aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Presenta Yulene Olaizola documental en San Sebastián

EFE| El Universal
11:38 San Sebastián (España) | Jueves 25 de septiembre de 2008

En su documental, Olaizola reflexiona `sobre lo rico y diverso que es el ser humano´. (Foto: Archivo/ELUNIVERSAL )

La directora mexicana de 25 años declaró estar encantada con el recibimiento que Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo tuvo en el festival de cine español

Yulene Olaizola, una directora mexicana de 25 años, ha dejado una profunda huella en el Festival de Cine San Sebastián, donde ha presentado el documental Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, en el que reflexiona "sobre lo rico y diverso que es el ser humano".

En una entrevista con Efe, Olaizola se muestra encantada con la buena acogida a su filme aunque no sorprendida, ya que los espectadores han reaccionado de la misma forma en los lugares en los que ya ha sido presentado, como México, Toulouse (Francia), Buenos Aires, Lima o Toronto (Canadá).

"Es muy parecida la reacción en todas partes, aunque aquí la proyección ha sido en una pantalla más grande, lo que también ha aumentado la sensación de entusiasmo", agregó la directora tras la exhibición de su película en la sección "Horizontes Latinos" de San Sebastián.

Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo, que nada tiene que ver con los escritores sino con el cruce de dos calles que así se llaman, es la narración por parte de Rosa, la abuela de la directora, de los años que vivió en la casa de huéspedes que regenta un joven artista, bastante extraño y que dejó muchos recuerdos de su paso.

Una historia con sorpresa que la directora quería contar desde que tenía quince años y que aunque es cien por cien documental tiene elementos de narración propios de una película de ficción.

"El documental normalmente tiene otro estilo de narración, con voz en off y un importante manejo de material de archivo", indicó Olaizola, a quien sin embargo le interesa "el documental que tiene más conexiones con el cine de ficción".

Un interés que parte de la realidad y de una "aproximación al cine a través de las cosas más cercanas a mi entorno".

De ello es un buen ejemplo su primer documental, realizado como ejercicio de sus estudios de dirección de cine y elaborado básicamente con la ayuda de una única persona, Rubén Imaz, con quien rodó entre 15 y 20 días a lo largo de seis meses en la casa de su abuela.

Un equipo mínimo para no alterar la intimidad de la casa de huéspedes y también con escasos elementos, ya que se rodó la mayor parte con luz natural, aprovechando las posibilidades que aporta el vídeo, explicó la directora.

Todo ello contribuye a dotar al filme de la intimidad que buscaba para contar una historia real aunque basada en sospechas de la abuela, que no cuentan con una base sólida, pero que cualquiera que vea la película acaba por creer.

Es la historia de un recuerdo, pero básicamente es "una reflexión sobre lo rico y diverso que es el ser humano en su carácter, en sus expresiones artísticas, en su forma de relacionarse con la gente".

"Los personajes hablan de la diversidad del ser humano y en esta película encontramos muchos ejemplos excéntricos de esa diversidad", señaló la directora.

Un ejemplo más de la riqueza del cine mexicano, que participa en Horizontes Latinos con otras dos películas, Corazón del tiempo y Parque Vía, aún no vistas, y que ayer se llevó para el proyecto Norteado, todos los premios que otorga el Festival dentro de su sección "Cine en construcción" para ayudar a la finalización de un filme.


cvtp



Ver más @Univ_espect
comentarios
0