aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Represión de Atenco, mayor que en 1968: historiador

Adolfo Gilly expone su puntos de vista durante la presentación del informe preliminar de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos/Caso Atenco
Ciudad de México | Lunes 26 de junio de 2006 Alejandro Medellín | El Universal16:00

Los hechos de represión en San Salvador Atenco rebasaron todos los límites de violencia por parte del Estado mexicano, dejando atrás acontecimientos como el 2 de octubre de 1968, aseguró el ensayista e historiador Adolfo Gilly, durante la presentación del informe preliminar de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos/Caso Atenco.

El catedrático de la UNAM dijo que ?Atenco ha rebasado todos los límites de represiones anteriores en las cuales hubo muertos, torturados, desaparecidos, encarcelados, contra los opositores políticos y organizaciones sociales?.

Agregó que ?ni siquiera Gustavo Díaz Ordaz había ordenado a sus tropas la violación tumultuaria de las mujeres de un pueblo mexicano?. La presentación fue en el auditorio de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Lo sucedido en Atenco, agregó el ensayista, ?son acciones propias de la barbarie de los ejércitos de ocupación de Lídice, en My Lai (Vietman), en Bosnia, pero cometidas en este caso en contra de la propia comunidad nacional?.

La agresión, añadió, fue ?contra un pueblo campesino entero?. El informe fue presentado por Ignacio García, presidente de la Comisión Civil, así como por Ángel Benhumea, padre de Alexis Benhumea, quien falleció hace dos semanas tras ser herido en la cabeza por una granada de humo, el poeta Juan Bañuelos y el ex legislador perredista Gilberto López y Rivas.

Ignacio García dijo que las mujeres vejadas y los hombres afectados por las agresiones ratificarán sus denuncias y ampliarán sus testimonios en los próximos días. Explicó que la presentación del informe preliminar busca crear mayor conciencia entre la gente y (el informe) es en sí mismo una denuncia sobre las violaciones cometidas.

Nosotros no estamos en posición de exigirle cosas, resultados, medidas, al gobierno mexicano porque no es esa nuestra función, pero sí podemos dar a conocer estos hechos, presentarlos ante la sociedad y, si se da el caso, interpelar a las autoridades junto con los afectados para que se haga justicia, precisó García.

iqr/eca



PUBLICIDAD