aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Asunto nuclear, tema central de las elecciones de Irán

EFE| El Universal
08:14Teherán | Lunes 08 de junio de 2009
Los candidatos presidenciales del país iraní se centran en el derecho a la tecnología nuclear, pero sólo Ahmadineyad se niega a alinear el proyecto con estándares internacionales

De acuerdo en el fondo pero no con la forma, la elección de uno u otro candidato a la presidencia de Irán solo afectará al tono y a la actitud con la que el régimen afrontará la polémica sobre el programa nuclear.

Tanto el presidente, Mahmud Ahmadineyad, como sus tres rivales han insistido en que el desarrollo de la tecnología es una derecho irrenunciable de Irán.

Pero mientras el mandatario ha insistido en que es un "capítulo cerrado" y que cualquier discusión debe ceñirse al marco de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) , el resto se ha mostrado dispuesto a dialogar con el denominado grupo 5+1.

El citado grupo, integrado por cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, acusa al régimen de Teherán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, un supuesto proyecto militar paralelo cuyo objetivo sería adquirir un arsenal atómico.

Irán niega las alegaciones, insiste en que sus fines son pacíficos y asegura que la única meta es mejorar su deficiente sistema eléctrico.

El sospechoso programa nuclear ha sido, junto a los ataques verbales contra Israel, el principal punto de conflicto entre Irán y la comunidad internacional durante los cuatro años de mandato de Ahmadineyad.

Nada más acceder a la presidencia en el verano de 2005, el líder ultraconservador decidió revocar la política de su predecesor, Mohmad Jatamí, y retomar el enriquecimiento de uranio que el reformista había congelado como gesto de buena voluntad hacia la comunidad internacional.
Desde entonces, Irán ha desarrollado con celeridad su programa nuclear.

El pasado 9 de abril, Ahmadineyad anunció que su país tenía más de siete mil centrifugadoras listas para enriquecer uranio y que había conseguido cerrar la cadena de producción propia de energía en su planta de Isfahan.

Además, para finales de este año está prevista la puesta en marcha definitiva del reactor nuclear de Busherh, situado en la costa del golfo Pérsico y construido durante más de diez años con asistencia rusa.

Asimismo, levanta una planta de agua pesada en Arak y poco se sabe de las actividades en la central de Natanz, ambas en el centro oeste del país, vetada a las inspecciones de la ONU.

Irán, que siempre recuerda que es uno de los países signatarios del Tratado de No Proliferación Nuclear, dice que no se opone a la la supervisión, pero no acepta que las visitas de los inspectores sean por sorpresa.

El tema nuclear apenas ha tenido gran incidencia en la campaña electoral, y solo ha sido tratado con cierta amplitud ante los medios extranjeros.

El presidente Ahmadineyad, que suele utilizarlo en algunos de sus mítines para ilustrar "el progreso científico y tecnológico" que dice haber logrado el país durante su mandato, se ha atrevido a pedir el desarme nuclear en el mundo, y ha sugerido que las grandes potencias deben ser las primeras en hacerlo para dar ejemplo.

En este sentido, el anterior negociador nuclear iraní, Hasan Rowhani, ha acusado al mandatario de intentar sacar provecho de unos logros que empezaron antes de su llegada "y que pertenecen a toda la nación".

El principal adversario de Ahmadineyad, el independiente pro reformista Mir Husein Musaví, ha insistido, por su parte, en que está dispuesto a negociar, aunque sin renunciar a la energía.
Además, ha asegurado que la causa de la decisión de su país de retomar el enriquecimiento fue el deseo de Occidente de aprovechar la coyuntura para obligar a Irán a abandonar definitivamente sus ambiciones.

El candidato conservador Mohsen Rezaei, que parte a priori como el candidato con menos opciones, ha recalcado que su país no frenará el enriquecimiento y ha propuesto que Irán se convierta en el de un consorcio internacional para enriquecer uranio en Irán.

En cualquier caso, gane quien gane el 12 de junio en las presidenciales de Irán, la última palabra sobre el asunto la seguirá teniendo el líder supremo de la revolución, ayatolá Ali Jamenei, cuyo poder es omnímodo.

isv



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0