aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tardan un año en nombrar a Indalfer Infante consejero de la judicatura

Arturo Zárate Vite| El Universal
11:40Ciudad de México | Domingo 25 de noviembre de 2007
Por ley, la designación de este consejero de la judicatura era responsabilidad de los senadores

A Indalfer Infante González se tardaron un año en nombrarlo consejero de la judicatura y su cargo sólo durará un año dos meses.

“La verdad es para dar vergüenza, frente a la Suprema Corte de Justicia, de que no habíamos podido nosotros sacar ese nombramiento”, admitió el senador panista Alejandro González Alcocer, presidente de la Comisión de Justicia.

“¿Cuáles son las causas por las que no se hizo la designación a tiempo? ¿Se trató de un problema en los candidatos? ¿No hubo acuerdo entre los partidos sobre la elección? ¿Hubo desinterés del Senado para nombrarlos?”, son preguntas que ha hecho José Roldan Xopa, jefe del departamento de Derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Por ley, la designación de este consejero de la judicatura era responsabilidad de los senadores.

Se trataba de nombrar a quien concluiría el periodo de cinco años de Constancio Carrasco Daza, quien dejó la judicatura para convertirse en magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

A Constancio le faltaban poco más de dos años para terminar su periodo.

La vacante se abrió oficialmente desde noviembre de 2006. Si la elección del consejero se hubiese hecho en el plazo de un mes, como ocurrió en el caso de Jorge Moreno Collado, Indalfer hubiera llegado a la judicatura desde finales del año pasado.

Indalfer rindió protesta como consejero el 20 de noviembre de 2007 y el 19 de febrero de 2009 concluirá su etapa.

Los senadores se retrasaron por diversos motivos, pero sobre todo por la indefinición y falta de previsión del grupo parlamentario del PAN para proponer a su candidato para ese cargo.

En un principio su idea era que el jurista Rafael Estrada Sámano fuera su candidato, nada más que los panistas no lo inscribieron con oportunidad en el proceso. Intentaron reabrirlo para meterlo. Desistieron porque los demás competidores advirtieron que se ampararían si se violaban las reglas.

La otra carta de los panistas fue Armando Salinas Torre, quien sí fue inscrito con oportunidad, nada más que éste prefirió aceptar el cargo del subsecretario de enlace legislativo de la Secretaría de Gobernación.

Entonces empezaron las complicaciones en el grupo panista, se habían quedado sin cartas y entre ellos se dividieron las opiniones sobre quien debería ser el consejero de la judicatura federal. Los nombres que más discutieron fueron los de José Antonio Abel Aguilar Sánchez y Jorge Meza Pérez.

Su posición era indispensable porque el acuerdo interparlamentario no escrito decía que el PAN era mano en esta designación, como lo sería el PRI en la de Jorge Moreno Collado.

Ante la falta de definición, los mismos panistas terminaron por aceptar que fuera un candidato del PRD el que terminara el periodo de Carrasco.

Así surgió el nombre de Indalfer Infante González, propuesto por el perredista Ricardo Monreal, vicecoordinador del grupo.

Por fin, después de poco más de un año, había sido elegido consejero de la judicatura.

El Consejo de la Judicatura Federal, según lo establece la Constitución, le corresponde el nombramiento de jueces y magistrados, así como vigilar el trabajo de cada uno de ellos. También administrar los recursos del poder judicial.

grg



comentarios
0