aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los partidos pierden la confianza ciudadana: ONU

Entre las prácticas más comunes de la corrupción política están desde la financiación ilícita de partidos, compra de votos y hasta el tráfico de influencias
Domingo 03 de mayo de 2009 Francisco Gómez | El Universal
Comenta la Nota

La financiación ilícita de campañas electorales socava la competencia leal entre los partidos y hace que los ciudadanos se desalienten alejándose de la política, y que, en última instancia, pierdan la confianza y el respeto por las instituciones democráticas, sostiene un documento elaborado por la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de las Naciones Unidas.

La financiación de los partidos políticos y de las campañas electorales rara vez está reglamentada de manera adecuada, no obstante que varios de los aspectos de la corrupción política estén adecuadamente tratados por la legislación de muchos estados, señala el texto denominado “Amenazas y tendencias en materia de corrupción en el siglo XXI”.

Entre las prácticas más comunes de la corrupción política están desde la financiación ilícita de partidos, elecciones y compra de votos, hasta el tráfico de influencias por parte de políticos y funcionarios públicos electos.

El organismo de la ONU destaca que sólo en una tercera parte de los países del orbe hay reglamentaciones sobre financiación de campañas y partidos políticos, y añade que la competencia entre los partidos políticos es un componente de la democracia multipartidaria y requiere una financiación adecuada.

Expone que la transparencia es un pilar para los sistemas normativos nacionales. Ello permite que las fuentes de financiación, los importes y la índole de las contribuciones, las consignaciones de fondos y los gastos de partidos y campañas electorales, se divulguen en un estado de cuentas certificado, verificado por una autoridad independiente, lo cual debe ir acompañado de una legislación sobre el acceso a la información que permita también un examen pormenorizado por parte del público y de los medios de comunicación.

Al reconocer que las condiciones en que funcionan los partidos políticos han cambiado y ante la necesidad de recursos financieros para acercarse a los ciudadanos, los organismos partidistas buscan obtener fondos adicionales, en lugar de limitarse a los que están autorizados por ley. “Algunas veces esto se realiza eludiendo las normas vigentes, recurriendo a fuentes de financiación inadmisibles o incluso a la corrupción lisa y llana”, se afirma.

Esas prácticas se ven alentadas por la ausencia de leyes y reglamentos eficaces que rijan la financiación de los partidos, sus gastos y la transparencia del proceso político. Algunos casos recientes de financiación ilícita de partidos políticos han dado lugar a una toma de conciencia de los peligros que entraña la corrupción política, y a que se dejen oír voces que exigen regímenes reguladores más rigurosos, dice el texto que dio a conocer en el 11 Congreso de las Naciones Unidas Sobre Prevención del Delito y Justicia Penal que se celebrado en Bangkok, Tailandia.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD