aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Feliz día del niño?

MÓNICA ARCHUNDIA| El Universal
Lunes 30 de abril de 2007

Los niños editaron la sección de DF de EL UNIVERSAL en su versión impresa y dieron su visión de esta ciudad . (Foto: Raúl Estrella/EL UNIVERSAL )

Para Juan Manuel, Marlo y Ricardo no será placentero este día, ya que se ven obligados a trabajar de noche para poder comer

Podría estar en casa con su familia ocupado en labores propias de su edad, pero Juan Manuel pasa las noches en vela, en el estacionamiento de una plaza comercial donde -de las 21:00 horas a la una de la mañana- limpia parabrisas y ayuda a la gente a cargar sus bolsas con víveres. La mitad de lo que gana lo entrega a su madre, quien debe enfrentar sola la manutención de tres hijos.

Este pequeño, de 13 años, sabe que trabajar no es una actividad legalmente permitida para los niños, por eso -desde hace seis- se ha refugiado en la clandestinidad de la noche e integrado a los alrededor de 100 mil menores que, según el INEGI, laboran en la capital.

Todos los días, al concluir sus clases de quinto grado de primaria, se desplaza de Martín Carrera al estacionamiento de la plaza comercial para colocarse en las casetas de cobro y solicitar a los automovilistas unas monedas a cambio de un "trapazo".

Su mamá también trabaja y uno de sus hermanos, de 14 años, comparte su misma actividad; el otro, de 16, es "fletero" en la avenida Centenario.

En su actividad diaria Juan Manuel se hizo amigo de Marlo, un niño de 14 años que cursa el primer grado de secundaria y que hace una semana se inició en la limpieza de parabrisas.

Por ahora, él es el único sustento de su hogar: "Estoy con mi mamá, pero ella no trabaja, está mala de la columna y mi hermano de 16 a veces se va a colar o en lo que le den trabajo".

En el estacionamiento Marlo percibe 60 pesos diarios en promedio, 30 de los cuales los entrega de forma directa a su madre.

Junto con él trabaja Ricardo, un pequeño de 10 años que todas las noches viaja de Ecatepec a la ciudad de México y sortea la vigilancia de la plaza comercial para poder obtener las monedas que le permitirán volver cada día a su casa y cumplir con el material que le pide su maestra.

"En la mañana están unos policías de color azul y no dejan ponerse o luego no dejan los de las casetas", comenta mientras coloca las manos en las bolsas de su pantalón y recuerda que en una ocasión tuvo que quedarse a dormir en un auto abandonado, porque no completó para el pasaje de regreso a su casa.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la actividad que realizan Juan Manuel, Marlo y Ricardo tiene su origen en la pobreza y así lo señala el convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, de 1999, que considera como solución a largo plazo, un crecimiento económico sostenido.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) coincide en ello y considera que "el problema del trabajo infantil y la exclusión educativa debe ser planteado de manera integral, atendiendo a dimensiones de tipo económico, cultural, sicológico y geográfico".

Según el estudio Trabajo infantil y asistencia a la escuela en el Distrito Federal 2000-2004, realizado por este organismo internacional, de los casi 2 millones de niños de entre cinco y 17 años que hay en la ciudad de México, 175 mil 920 abandonaron la escuela y de ellos 42 mil 447 lo hicieron por falta de dinero o porque tenían que trabajar.

El documento señala que de los 115 mil 604 niños de entre 12 y 17 años con empleo, 38 mil 72 trabajan más de 48 horas a la semana y que 59.4% de la Población Económicamente Activa (PEA) infantil -74 mil 559- es asalariada, lo que significa que labora a cambio de un sueldo fijo y un 23.4%, esto es 29 mil 395, es considerado trabajador familiar sin pago.

Los datos del análisis de Unicef revelan que aproximadamente nueve de cada 100 niños de 12 a 17 años (11 mil 607) económicamente activos trabajan a destajo, comisión o porcentaje, mientras que sólo 3.2% labora por su cuenta propia.

De estos últimos, destaca que 86.9% no estudia, igual que 80.3% de los que tienen sueldo fijo y 58.2% de los que laboran a destajo, por comisión o porcentaje.

Los resultados del estudio establecen que los menores de la ciudad trabajan en promedio 35 horas a la semana, aunque son las niñas las que dedican más tiempo a esta actividad: 37, mientras los niños destinan 34.



comentarios
0