aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México, peligroso para la prensa después de Irak

Narcos y policías corruptos matan regularmente a quienes escriben sobre ellos, dice
Domingo 12 de febrero de 2006 James C. McKinley Jr. | El Universal

NUEVO LAREDO, Tamps.- Los periodistas mexicanos transitan por una ruta extremadamente riesgosa: ejercen su profesión entre amenazas y ataques de grupos delictivos. México se ha convertido en uno de los sitios más peligrosos para la práctica del periodismo, fuera de Irak.

El ataque contra El Mañana, el periódico más importante de esta ciudad, puso de manifiesto esta desagradable verdad. Sicarios del narcotráfico y policías corruptos asesinan regularmente a quienes escriben sobre ellos, lo que provoca que la mayoría de los reporteros se autocensuren, señalaron periodistas mexicanos.

"Es como trabajar con una pistola en la cabeza", expresó un editor de El Mañana que sobrevivió a la incursión armada del lunes pasado, en la que resultó gravemente herido el reportero Jaime Orozco Tey.

El Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, ha documentado en México al menos cuatro asesinatos de periodistas en los últimos seis años.

Los crímenes han sido perpetrados en represalias directas por los reportajes sobre los capos de las drogas, de acuerdo con la organización.

A esta situación de acoso se agrega la desaparición del reportero investigador de Hermosillo, Alfredo Jiménez Mota, luego de que que escribiera sobre el grupo de narcotraficantes llamado Los Números.

"Es una cifra muy alarmante. La situación (en México) es bastante comparable a Colombia en términos de autocensura y nivel de violencia", expuso Joel Simon, subdirector del comité.

Otros cinco reporteros han sido asesinados por motivos aún inciertos pero que posiblemente tuvieron que ver con su trabajo, señala el comité.

El periodista Jesús Blancornelas consideró que los ataques contra periodistas continúan porque rara vez, si es que alguna, son resueltos por la policía, corrompida por los narcos. "El gobierno no investiga porque está en complicidad", dijo.



PUBLICIDAD