aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Termina el ciclo de la revista mexicana de poesía Alforja

Carlos Rojas Urrutia| El Universal
15:10Ciudad de México | Martes 16 de diciembre de 2008

En su primer número, la revista La Otra incluye una revisión de la poesía italiana y de la obra de Eduardo Lizalde. (Foto: Archivo / El Universal )

El proyecto editorial en torno al cual han cerrado filas la mayor parte de los poetas del continente continúa con una nueva revista, intitulada sencillamente La Otra

La revista trimestral Alforja se dedicó durante once años a trabajar a contracorriente para acercar a los escasos lectores mexicanos de poesía al trabajo de autores de todos los tiempos y espacios geográficos; además, con base en su plantilla de escritores residentes en toda América Latina, propuso lecturas, interpretaciones y formas para acercarse a la materia poética.

 

 

El número 45 de Alforja, correspondiente al trimestre julio-septiembre del 2008, dedicado a la poesía contemporánea del Uruguay, fue la última publicación de esa revista a la que uno de sus fundadores, José Ángel Leyva, aún se refiere en términos de presente. Porque aunque el ciclo de Alforja ha llegado a su fin, el proyecto editorial en torno al cual han cerrado filas la mayor parte de los poetas del continente continúa con una nueva revista, intitulada sencillamente La Otra.

 

 

Luego de encargarse de una revista de poesía que nunca fue costeable, cuyos meses de mayor estabilidad fueron aquellos en que los editores no tenían que poner dinero de su bolsillo y que sin embargo se convirtió en una publicación fundamental para generar una red de complicidades entre poetas de distintos orígenes, José Ángel Leyva describe a La Otra como “un vástago de Alforja, porque todos los involucrados en ese proyecto tan indispensable deseamos que si la revista detuvo su movimiento, continúe en otro formato.”

 

 

Todos los números anteriores de la revista Alforja aún pueden consultarse en su archivo histórico virtual (www.alforjapoesia.com), desde donde se da la bienvenida a una nueva publicación que retoma los puntos centrales del proyecto que le antecede.

 

 

José Ángel Leyva sufrió más de una década las dificultades de publicar la revista Alforja (“nacida como alter-ego de El corno emplumado de Sergio Mondragón y Margaret Randall, y el Pájaro Cascabel, de Thelma Nava y Efraín Huerta”) y de mantener la editorial del mismo nombre; luego se involucró en la publicación de libros de poesía que como no se vendían, se terminaban obsequiando.

 

 

Recientemente, Ediciones Alforja realizó junto a Nelly Achar, impulsora de las librerías Un metro de libros, ubicadas en las estaciones del Metro de la Ciudad de México, la colección Poesía en el andén, series de ocho libros breves que acercan al público al discurso de la poesía a través de un tema específico. La edición más reciente de esta serie, que ya circula en los pasillos del Metro, consta de los volúmenes de los siete pecados capitales y una antología de poemas virtuosos.

 

 

Dedicarse a comercializar poesía, confiesa José Ángel Leyva, es un “pésimo negocio. No se vende. Pero es un mal negocio que es noble, porque le da a uno muchas satisfacciones y abre muchas puertas, aunque no las económicas. Hay que seguir promoviendo la lectura de poesía, pero fácil no es.”

 

 

El motivo que convoca a José Ángel Leyva para mantener una revista como Alforja durante 11 años y continuar involucrado en asuntos poco redituables que tienen que ver con la difusión de la poesía, se debe “a una vocación de servicio comunitario, de acción cultural y de una conciencia esencial, que nos obliga a mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta de la pobreza intelectual, moral y social de nuestro país”.

 

 

“Las revistas de literatura no están alejadas de una acción política o social”, explica Leyva, “vivimos en una sociedad que cada día se desgasta más y esa falta de moralidad y ética muchas veces se revierte a través de la lectura. Es idealista pensar que una revista de poesía cambiará algo, pero en el fondo tenemos esa convicción y apostamos a que con ese granito de arena contribuimos a modificar conductas y conciencias.”

 

 

Con la aparición de La Otra, explica José Ángel, “intentamos ser como los salmones, que constantemente están remontando la corriente… sólo espero que este no sea el retorno al origen para desovar y morir. Ojala estemos sembrando una semilla que dé un fruto igual o más robusto que lo que fue Alforja”.

 

 

De formato mucho más accesible, que ha dejado atrás el diseño académico de su antecesora, el pilar principal de La Otra será también la poesía, aunque, como explica Leyva, “esta vez invocaremos a otras disciplinas, tanto literarias como visuales; es decir, la poesía se abrirá para de alguna manera romper con la idea de enclaustramiento y aburrimiento que se tiene de ella”.

 

 

A la par del proyecto de La Otra, nace La Cabra Ediciones, que publicará las mismas colecciones que se venían realizando con Ediciones Alforja, para dar a conocer a los poetas de América Latina.

 

 

Realizada con el apoyo de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en una “complicidad de debilidades”, José Ángel Leyva comienza esta nueva empresa sin fines lucrativos, simplemente, con la esperanza de “hacer una revista digna, que un día llegue a pagar las colaboraciones y tenga recursos para atraer poetas y continuar el diálogo intercontinental que comenzó con Alforja.”

 

 

En su primer número, La Otra abre con un par de fotografías donde se reúnen los poetas y colaboradores que formaron parte de Alforja y ahora continúan con este proyecto editorial; además, presenta una revisión de la obra de Eduardo Lizalde, que está por alcanzar los 80 años; una entrevista al poeta colombiano Raúl Gómez Jattin realizada tres años antes de su misteriosa muerte en las calles de Cartagena de Indias; Emilio Coco ofrece un amplio panorama de la poesía italiana; Óscar de la Borbolla un cuento breve y se muestra el trabajo plástico de Alejandro Mojica Díaz; todo ello acompañado por el registro fotográfico de Rogelio Cuéllar en torno al desnudo femenino.

 

 

El costo de La Otra es de 50 pesos y su número 1, correspondiente al trimestre de octubre-diciembre del 2008, ya puede adquirirse en las librerías EDUCAL, Gandhi, el Fondo de Cultura Económica y las librerías de la UNAM y la UAM. La suscripción anual tiene un costo de 150 pesos.

 

 

Oficialmente, el primer número de La Otra será presentado el domingo 25 de enero a las 12 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en una mesa donde participarán Marco Antonio Campos, Evodio Escalante, José Ángel Leyva, Eduardo Lizalde y María Luisa Martínez Passarge.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0