aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ataques republicanos a Obama, más agresivos que los demócratas

Si Obama se convierte en el candidato presidencial demócrata, enfrentará una avalancha de ataques que serán muy distintos en el tono y la intensidad a lo que ha sufrido hasta ahora
Washington, DC | Viernes 29 de febrero de 2008 The New York Times | El Universal09:05

Cuando la senadora Hillary Rodham Clinton critica a su colega Barack Obama en estos días, lo cuestiona en torno a detalles sobre su plan de salud, las palabras usadas en sus correos y sus promesas de cambio, que califica de “coros celestiales”.

Pero si Obama se convierte en el candidato presidencial demócrata, seguramente enfrentará una avalancha de ataques de los republicanos y sus aliados que será muy distinta en el tono y la intensidad a lo que ha sufrido hasta ahora.

Sólo en los últimos días, el senador John McCain se burló de una declaración que Obama hizo sobre Al Qaeda en Mesopotamia. El Partido Republicano de Tennessee, subrayando su segundo nombre, refiriéndose a él como Barack Hussein Obama, sugirió que su política exterior sería diseñada por personas antisemitas y contrarias a Israel.

El Comité Nacional Republicano emitió un comunicado el miércoles en el que invocó un cuestionario que Obama respondió cuando competía por el Senado en 2004 para demostrar que se opuso a castigar a compañías que contratan inmigrantes ilegales. Y, sin mencionar su nombre, el presidente Bush criticó su disposición a reunirse con el nuevo líder cubano, Raúl Castro.

Obama ha sido tratado con relativa amabilidad por Clinton y los otros aspirantes demócratas ahora ya retirados. Por lo general no tienen diferencias políticas graves y se han cuidado de no lanzar ataques particularmente duros que pudieran terminar en un anuncio republicano en otoño próximo.

Sin embargo, el cambio de tono ofrece un atisbo al “manual” republicano al tiempo que el partido se adapta a la posibilidad de competir contra Obama y no Clinton. Es un recuerdo de que, si obtiene la nominación, Obama estará en un campo de batalla más peligroso al tiempo que sus oponentes --escudriñando su historial de votaciones, sus declaraciones y sus experiencias antes de ingresar a la vida pública-- buscan formas de retratarlo como una persona ajena a los valores nacionales, de desafiar su atractivo con los votantes independientes y de hacer énfasis en su falta de experiencia en política exterior y seguridad nacional.

Algunos ataques seguramente se basarán en las falsas acusaciones de que Obama es musulmán, pero otros sencillamente surgirán a partir de su historial de votación y de sus discursos. Colaboradores de McCain han señalado ya que su primera línea de ataque será retratarlo como un liberal, y ya han empezado a destacar que el National Journal calificó a Obama como el miembro más liberal del Congreso, basándose en sus votos.

Asesores de McCain no han dejado duda de que resaltarán las grandes diferencias entre ambos en asuntos que Clinton nunca ha podido utilizar. Destaca antes que nada la cuestión de Irak.

“El problema fundamental (de Clinton) es que, en una primaria demócrata, no puede remarcar las diferencias que tienen en relación con los temas más importantes”, indicó Steve Schmidt, colaborador de alto nivel de McCain. “Del lado republicano expondremos en forma muy significativa los contrastes (entre los candidatos). Cuando se examinan los asuntos esenciales --impuestos, gastos, jueces, sistema de salud y seguridad nacional--, hay una división tan profunda y ancha como el Gran Cañón”.

Obama “siempre dice que es la persona que puede derrotar a John McCain”, señaló Mark Penn, principal estratega de Clinton. “Pero lo cierto es que, si alguna vez participa en una elección general, muchas de las posiciones que asumió en 2003 y 2004 regresarán para acecharlo y muchas cosas que no se han indagado se indagarán. El apoyo de independientes y republicanos que ha tenido se evaporará en forma realmente rápida”.

(Por Adam Nagourney /Traducción: Gregorio Narváez).



PUBLICIDAD