante, "la lectura que Lula hace del régimen de Cuba es de que es un gobierno popular y socialista y estaría legitimado" , pero el mandatario "confunde la huelga con fines políticos y una huelga de hambre hecha por delincuentes comunes".

Cavalcante agregó que la postura de Lula "intenta mostrar como banal un recurso extremo que es, al mismo tiempo, un símbolo de la resistencia a un régimen autoritario que no admite ningún tipo de contestación".

 

mamg



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD