aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Increpan a Calderón y los llevan ante juez

Sergio Javier Jiménez y Cinthya Sánchez| El Universal
Sábado 04 de octubre de 2008
Muestra el video

Video: Increpa joven a Caldern en Palacio Nacional.

Descarta Los Pinos fincar cargos contra inconformes, uno de ellos, Premio Nacional de la Juventud

[email protected]

El mismo joven se lo había advertido desde el inicio del evento: “No le voy a dar la mano”, le dijo Andrés Gómez al presidente Felipe Calderón quien a su llegada pasó a saludar a los muchachos que serían galardonados con el Premio Nacional de la Juventud.

Fue él mismo, el joven inconforme, quien le gritó a Calderón minutos después “espurio” desde el lugar que ocupó en el templete, justo cuando el titular del Ejecutivo hablaba ante el micrófono y cuando ya le había entregado el reconocimiento al joven estudiante de bachillerato.

El grito salió de donde menos se esperaba, desde el mismo templete, detrás de la titular de la SEP, Josefina Vázquez Mota, quien no se inmutó mientras, a la distancia, en la sección de los invitados, se oyó otro grito casi al mismo tiempo cuando Calderón hablaba del 2 de octubre y de la libertad: “¿Cuál libertad?, ¡no hay libertad en este país!”, le dijo Marco Virgilio Jiménez Santiago, otro inconforme.

Ambos fueron retirados del lugar por elementos del Estado Mayor Presidencial.

Fue más de una hora el tiempo que los padres de Andrés intentaron saber de él sin que nadie les informara del paradero.

Fue después de que Calderón, los invitados y la prensa se retiraron de Palacio Nacional, cuando el estudiante fue sacado del lugar para ser subido a una patrulla para ser remitido al juez cívico.

En Los Pinos informaron que no fincarían cargos en contra de los jóvenes y argumentaron que el EMP actuó “en cumplimiento de sus obligaciones”.

Los estudiantes fueron remitidos “por la probable realización de conductas que son sancionadas penal o administrativamente por la legislación vigente”.

Entre los delitos que la Presidencia considera que pudieron incurrir los jóvenes son: ultraje a una autoridad, ataque al orden o a la paz pública y la infracción administrativa por ataques a la dignidad de las personas.

Argumentó que fueron entregados a la autoridad capitalina para que ésta calificara su conducta.

 

 



comentarios
0